TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Premio Universidad de Antioquia 2016: Juan Guillermo Sánchez



                                                            De Altamar (Premio Universidad de Antioquia, 2017)

 

 

 

Voces del subsuelo y los yacimientos (fragmento)

 

                                                            There’s a lot of work to do

                                                            Flowing from here to you

                                                            Trickle, ripple, rumble, roar

                                                            I just don’t know if I can do it anymore

 

                                                            “Rivers reach the sea”

                                                            Michael D. Blackstock

 

 

I

 

yo soy la memoria

             el contenido

el agua desplazada por las islas

yo soy el olvido

             el pasajero

las gotas habitantes de cometas

el eco de mi saga baila

             en la espuma de los acantilados

el fondo de mi vientre inmóvil

             dialoga con la luna

 

yo soy la marea

             la sangre

los ríos que rozan las raíces

yo soy la calma chicha

             el círculo

la vuelta al silencio después del huracán

 

en el último paso del cerro de Katahdin

             del sendero que atraviesa los montes Apalaches

                           cuando ya los maples y los robles no crecen

                                         y las rocas desnudas contemplan el abismo

 

yo soy la lluvia

             la música del aire

el acuífero cantando transparencia

yo soy el riachuelo

             el tejido

la puntada que ata el cerro con el mar

 

 

 

 

II

 

yo soy la memoria

             el vacío

el agua suspendida en los glaciares

yo soy el olvido

             el navegante

el espejo de agua que filma el universo

 

el Mama Vivencio Torres Márquez lo escribió

             en su carta de 1968 al ministro Gregorio Hernández de Alba:

             “estos picos nevados son como gente igual a nosotros. Ellos se han

             internado dentro de la serranía y quedaron rodeando todos los puntos”

 

yo soy el nervio

             Nunjwakala

la lengua del lagarto en el manglar

yo soy la pirámide

             el cartílago

los Andes de cabeza en el Caribe

 

“el Cerrejón solía hablar con la Sierra”

            me dijo un abuelo wayuu en Hato Nuevo

                          era el único que recordaba los jayechis

                                        desde su casa la mina de carbón era un mal sueño

 

yo soy la sed

            la bobina

el rocío de la selva tocando el magma del desierto

yo soy el sorbo

            la catarata

el musgo resbaloso creciendo entre los cantos

 

 

 

 

III

 

yo soy la memoria

            la resistencia

el arrullo bermejo de los ríos arcillosos

yo soy el olvido

            la corriente

la bahía Fundy creciendo con la luna

 

en los bosques nativos que abrazan los riachuelos mikma’k

            la compañía Texas Southwestern Energy quería extraer gas shell

                          pero el Mikma’ki no estaba en venta y Elsipogtog

                                        retumbó en los tambores y los cantos medicina

 

yo soy el blanco

            Wendake

el estruendo de los ojos en el agua helada

yo soy el grito

            Montmonrecy

el respiro del agua en la caída

 

“no fracking way” dice una calcomanía

            que me regaló Marilyn en Nuevo Brunswick

desobediencia civil poesía solidaridad en la barricada

            Marilyn ya iba por los ochenta y seguía marchando con megáfono

 

yo soy la tormenta

            el huracán

            la confluencia del Atlántico norte con el Golfo de México

                                                                              en las islas

                                                                              vikingas

                                                                              sumergidas

yo soy el relámpago

            la nube

el fogonazo en los ojos del alce y el venado

 

 

 

 

IV

 

yo soy la memoria

            la abundancia

el gran árbol del origen protegido por libélulas

yo soy el olvido

            el Amazonas

esa ceiba horizontal diseminada

 

“nosotros somos descendientes del Jaguar, hijos de

            Amazanga Runa, hijos del Pueblo del Mediodía”,

                          eso dijo José Gualinga ante la corte interamericana.

¡Sarayaku le ha ganado el pulso al gobierno de Ecuador!

 

yo soy el aceite de piedra

            el hígado

la sangre subterránea del fósil y la espina

yo soy la semilla

            la entraña

los sedimentos del magma en la bolsa de Toronto

 

yo hablé con Anastasia Candre antes de su muerte

            ella estaba en Leticia planeando un viaje a Iquitos

                          me habló de dos libélulas gigantes

                                        coloridas guardianes de la boa

 

yo soy el afluente

            el brazo

el cinturón de oro de Taraira

yo soy el sueño

            el canasto

la galaxia que fue y cuyo eco regresa esta noche de manigua

 

                                                                                                            (continúa…)

 

 

 

 

El Laguito, Cartagena

 

mi bisabuelo Carlos era ferroviario

            había llegado de la costa

su hija, mi abuela, se llamaba Marina Altamar,

            y había aprendido a reír sobre los Andes

mi padre, su hijo, se fue de casa muy joven y

            desde entonces se dejó crecer el bigote sin

            darse cuenta que se parecía al abuelo Carlos

una mañana hace treinta y cinco años

            el mar le dijo que yo estaba llegando

mi madre embarazada y en bikini

                                                    lo esperaba risueña sobre la arena

eso                                                                       hace tanto tiempo

                           tanto que hoy

ahora que estás solo, padre

            tendrías que tirarte otra vez de espalda contra las olas

los pelícanos más ancianos

            los que no se han quedado ciegos

            seguro te reconocerían

vamos mañana al amanecer

            a correr descalzos sobre la playa

vamos a comprar pescado fresco en las canoas

enséñame de nuevo a limpiar el róbalo

            estos días serios como escamas

mírate en el azul que yo te estoy mirando

            del que me hablas hoy como si te estuvieras despidiendo

no de mí porque no puedes

            yo te llevo altamar en mis agallas

sino de ti mismo y tu bolero

olvida los acordes

            deja que el azul tiemple el horizonte

toma tú también la mano de tu padre

            y desanda conmigo los pasos del origen

 

 

 

 

De Jorge Etcheverry y El Dorado

 

entre Ottawa y Toronto miro los árboles korrer hacia atrás

            este tren kulebrero meciéndose bajo mis pies

a ciento veinte millas por hora hacia el oeste

            tengo la sensación de ke la noche de ayer

                          continúa brindando en el patio iluminado de Gabriela

            el joven Jorge está aruñando los setenta

y el flako ni se moskea con su monólogo hasta el tope

            su apokalipsis en la kopa

                          su largavistas-cerbatana para mirar más allá de la frontera

            no se moskea el Etcheverry

                          zigzagueando por la avenida quinta con Bronson

            setenta kilos de vanguardia su eskeleto

su palabra que no es exilio ni Santiago

            pues cómo iba a ser no más que biografía

su palabra ke pika, güeón

            su anárkika mesura entre la espera

“Cómo hace este güeón pa’ conciliar literatura urbana

                                                                              con esta salvia con ke llega ahora…

            bien eskizofrénico el tipo, ¿no?”

                                                    dice de imprevisto

da en el punto el flako

desde anoche el comentario no ha dejado de zumbar

ahora miro los árboles korrer a su encuentro

            este es el tren kulebrero que se muerde la kola

                          komentario circular

            de un hemisferio

al otro

            y viceversa.

 

 

  

 

Infinitivo

 

andar sin yo

sobre la roca muda

andar arteria

andar las dudas

andar sin yo

de tempestad

bebido

¡andar andar

infinitivo!

 

 

 

 

Freeway

 

 

                              como

                              las

                              últimas

                              brasas

                              de

                              ese

                              recuerdo

                              que

                              fue

                              incendio

así­       se        alejan              sobre               la                     autopista

                              las

                              luces

                              rojas

                              de

                              las

                              tracto

                              m

                              u

                              l

                              a

                              s


Noticia Biográfica


Juan Guillermo Sánchez nació en 1980 en Bakatá-Andes. Es poeta, narrador y ensayista. Ha publicado los libros de poesí­a Rí­o (2010) y Salvia (2014); el libro de cuentos Diarios de nada (2011); las novelas Balada/Track (2012) y Elevador (2015); la antologí­a Mensaje Indí­gena de Agua (2014); y el ensayo Memoria e Invención en la Poesí­a de Humberto Ak’abal (2011). En el aí±o 2016 ganó el Premio Nacional de Literatura en Colombia, concedido por la Universidad de Antioquia, con Altamar. Actualmente es profesor en la Universidad de Carolina del Norte – Asheville.



Articulos relacionados