TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


"Breve historia de la música" de Eduardo Chirinos



A continuación presentamos una selección del libro Breve historia de la música de Eduardo Chirinos, que lo hizo merecedor del I Premio Casa de América de Poesí­a Americana. Se trata de un poemario que muestra una de las muchas formas en que la poesí­a se entreteje con la música: Chirinos no se limita a describir las obras o los contextos históricos de las piezas musicales que aparecen en sus poemas; en vez, busca usarlas como excusa para trabajar temas personales o inventarse narrativas que interpretan la música con libertad imaginativa.

 

Los cinco poemas presentados a continuación provienen de distintas épocas de la historia de la música. Comenzamos por “Ayo visto lo mappamundi”, inspirado en una obra siciliana de autor anónimo y escrita en 1492. Seguimos con “L’inverno”, que toma su nombre de uno de los cuatro conciertos para violín y orquesta conocidos como Las cuatro estaciones y publicados en 1725 por el famoso compositor italiano Antonio Vivaldi. Continuamos con “Gnossiennes”, que hace referencia a la obra musical del compositor francés Erik Satie compuesta entre 1890 y 1893. Posteriormente está “Rhapsody in Blue”, poema titulado en honor a la composición homónima escrita en 1924 por George Gershwin. Finalizamos por “Daughters of the Lonesome Isle”, tomado de John Cage, reconocido compositor del avant garde de posguerra, que escribió una pieza musical con este nombre en 1945 para una danza de Jean Erdman.

 

Para Otro páramo es una gran alegrí­a recordar estos poemas que nos dejó el gran Eduardo Chirinos, fallecido hace casi un año, en febrero 17 de 2016. Y ahora, sin más palabras, los dejamos con la música de sus palabras.

 

 

 

 

Ayo visto lo mappamundi

(Anónimo siciliano, c. 1492)

 

Una vez más

abrí­ las ventanas del mar

 

(Qué mudo el espumoso mar

qué ciegas las montañas)

 

¿Veré tu nombre en el mapa?

 

Con el dedo recorrí­

mil desiertos y comarcas

Con mis ojos los mares

donde navegan las barcas

 

(Qué callada noche cautiva

qué silenciosa mañana)

 

¿Veré tu nombre en el mapa?

 

 

 

 

L’Inverno

 

En la noche de Venecia

un hombre

                        lucha contra el viento

maldice

la rueda atascada en el barro

                                                    sacude

con violencia el terco percherón

El aullido de un perro

                                         corta la nieve

con su tijera de plata

Todo

          se desvanece

la luz

           mortecina en los faroles

los pechos

                     inalcanzables

de la Condesa

                               el ruido

de las puertas al cerrarse

 

Una vez

                  de niño

hurgando entre la nieve

encontré una navaja

un caracol

                    un guardapelo

Con la navaja

                          grabé mis iniciales

en un sicomoro

                               el caracol

lo perdí­ en una apuesta

guardo

              conmigo el guardapelo

su trenza cortada

                                 el llanto

de la novicia al despedirse

 

(Se llamaba Nicoletta

era menuda y muy hermosa

jamás

            consintió que la tocara

pero su voz

alcanzaba la bóveda del cielo

con su hábito blanco

                                         su ramita

de granada entre su pelo)

 

En la noche de Venecia

un hombre

                     lucha contra el viento

maldice

la rueda atascada en el barro

                                                     sacude

con violencia al terco percherón

La Condesa

                        se cansa de esperar

apaga

            aburrida el candelabro

y se desnuda a solas

mientras la nieve

         cae

mientras la nieve

                                cae

mientras la nieve

 

 

 

 

Gnossiennes

                                                            Tous mes ennuis sont venus de lí 

 

Burbujas lentas

como de hierro

tristes

              lentas

tristes

mirándose unas

                                 a otras

reflejándose

                        sin alegrí­a

como quejidos

de hueso

envuelto en terciopelo

golpeando puertas

                                        y ventanas

Mira

            hacia adentro no

verás nada

sólo burbujas

                           lentas

como de hierro

frí­as

          cálidas

frí­as

como lenguas

                           mudas

sobre un papel blanco

palabra            silencio            palabra

 

Las teclas

huyen del piano

                               se ocultan

en el horno

                     en el ropero

debajo de la cama

                                     Las teclas

huyen

Nostalgia de árbol

                                     y elefante

rebaños

de elefantes

                         y bosques musicales

como en pelí­culas antiguas

 

A lo lejos

                     un señor enmascarado

silba burbujas

                             de hierro

ordena filas

de ataúdes desdentados

y rí­e

         seriamente rí­e

sin nada que decir

sin nada

                  que decir

sin nada

que decir

                    sin nada

 

 

 

Rhapsody in Blue

                                                            …in the heart of noise

 

Del piso 108

descuelgan

                       la luna

 

En la ciudad dormida

brota una sirena

el maullido

                     de un gato

y un rodar de latas de cerveza

 

Damas elegantes

derraman al aire

su bouquet de gardenias

(Del escote de Miss Jenny

saltan peces de colores

a su invisible pecera)

 

Neoyorquina noche dorada

Rector’s champaña foxtrot

en Times Square bailan los negros

un son de piano y saxofón

 

(Desde aquí­ arriba

las gentes parecen hormiguitas)

 

Un borracho toca el clarinete

el vecino

                 se aburre y lee el diario

Lady Lucille se queja

                                         (su noche

es dorada y azul como la pena)

 

En las calles de Broadway

la luna

             estalla en mil pedazos

 

Para subir al cielo

se necesita

una escalera grande

                                           y un ascensor

(Mary Pickford sube

por la mirada del administrador)

 

Ángeles dormidos

                                   taladran el cielo

HAN CERRADO LA FÁBRICA

las ambulancias se han vuelto locas

 

T o d o s   s o m o s   e n a n o s

 

(En New York los muertos

se arrojan por la ventana

con un clavel en la mano)

 

 

 

 

Daughters of the Lonesome Isle

                                                            Do we have a mythology?

                                                            Would we know what to do if we had one?

 

 

Alejandro

                    cortó

el nudo

              y siguió adelante

Los más viejos

                             escucharon timbres

aullidos

               piedras

oscuras

              el ris-ras de la navaja

sobre un pómulo

erizado y expectante

                                        En las islas de Babilonia

veranea la viuda

del Emperador

                               en el mar

             flota una sandalia

Nunca

debimos empezar

                                   esta partida

vertiginosas

                        monedas

horadan

                  el vací­o

golpean

                 las cavidades del cero

la luna de Kyoto

                                 la estúpida

                   matriz

¿te gusta el vaso de leche?

La efigie

                 borrosa

y oscura

                  de Alejando

el vidrio

                  raspado por la nieve

aquí­

         nunca hubo nieve

sólo maderas

                           podridas

un tenue

                   olor a mar

a uvas

              de Socotra

no

     entiendo los signos

En Pomona

                     preguntaste por el lago

   un lago

                     es un lago

es un lago

                   apaga

la luz

           por una vez

cierra

           los ojos

y escucha

                   escucha

vuelve

           a escuchar.

 

Monos sagrados

                                 arrojan cáscaras de fruta

en su estrangulada

                                      lengua

dicen CERO

                          borran

con los pies

                      las palabras del Buda

en el mar

                   flota una sandalia

Sólo quedaron los más viejos

a los demás

                        se los tragó la fiebre

en su delirio

                        ordenaron lluvia

al músico

                    lo ahorcaron

 

le arrancaron los ojos


Noticia Biográfica


Eduardo Chirinos (Lima, 1960 – Missoula, 2016) fue poeta, ensayista, antólogo, traductor y autor de cuentos para nií±os. Sus libros más recientes de poesí­a fueron El equilibrista de Bayard Street (1998), Abecedario del agua (2000), Breve historia de la música (Premio Casa de América de Poesí­a, 2001), Escrito en Missoula (2003), No tengo ruiseí±ores en el dedo (2006), Humo de incendios lejanos (2009), Mientras el lobo está (XII Premio de Poesí­a Generación del 27, 2010), 35 lecciones de biologí­a (y tres crónicas didácticas) (2013), Fragmentos para incendiar la quimera (2014), Incidente con perro en la calle cinco (Houston 2015), Medicinas para quebrantamientos del halcón (México 2015) y las recientes antologí­as Reasons for Writing Poetry, (2011) y Catálogo de las naves (2012). En Colombia ha publicado Coloquio de los animales (Universidad Javeriana, 2008 y 2015), Fragmentos de una alabanza inconclusa (Caza de Libros/Agenda Cultural Gimnasio Moderno, 2014) y Anuario mí­nimo (1960-2010) (El Peregrino Ediciones, 2014). Del 2000 al 2016 residió en Missoula, donde se desempeí±ó como profesor de literatura hispanoamericana y espaí±ola en la Universidad de Montana.



Articulos relacionados