TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Tres poemas Claudiu Komartin



*La siguiente traducción fue llevada a cabo por Karina Picó Catalí  (Alicante, 1995.) Estudiante de traducción e interpretación en la Universidad de Alicante. Traduce para alimentar el alma, y con un poco de suerte, algún dí­a, también el estómago. Le entusiasma la idea de compartir con el mundo hispanohablante sus pequeños hallazgos literarios, especialmente los que llegan de la desconocida Europa del Este. Aquí­ se puede leer una muestra de su trabajo: https://rumaneando.wordpress.com/

 

 

 

 

Quiero creerte cuando dices

que vendrá alguien

con sonrisa perfecta

y gestos definitivos

un insecto con alma de enfermera

y me llevará al dí­a de mañana

como se lleva a un caballo derribado por la tristeza

cuando cae la noche                                     al matadero

 

* * *

 

Vreau să te cred cí¢nd spui

că va veni cineva

cu un zí¢mbet perfect

ÅŸi cu gesturi definitive

o insectă cu suflet de doică

să mă ducă spre ziua de mí¢ine

cum duci un cal dărí¢mat de tristeÅ£e

seara                                     către abator

 

 

 

 

Enséñame a escapar

Enséñame a escapar de mi cabeza

a salvar la distancia entre la cama y la ventana

en menos de una noche

de regreso, los brazos magullados,

el cerebro retorcido como un trapo,

me crecieron garras, pezuñas

enséñame a caminar de nuevo

a sostenerme sobre mis pies

sin tropezar todo el tiempo

porque las noches sienten asco

de mi amor primitivo

dime que te importo

y

enséñame a hacerme daño

sin que nadie tenga que sufrir

pégame o estréchame en tus brazos

ahora

cuando

caiga

con los puños apretados

apretados

apretados

como dos estrellas moribundas

 

* * *

 

íŽnvaţă-mă să fug

íŽnvaţă-mă să fug din capul meu

să străbat drumul de la pat la fereastră

í®n mai puÅ£in de o noapte

ÅŸi í®napoi, cu braÅ£ele-nvineÅ£ite,

cu creierul stors ca o rufă

mi-au crescut gheare, copite

í®nvaţă-mă să umblu din nou

pe două picioare

fără să mă í®mpiedic tot timpul

pentru că nopÅ£ile sunt scí¢rbite

de dragostea mea primitivă

spune-mi că-ţi pasă

ÅŸi

í®nvaţă-mă să-mi fac rău

fără ca nimeni să nu aibă de suferit

loveÅŸte-mă sau strí¢nge-mă-n braÅ£e

acum

cí¢nd

cad

cu pumnii strí¢nÅŸi

strí¢nÅŸi

strí¢nÅŸi

ca două stele pe moarte

 

 

 

 

Irina

Recuerdo una casa de ladrillo

y un largo sendero que conduce a un patio oscuro,

la hierba sin cortar llega en agosto hasta las

rodillas. Vuelvo a ver el cuerpo de Irina,

desplomado entre cardos, bichos, arbustos de boj –y el mundo

se detiene poco a poco,

 

al ritmo del vaivén de su pecho, hasta

un

abandono total. Sonrí­e extasiada.

Me viene a la cabeza su tobillo fino (ligeramente enrojecido

por la correa de la sandalia)

y su pantorrilla blanca, casi cantando,

la piel erizada por el viento repentino.

 

Han pasado casi dos años.

Es verano otra vez, una estación estremecedora

que controla hasta el más mí­nimo de mis movimientos.

Su cuerpo se ha redondeado con el tiempo, lleva el pelo más largo

(eso me han dicho)

y mi furia, bueno,

mi furia se ha desvanecido, destilada por tantas cosas y tantas palabras.

 

Soy un hombre educado y solitario

que cada vez más imagina

una casa de ladrillo

y un largo sendero

que conduce a un lugar oscuro y frí­o,

sin retorno.

 

* * *

 

Irina

íŽmi amintesc o casă de cărămidă

ÅŸi o alee lungă, coborí¢nd către o curte í®ntunecoasă

í®n care iarba necosită se ridica í®n august

pí¢nă la genunchi. Revăd acolo corpul Irinei,

prăbuÅŸit printre scaieÅ£i, gí¢ngănii, tufe de cimiÅŸir – ÅŸi lumea

í®ncetinind lent,

 

í®n ritm cu freamătul pieptului ei, pí¢nă la o

părăsire totală. Surí¢zí¢nd extatic.

Am í®n minte glezna aceea subÅ£ire (doar puÅ£in í®nroÅŸită

de bareta sandalei)

ÅŸi pulpa albă, aproape cí¢ntí¢nd,

í®nfiorată de ví¢ntul stí¢rnit din senin.

 

Au trecut aproape doi ani.

Este vară din nou, un anotimp copleşitor

ce í®mi dictează ÅŸi cea mai simplă miÅŸcare.

Trupul ei s-a í®mplinit í®ntre timp, părul í®l poartă mai lung

(mi se spune), iar furia, ei bine,

furia mi s-a domolit, distilată prin atí¢tea lucruri ÅŸi vorbe.

 

Sunt un om politicos ÅŸi singur

imaginí¢ndu-ÅŸi tot mai des

o casă de cărămidă

şi o alee lungă,

coborí¢nd către un loc í®ntunecos ÅŸi rece,

fără í®ntoarcere.

 

  

 

 

Vea también: poemas del libro Tratado del alba de Henry Alexander Gómez.


Noticia Biográfica


Claudiu Komartin (Bucarest, 1983) es crí­tico literario, traductor y uno de los poetas jóvenes más activos del panorama literario rumano. Ha publicado cuatro poemarios: PăpuÈ™arul È™i alte insomnii (2003), Circul domestic (2005), Un anotimp í®n Berceni (2009) y, más recientemente, cobalt (2013). Sus poemas han aparecido en antologí­as internacionales traducidos al francés, hebreo, serbio, húngaro, búlgaro, japonés y coreano. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Poesí­a Mihai Eminescu y el Premio de Poesí­a de la Academia Rumana, entre otros. En 2009, fundó junto con Ana Toma uno de los clubs de lectura más conocidos de Rumaní­a, el Instituto Blecher. Desde 2010 es redactor jefe de la revista “Poesis internaÈ›ional” y de la Editorial Max Blecher.



Articulos relacionados