TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


La poesía se burla de las máscaras – Robinson Quintero Ossa



En cada envío de La poesía se burla, el poeta colombiano Robinson Quintero Ossa nos muestra un poema —acompañado de una breve reflexión— que alude satíricamente a alguna realidad. En esta ocasión, el poeta se burla de las máscaras.

 

                              Los afeites

 

                              En cambio de dinero bien sonante,

                              te vi comprar, Hortensia, tus cabellos,

                              tus pinturas ya blancas o ya rojas

                              que constituyen tu mayor encanto,

                              y tus dientes tan bellos.

                              Todo esto, en verdad, cuesta bastante;

                              y, Hortensia, te diré si no te enojas

                              de las palabras mías,

                              que sin que hicieses desembolso tanto,

                              sin disputa una máscara tendrías.

 

                                                            Paladas de Alejandrías

                                                            (Traducción de Ángel Lasso de la Vega)

 

 

Sí, Hortensia, sin mucho regateo una máscara obtendrías, radiante, y hasta un espejo en el que veas que llevas el rostro que perdiste. Y hasta perfumes y otros almizcles, Hortensia, cortaúñas y pinzas, acetonas y esmaltes, kit de rulos, secadores y peines, fajas para apretar la cintura, ataderas para alisar el vientre, gomas para rellenar el culo, sostenes para parar los senos. Podrías, Hortensia, con lo que gastas en lacas, pinturas y pomadas, sin mucha disputa costear un cirujano plástico, de consultorio o de garaje, especialista en engrosar los labios, en acortar las orejas, en pelar las cejas, en pulir las narices, en recortar los párpados, en alargar las piernas. Sí, Hortensia, y hasta dinero te alcanzaría para engrupir mozuelo en celo y poeta en afanes que cante, con verbosas filigranas, tu esplendor y tu optimismo. (Y notario, Hortensia, notario de medio pelo que cambie, en los oficios notariales, tu feo nombre de flor postiza).

 

                              ʄ

 

Ludovico de Ariosto, también con disgusto por las mujeres en exceso vanidosas y abundadas de cremas, coloretes y arreboles, escribió en una ocasión:

 

                              Si Herculano supiese donde pone

                              los labios cuando besa a Lidia, haría

                              más ascos que al besar

                              culo sarnoso.


Noticia Biográfica


Robinson Quintero Ossa es poeta, ensayista y periodista literario. Licenciado en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad Externado de Colombia. Libros de poemas: De viaje (1994), Hay que cantar (1998) y La poesí­a es un viaje (2004). Ediciones Catapulta publicó en 2006 su breve antologí­a de oficios El poeta es quien más tiene que hacer al levantarse, y La Universidad Externado de Colombia, en 2013, en su colección “Un libro por centavos”, la selección de poemas Los dí­as son dioses. Ha publicado libros de investigación literaria y de periodismo literario. Sus obras de ensayo son: “Un panorama de las tres últimas décadas” para el libro Historia de la poesí­a colombiana (2009), junto a Luis Germán Sierra, y Libro de los enemigos (2013) –Beca de Creación en Ensayo, Alcaldí­a de Medellí­n 2012–. Como director de talleres literarios, ha trabajado para la Casa de Poesí­a Silva, las bibliotecas públicas de Comfenalco-Antioquia, el Taller de Letras de la Fundación Jordi e Serra. En la actualidad orienta los talleres de creación literaria La máquina de cantar y compone, junto a Fernando Linero, el grupo musical El poeta canta dos veces.



Articulos relacionados