TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Jacques Roubaud: Soy un cangrejo puntual [ ∈ ]



Selección del autor de Je suis un crabe ponctuel. Anthologie personnelle (1967 – 2014), publicado por Gallimard. 

 

La traducción fue realizada por Martín Abadía, traductor literario del inglés y del francés. Ha publicado Mi Cuerpo y Yo (René Crevel. Arena Libros. Madrid, 2012. 96 páginas), Doctor Sax (Jack Kerouac. Escalera ediciones. Madrid, 2012. 255 páginas), Cartas de Guerra (Jacques Vaché. Editores Argentinos Hnos. Buenos Aires, 2013. 95 páginas), Diarios de Jack Kerouac 1947-1954. Mundo soplado por el viento. (Jack Kerouac, Editores Argentinos Hnos. Buenos Aires, 2015. 554 páginas) Opio, diario de una desintoxicación (Jean Cocteau. Nulú Bonsai editores. Buenos Aires, 2016. 234 páginas), La gran borrachera (René Daumal. Nulú Bonsai editores. Buenos Aires, 2017. 154 páginas), Leonard Cohen on Leonard Cohen. Entrevistas y encuentros. (Leonard Cohen / Jeff Burger. Editores Argentinos Hnos. Buenos Aires, 2017. 634 páginas. (en proceso).  Mantiene el sitio “Sigilo & Conticinio” [sigilo-y-conticinio.blogspot.com.ar].

 

 

 

 

1

 

Ya no veo el sol        ni el agua        ni la hierba        habiéndome

encarcelado donde ninguna mañana tiene dominio    si    en el

cubo puro de la noche distingo de otros ramajes                 que

sobre el arco de los pensamientos      los cazo los escondo

 

no tienen sitio más que las lámparas la división de lo claro a la

sombra  hacia  mí  cortando  lo  visible                       lo poco de

mundo materialmente extendido a lo largo    sí   delante de mí

accesible por todas partes a mis manos

 

pues de todo objeto        aquí        desaparecido suscité sol por

sol              agua  por  agua                   hice atravesar montones

de  opaco  a  solaciones  de  otra  parte            oh         soles en

los que confío

 

en  qué  punto  ustedes  son  yo                      puedo mostrarles

a  todos  decir  color  madera         naranja               decir rojo y

ser creído              soles despiertos sobre mi lengua          soles

alrededor – aguaceros

 

 

 

 

2

 

Vivo sin inviernos sin lugares                   ningún tiempo es más

que otro            he  dejado  de  oír  el  ruido  que  hace  el  agua

hoy         yo no digo          el mundo es baño de hiel                 yo

no digo                  aquí  ojos  y  maravillas                          yo soy

noche y neutro

 

el sendero del monte no fue proseguido     el tiempo colectivo

no es   sino un   saber  y                   sé   la   forma   pesada   que

me encierra          pero  sobre  el  blanco  que  se  presenta  no

escribo           encuentro poco       tomo poco         en el blanco

de ciudades en que me atrapo

 

si      hay      siempre    viajes     de    los    que   no      volvemos

iguales               una  fuente  no  de  sabiduría               pero  de

signos     tal  vez  sea  ese  el  lugar  solamente  al  que  tiendo

 

que no apunta al futuro       la piedra la fortuna        ni al juego

de los árboles   ni aquel de los miembros  de los barcos     que

vive sin cielo     que vive sin frío      cuestionando dónde dime

dónde      estaré

 

 

 

 

3

 

pertenezco al nervio de las calles        a las morenas           a los

jeroglíficos              a la corteza del otoño                   al parloteo

de los esmaltes       al don de sí           a la avaricia a la grandeza

mezquinamente ciertas moderadamente      a sinsentido   (por

siglos  minutos  horas  por  nada             por un punto amarillo

en lo claro)

 

el todo-sol  el fuego redondo   la baba del azul    el buccino  la

tienda de huesos    el bosque dorado       el spaniel  o  el cardo

el narval      soy          soy también la tarde que adormece a sus

moscas                  o  la  versión  de  las  estrellas  ya  no  nueva

sin embargo     ya no segura

 

yo  pasé  por  ahí          yo sé       yo  les  creo        pertenezco a

un tiempo en que todo comienza      lo vacío      el plasma     el

cálculo       lo vivo            cómo  pensaba  que  no  desciframos

aún  la  morsa  de  las  montañas

 

¡no  sabemos  deducir  junto  a  las  esporas!                    (había

ventanas que se cerraban  un ruido de coches           querellas

un  ruido  de  mandados               en aquel tiempo no había yo

abolido lo inmediato)

 

 

 

 

4

 

soy   un   cangrejo   puntual                  soy    un     correo     sin

acontecimiento  mi campo está vacío    puro  barrido hasta la

menor  estrella                             cubrí  de  terciopelo  la  masa

curva  del  ojo                     este  instrumento  no  detallará  ya

más que su polvo

 

no  arriesgo  silencios                          no opongo sino palabras

planas  como  vidrios  que  enjuagan  las  lluvias           y tengo

gusto por la noche      tengo indulgencia por el alba       jamás

hay nada que leer en mi mano

 

contando granos de arroz sobre una mesa de cocina           he

asegurado mi santidad una vida de perfección contempla mil

veces la misma fuente que se rompe

 

a    partir    de    mí    el    tiempo   se   disciplina              cómo

decía  yo                                  hay  aún  una  ribera  sensible  al

frío   una isla con lagos y aborígenes   cómo

 

 

 

 

5

 

cuántos  puñados  de  nieve             arrojamos  sobre  las  flores

grises  las  peonías  de  humo  así  al  jugar             cuánto sobre

las   murallas en los  senderos  cubiertos  de  corcho     cuántas

nieves terrestres arrojamos sobre los matorrales cavidades   la

endrina    la zarzamora   el regaliz      el acebo

 

sabíamos  nosotros          cuán poco duraría el manto de nieves

en  las  viñas          las  mangas  bajo  las  zarzamoras  negras  o

devastadas en el área de barbas de las espigas         cuán pocas

nieves  nuevas  fundirían  anillos  de  fuego                                o

sobre el ladrillo del hogar      sobre el área ensombrecida de

                                                                                          /las brasas

 

la  nieve  era  preciosa  almendra       rara y tierna            pocos

días  de  poco  ni  siquiera  todos  los  años          guarda vivo el

gusto  de  nieve  cuando  detenía  al  viento                   sobre el

pergamino de los sotobosques el golfo inverso de las cornejas

 

cuando   comprobamos    que       no    son    más   que   nieves

capaces  de  un  hueco  en  la  memoria                          capaces

de deslumbrantes helechos frescos     sobre un vidrio que una

boca al alba cubre de vaho

 

 

 

 

6

 

había         días        joyas       situados       raros        en             los

años        una  sucesión  cantante  extraída  de  la    sucesión sin

timbre de los días          días de castañas y días de osos        días

de fuegos      diversamente separados     jalonando      aclarando

la duración sombra

 

un  árbol  presidía  el  equilibrio  de  las  riquezas        sus hojas

avanzaban   sobre   distancias  invisibles  de  tiempo             del

verde  al  castaño      un  ritmo  cubierto  asible  por  la  sangre

solamente         por  vista  difusa                            por algo como

la ubicuidad de los sentidos

 

la   carrera   era   aún   larga   del  cielo  en  el  cielo         donde

vestían   vientos    nómadas   de   las   tiendas   claras       luego

sombrías    y   más  larga     más lenta      era  la  subida  de   los

días marcados

 

como si resbaladiza la vida hubiera querido contenerse añadir

su   firma   a   la   alternancia  natural                abrir el edredón

de  la  infancia     afeitar    echar luz

 

 

 

 

7

 

el tiempo      entero    encogido    se tiene   del   pétalo  de  una

mano    el    sol    es   un  clavo  que  es  (el sol)         el eje donde

se  aceleran               arden   los   insectos   en   el   remolino   al

mismo tiempo   el tallo imperturbable ceñido azul del torrente

salmón explota en el derrame de la represa de la montaña

 

los árboles se alzan                           no han tenido necesidad de

verificar el aire   y algunos se presentan      espadas sostenidas

de la empuñadura verde            es siempre de la misma manera

que se dispersa un manojo de pájaros             al principio como

granos  y         la segunda vez          la  curva  inversa  que niega

el peso en la caída

 

cisnes      cisnes       jueces blancos siempre en apogeo           el

gran  asunto  es  el  tiempo         pero de eso ustedes no saben

nada         que mastican los jardines el ojo ofuscado             por

ovoides mensajes negros

 

adiós       ellos son adiós     las edades cerezas         esos son los

círculos  de   la   piedra  que  retroceden   hacia  su  centro  en

el foso         lo inmóvil que se prepara en el fondo                    al

fondo del muy profundamente verde

 

 

 

 

8

 

al  final  olvida  la  infancia  sus  orejas  de  perro       los juegos

de  cincuenta  y  dos  imágenes  que  se  repiten                 toda

experiencia    no  es   sino   migajas   en  la  mandíbula enorme

que  nos  traga       por qué                        andar marcha atrás te

regresa    no hay nada

 

delante  sino una pulgada de espacio  que se congela a medida

que  la  abordamos  decimos  avenir                       y algunos ven

una  planicie          otros no                         es una cuestión poco

soluble   a   la   cual    sabemos      dar    hermosas    respuestas

funambulescas :     primeras  no    en  el  casi  seguro           que

rápido  se   volverá    el seguramente   enseguida   no sé     que

no se volverá menos cierto

 

las  horas  nos  avalan  una  después  de  la  otra             no nos

demoraremos  en  los  parajes    esperaremos  que  la  corteza

se  talle  a  sí  misma  en  la  navaja                     que sino sabría

aguardar             los   mañanas   se   aferran   como   limaduras

 

cada uno se transporta paralelamente       tú observas          tú

observas  tanto  que  morirás  de  risa         aceras        fósforos

picos    jabones     tablas monedas       se cubren     se obliteran

se deshilachan  se empañan  se dividen en capas

 

 

 

 

9

 

no es verdad        miento        todo es falso              no hay nada

detrás                  no soy del mundo                               no soy ya

del  mundo  del  que  era          no vivo                 un muerto me

hiela  la  vida      avanzo bajo ausencia   soy el

 

capítulo  cero  del  libro        el  bajo  olvidado  en  la  partitura

que  economiza   el   vacío            encadenando   razones   que

no  aseguran  nada     no  estoy  ni  siquiera  atrincherado  soy

nulo    desposeído del don del intercambio

 

se  ha terminado  para  mí  en el tiempo mismo donde posaba

mi  primer  axioma  blanco  sobre  negro                     y la frase

rueda donde nada significa

 

ya  no  veo en parte alguna             o  si no                        acaso

si no ¿quién hará verdadero lo verdadero al negro negro

                                                                                                |abrirá

los ojos sobre otra cosa que la muerte?

 

 

 

 

10

 

pequeño tamiz  de  pepitas  pequeño  pequeño remolino sobre la gran

agua         blanca  pequeño  menudo  ruido  pequeñas  bodegas  fuente

delante de las caídas pequeño cuaderno donde  leerá pequeño pedazo

de tiza  pequeña fábula    pequeño mármol  bajo  pequeño tejo  tallado

abajo        pequeña historia pobremente

 

desgracia    no   maligna   boca   cosida                      pobreza confusión

piedras  pequeña  moral  de  cordero  albardado  pequeños habitantes

de  polenta  de  acólitos        pequeños  puertos  de  anchoas  y  de  ajo

pequeña puerta de leones de Micenas

 

pendientes del oro y pendientes del vino pequeños céntimos

                                                                                                    | apretujados

pequeñamente      ligera espuma de un sino            de un en otra parte

pequeño dinero de la juventud pequeño plomo de la fatiga

 

casi no            poco a poco           apenas             por azar              parcela

hospital    corredor     palabras pequeñas    casi-palabras    paja    plana

miedosa     pequeños desastres      pequeños    pequeño mundo


Noticia Biográfica


Jacques Roubaud ( Caluire-et-Cuire, Francia, 1932) es un escritor y matemático francés que pertenece al reconocido taller de literatura potencial OuLiPo (acrónimo de "Ouvroir de littérature potentielle"). Ha escrito poesía, obras de teatro, novelas y ha realizado traducciones. Su obra tiene búsquedas experimentales que, como en el caso de su primer libro, incluyen la construcción de sonetos estructurados a través de reglas matemáticas. 



Articulos relacionados