TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Astrid Lander: poesí­a venezolana



Hacer un camino como se hace un poema

 

Por un sendero de vueltas.

Sólo lo pasa uno solo.

Nadie delante ni detrás.

Y mi sombra se agiganta

enfrentándome a espaldas.

Sigo flechas amarillas

Para no perderme

para salir de mi extraví­o.

Cuán difí­cil retomar la vuelta

la orientación

aquietar la aguja de la brújula.

Si te despistas, temes.

 

 

 

 

Camino I

 

La invisibilidad del horizonte.

Allá, encima de las nubes

Dios viéndonos.

Perspectivas del alma.

 

 

 

 

Camino II

 

También es un camino de gusanos

y fuerte olor a vacas.

 

 

 

 

La Resistencia

 

En la subida se arrastra el cuerpo

En el descenso se sostiene el alma.

Mientras más empinado el ascenso

simétrica la bajada.

Ante tal proeza

sólo cabe el despojo

plegarse

y aceptar.

Los sentimientos son una sentencia.

 

 

 

 

Éxodo

 

Qué desamparo

quedar varado

ante el desconocimiento

y la equivocación.

Caminas

imantada

al éxodo

de la paz prometida.

Escalas como cabra

leguas empedradas

molinos y viento, molinos y viento.

Crees dichosa que el Camino te sanará.

Y pagas, pagas por el minuto de olvido

oculto a la vista.

Cruel saber la ignorancia.

   

                                                            Vea también:Poesí­a venezolana: Luis Gerardo Mármol


Noticia Biográfica


Astrid Lander (Caracas 1964). Estudió Letras e Historia del Arte, Mención Cine en la UCV. Poeta y profesora de Lengua y Universalidad en la Universidad Metropolitana de Caracas. Autora de los poemarios La distancia por dentro (UCV 1994) Premio Bienal de Poesí­a Ramón Palomares 1994; AzuLejos (Autores venezolanos A.C 1997) Premio Lucila Palacios; SE ES (Colección Espacios Culturales, Santo Domingo, 1999) y Buen Camino (Areté 2008). Autora de la Antologí­a de Versos de poetisas venezolanas (Editorial Diosa Blanca 2006).



Articulos relacionados