TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Poesí­a venezolana: Carmen Verde Arocha



Que el rí­o responda

 

Tienes grietas al atardecer

 

Nube amarilla que recorre los dí­as

pastoreando el amor

 

El cielo vive dentro de tus aguas

cielo de madera caja de armario

capaz de encerrarnos y llevarnos lejos

muy lejos hasta el mar

 

Las hormigas dejan sus huellas al paso

 

La arena es estéril aunque hagas el amor en su centro

por eso la expulsas de tu cauce

 

Sol en el agua luna en la arena

Fortalecer el espí­ritu sin prescindir de Afrodita

 

Rí­o fruta viva sin excluir la pasión ni el deseo

nuestra gloria está en tu ser de rí­o

y somos testigos

de ese huevo de oro que yace en el fondo de tus aguas

 

Eres un abanico haces un guiño y nos llamas

Es el sueño dentro del sueño

donde la mujer limpia su pureza

 

Rí­o vigoroso

alimento de nuestras venas

poderosa agua dulce hecha roca

Apiádate de nosotros

 

 

 

 

Fata morgana

                                                            a Chefi Borzacchini

 

 Dejamos caer la madrugada

 

Nace una anciana de cabellos blancos

Todos salen a la calle a celebrar

 

¿Es un espejismo el alumbramiento?

 

Las mujeres vuelan apilonadas

desde Japón Uganda México Ecuador Nigeria

quieren amamantar a la anciana

 

Doloroso misterio parir hijos aves y espejismos

Es difí­cil ser una buena madre si el agua nos falta

 

¿Dónde está la que parió en la madrugada?

 

Ella tiene las manos dentro de un saco de maí­z

Muestra sus manos llenas de risas

 

¿Qué hacemos con el maí­z y con la risa?

 

Cae la anciana recién nacida en el suelo

se arrastra con el vientre abultado

lleva un ataúd sobre su espalda

 

¿Cómo ha logrado confundirnos?

 

De lejos parece un árbol de papaya de grandes pechos

de cerca un buitre que arquea sus cejas

 

¡Fata Morgana! dirán algunos

 

¿Es un espejismo el alumbramiento?

 

Aroma de jazmí­n Vientos de tierra

El barro alivia el deseo

La anciana cierra los ojos

Pide al cielo se apiade de tanto dolor

 

 

 

 

En el jardí­n de Kori

                                                            a Belkis (Pepita)

 

Pepita mira cuán afónicos

los niños al abrir los regalos

 

Por encima la palabra se devuelve

a lo que nombra

a lo que cubre

luego de tus dieciséis meses de diálisis

 

Pepita vámonos de tiendas

Compremos todo tipo de juguetes

La muñeca Belinda que tanto te gustaba

Barbie bebé bicicleta yoyos Lego

Algo encontraremos

 

Debajo del lago

la voz del agua está agotada

La cubrieron de juguetes piñatas caramelos

 

Pepita observa cómo se ondula tu cabello cuando rí­es

 

Pasan los niños de ojos azules

y piel negra

Tocan el tambor y danzan en el jardí­n de Kori

 

Siéntate

es tiempo de tejer una bocanada de aire

Lavemos tus ropas

 

Cuidémonos

La princesa Kori tiene una casa de juguetes

con su traje de terciopelo

abriga poco a poco su cuerpo

Ella encaja con sus manos

cada una de las partes de las muñecas y los juegos

Los niños la aman nosotras también

 

Y pensar que hay tantos niños que no han nacido

 

 

 

 

Temperamentos

(primera versión)

 

Ser una sombra tan tenue como el humo

Moverse con sigilo

 

Y que el ruido sea un ángel

un revoloteo de grillos azules

que a duras penas se pueda distinguir del amor

 

El amor con su collarí­n blanco

de lobo agotado y melancólico

con manos temblorosas

abre los ojales de mi vestido

y me levanta la falda hasta al borde de la cama

 

El ritmo nos cambia el temperamento

 

Los violines con sus melodí­as

que se cruzan unas a otras

soslayan la tristeza

 

¿Qué fuego es éste?

Si lo toco se demacra

 

Hay fuerzas furiosas que forman el deseo

El deseo se apretuja se madura se exprime

 

En el bosque seremos suaves al palparnos

ansiosos por amar llamemos a los lobos

fieles a sus parejas

cuidan de sus manadas

afinan el apetito todo el tiempo

enseñan a enterrar los huesos

a lavarnos de adentro hacia afuera

 

Sebastián Bach templaba el sufrimiento

 

El cuerpo es lo último que hallamos al tocarnos

 

 

 

 

The last ones

 

Mi hermana Solángel

atraviesa un callejón en ruinas

pisa duro los pedazos de piedra

bordea el desamparo sin lesionar sus pies

 

Rezo duelo plumas de aves

Entra a la Iglesia de San Pablo en Guaicoco

para quemarse las manos y olvidar el ahogo

 

Mi hermana ignora

lo que es una migaja de alpiste

cubierta de moscas

El desabrigo franquea el camino

She doesn´t know how big it is

 

Solángel Claret

custodia su voz más allá de la mudez

anhela lo blanco del cielo

para clausurarse en él

 

Lo amargo se desprende desde lo entrañable

 

Hay un sitio

la duda está allí­

en el vientre abultado de mi hermana

Su infancia ha sido recortada sobre un fondo de oro

¿Acaso la infancia es una medalla?

 

Ella ha cambiado una noche enjuta

por un poco de agua fresca

Llegan los pájaros

 

Solángel recoge el alpiste y habla:

 

Los pájaros blancos y rojos siempre regresan

lo difí­cil es ser uno de ellos

 

Del libro En el jardí­n de Kori, Caracas, Editorial Eclepsidra, 2015.


Noticia Biográfica


Carmen Verde Arocha. Caracas­­, 1967. Poeta, ensayista, editora, gerente cultural, productora artí­stica. Licenciada en Letras (UCAB).  Ha sido Directora de la Editorial Eclepsidra, desde su creación en 1994 hasta la fecha. Ha publicado en poesí­a: Cuira (Eclepsidra, 1997, 1998), Magdalena en Ginebra (La Tinta de Alcatraz, México, 1997), Amentia (1999. Premio anual de poesí­a Arí­stides Rojas de la Contralorí­a General de la Repíºblica), Mieles (Binev, 2003), Mieles. Poesí­a reunida (Monte ívila Editores, 2005. Mención Honorí­fica del III Premio Nacional del Libro 2005).  En ensayo: El quejido trágico en Herrera Luque (Pomaire, 1992) y Cómo editar y publicar un libro. El dilema del autor (Eclepsidra, 2013). Incluida en antologí­as nacionales e internacionales, entre ellas: Antologí­a de la poesí­a latinoamericana del siglo XXI. El turno y la transición. Julio Ortega, comp. (México, 1997), Common Threads Afro-Hispanic Women´s Literature, Edición bilingí¼e. Clementina Adams, Ph.D. (Ediciones Universal, Miami, 1998), El hilo de la voz: Antologí­a crí­tica de escritoras venezolanas del siglo XX, Pantin, Y., & Torres, A. T. (2003), Navegación de tres siglos. (Antologí­a básica de la poesí­a venezolana 1826 / 2002), Joaquí­n Marta Sosa (2003, 2013), Perfiles de la noche: mujeres poetas de Venezuela, edición bilingí¼e espaí±ol-inglés, Rowena Hill. (2006), En-obra (Antologí­a de la poesí­a venezolana 1983-2008). Gina Saraceni, ant.(2008).



Articulos relacionados