TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Tres poemas de Sujata Bhatt



*Traducido por Tania Ganitsky (Bogotá, 1986). Profesional en Estudios Literarios con maestría en Filosofía y en Literatura. En el 2009 ganó el Concurso Nacional de Poesía de la Universidad Externado de Colombia con la selección de poemas El don del desierto. En el 2014 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Obra Inédita con su primer libro: Dos cuerpos menos (2015). Actualmente cursa un doctorado en Filosofía y Literatura en Inglaterra y adelanta una tesis sobre Emily Dickinson y Paul Celan.

 

 

 

 

¿Qué es exótico?

                                                            para Hasso Krull

 

Suecia es exótica —

y también toda Finlandia.

Los arándanos desde luego lo son.

 

Estonia es exótica ­–

y también la palabra lagartija

en estonio: sisalik.

 

Pero la lagartija en sí

es mi hermana – esas tardes calurosas

en las que entra a casa

                   para esconderse –

 

***

 

What is Exotic?

                                                            for Hasso Krull

 

Sweden is exotic –

and so is all of Finland.

 

Whortleberries certainly are.

 

Estonia is exotic –

and so is the Estonian word

for lizard: sisalik.

 

But the lizard herself

is my sister – those hot afternoons

when she comes indoors

                        to hide –

 

 

 

 

Negrura inesperada

                                                            Caracas, Julio 2005

 

Como yo nunca había visto una ardilla negra

creí que era lo más negro de la tierra.

 

Más negra que el más negro labrador,

 

más negra que el rostro más negro de un langur,

 

más negra que el cabello de Kazuko Shiraishi,

                        a quien la ardilla apreció

a su manera.

 

No importa la obsidiana,

              y aún menos un cuervo.

 

No pienses en el pozo más profundo

en una noche sin luna, sin estrellas.

 

Olvida el carbón, olvida el petróleo.

Esta ardilla era más negra

que el corazón más negro al interior de nuestra tierra.

 

¿Y qué hicimos

               Kazuko y yo?

 

Estuvimos ahí paradas preguntándonos

                “¿y ahora qué?”

 

¿Se atrevería esta ardilla

           a soltar

la corteza del árbol

y saltar de un lado a otro

             los hombros de Simón Bolívar?

 

¿O era tan mansa que lo respetaría?

 

Estuvimos ahí paradas aprendiéndonos a esta ardilla de memoria,

siguiendo sus movimientos enérgicos, ligeros –

 

Estuvimos ahí paradas aprendiéndonos esta negrura de memoria,

una negrura que palpitaba a través de

             los árboles rajados por el sol,

vibrando con tanta luz,

sentimos que debíamos comenzar de nuevo,

alterar nuestro viaje, prolongar nuestro silencio,

            reaprendernos –

 

***

 

Unexpected Blackness

                                                            Caracas, July 2005

 

 

Because I had never seen a black squirrel

I thought it was the blackest thing on earth.

 

Blacker than the blackest Labrador,

 

blacker than the blackest face of a langur,

 

blacker than Kazuko Shiraishi’s hair

                        which the squirrel appraised

in its own fashion.

Never mind obsidian,

                let alone a raven.

 

Don’t think of the deepest well

on a moonless, starless night.

 

Forget coal, forget oil.

This squirrel was blacker

than the blackest core within our earth.

 

And what did we do,

                       Kazuko and I?

 

We stood there wondering

                        ‘What next?’

 

Would this squirrel dare

to let go

of the bark on its tree

and leap over

            across Simón Bolivar’s shoulders?

 

Or was it tame enough to show some respect?

 

We stood there learning this squirrel by heart,

following its well-fed, glossy movements –

 

We stood there learning this blackness by heart,

a blackness pulsing through

                            sun slashed trees,

rippling with so much light,

we felt we must begin again,

alter our journey, prolong our silence,

                       relearn our selves –

 

 

 

 

El olor de las lilas

 

El olor de las lilas

           fortalecía sus nervios –

 

Y no podía vivir sin

           el olor de las manzanas podridas –

 

Aquí es donde se sentó a escribir

           Wilhelm Tell en seis semanas –

 

Y cuando se cansaba

    apoyaba su cabeza

            sobre el escritorio

y tomaba una siesta.

 

Tuvo dos hijos,

            Karl y Ernst.

Y ocho años después de su muerte,

su viuda, Charlotte, le escribió esto

a Ernst, el más joven:

 

El escritorio fue teñido hace poco

y está bajo el retrato de Karl.

No debe usarse,

solo por ti – si quieres.

Hoy me consuela

ver este escritorio –

antes me hacía sufrir.

 

 

Teníamos lilas

           para las mariposas –

Y cada mayo florecían.

 

Y cada mayo ella cortaba unas ramas

y las ponía en casa.

 

 

Estas noches brillan tanto que no podemos dormir.

La luna nos mantiene despiertos

            y después, esperamos al ruiseñor.

 

Estas noches escuchamos

            a los animales allá afuera,

su hambre se toma nuestras vidas.

 

 

Cuatro osos viven

con cinco monos

            en un zoo.

 

Su guardia

quiere que peleen

            pero no lo hacen.

 

Todos los días pueden oler

la carne humana quemándose, quemándose –

            Los enferma.

 

El alambre de púas,

por otra parte,

            parece importante.

 

 

Desde el zoo

            se puede ver

el crematorio.

 

Y por aquí tenemos

      las letrinas de los prisioneros.

Es difícil mantenerlo todo limpio.

 

Cerca del crematorio

            hay un sótano

con cuarenta y ocho ganchos para los colgados.

 

Y por aquí

            tenemos los barracones nuevos

para quienes son hábiles con sus manos.

 

 

Y por aquí

entre los osos y los monos

            y el crematorio –

 

entre las letrinas de los prisioneros

            y el sótano

con los cuarenta y ocho ganchos para los colgados –

 

trajeron el escritorio de Schiller,

            para protegerlo

de los bombardeos.

 

Y después le ordenaron a los prisioneros

            copiarlo.

¿Pero qué pensaron esos prisioneros?

 

¿Y puedes imaginarte

            lo que dijeron

mientras medían el escritorio de Schiller?

 

 

Yo los imagino en silencio,

            cada uno extraviado en su aturdimiento.

Algunos de los trabajadores eran noruegos.

 

Incluso a Willy Werth, un maestro artesano,

            reconocido por sus modelos de naves –

naves vikingas – lo imagino en silencio.

 

¿Les darían madera de manzano?

            ¿Cuánto podían avanzar?

¿Pensarían en el siglo dieciocho?

 

¿Qué sonidos oían

            a través de las ventanas?

¿Podían escuchar a los osos y a los monos?

 

¿Y si hablaban,

hablarían de Schiller,

de lo que aprendieron en la escuela?

 

¿Y podían hablar de lo que quisieran?

¿Qué habrías dicho tú, qué habrías hecho

            para salvar tu vida?

 

 

18 de octubre, 1943

 

Por fin, la copia

            del escritorio de Schiller ha sido entregada.

 

Una copia que puede confundirse fácilmente

            con el original.

 

Una copia hecha en Buchenwald

            por los prisioneros.

 

Y después almacenan el escritorio original de Schiller

                       en casa de Nietzsche.

 

La fecha es 1943.

 

                       Y yo pregunto:

 

Durante esos días,

¿alguien se sentó en el escritorio de Schiller –

                                    en la copia de su escritorio?

 

Y si es así,

            entonces, ¿qué se hizo ahí?

¿qué se escribió ahí?

 

***

 

The Smell of Lilacs

 

The smell of lilacs

            strengthened his nerves –

 

And he couldn’t live without

            the smell of rotten apples –

 

This is where he sat and wrote

            Wilhelm Tell in six weeks –

 

And when he was tired

      he laid his head

            upon his desk

and took a nap.

He had two sons,

       Karl and Ernst.

And eight years after his death,

his widow, Charlotte, wrote this

to Ernst, the younger one:

 

The desk has been newly stained

and stands under Karl’s picture.

It’s not meant to be used,

only by you – if you want.

It’s comforting to me now,

to see this desk –

it was painful before.

 

 

We kept lilacs

           for the butterflies –

And every May, they blossomed.

 

And every May, she cut some branches

and brought them in the house.

 

 

These nights are so bright we cannot sleep.

The moon keeps us awake

           and then, we wait for the nightingale.

 

These nights we listen

            to the animals outside,

their hunger taking over our lives.

 

 

Four bears live

  with five monkeys

              in a zoo.

 

Their keeper

wants them to fight

    but they don’t.

 

Every day they can smell

human flesh burning, burning –

           It makes them sick.

 

The barbed wire,

on the other hand,

       feels important.

 

 

From the zoo

           one can see

the crematorium.

 

And over here

   we have the prisoner’s latrines.

It’s hard to keep everything clean.

 

Near the crematorium

       there’s a cellar

with forty-eight hooks for the hangings.

 

And over here

    we have new barracks

for those who are good with their hands.

 

 

And over here

between the bears and the monkeys

           and the crematorium –

 

between the prisoners’ latrines

            and the cellar

with forty-eight hooks for the hangings –

 

they brought Schiller’s desk,

            to save it

from the bombings.

 

And then, they ordered their prisoners

            to make a copy of it.

But what did those prisoners think?

 

And can you imagine

            what they said

as they measured Schiller’s desk?

 

 

I imagine them silent,

   each lost in his own numbness.

Some of the workers were Norwegian.

 

Even Willy Werth, master craftsman,

      famous for his model ships –

Viking ships –       I imagine him silent.

 

Were they given apple wood?

       How far could they go?

Did they look back to the eighteenth century?

 

What sounds did they hear

  through the windows?

Could they hear the bears and the monkeys?

 

And if they spoke?

Did they speak of Schiller,

what they had learnt in school?

 

And were they free to speak their minds?

What would you have said, what would you have done

              to save your life?

 

 

18 October 1943.

 

At last, the copy

        of Schiller’s desk is delivered.

 

A copy easily mistaken

           for the original.

 

A copy made in Buchenwald

               by prisoners.

 

And then, Schiller’s own desk is stowed away

                        in Nietzsche’s house.

 

It is 1943.

 

           And I ask:

 

During these days

did anyone sit at Schiller’s desk –

                         at the copy of his desk?

And if so,

            then, what was done –

what was written there?

 

 

 

 

Vea también:Tengo la lengua rota porque escribo: Angela Marinescu


Noticia Biográfica


Sujata Bhatt nació en Ahmedabad, India, en 1956. Durante su infancia vivió en Pune hasta que su familia se mudó a Norte América en 1968. Ha sido merecedora de múltiples premios y ha publicado nueve libros de poesía. Actualmente reside en Alemania. Los poemas de esta selección han sido tomados de su libro Pure Lizard (Carcanet, 2008).



Articulos relacionados