TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Poemas de Alan Ojeda



El señor de la guerra (dos fragmentos)

 

II

 

Dos hombres mojaron

sus katanas en el río

Los cerezos explotaban

sobre el camino:

era abril

Murasama y Masamune

vieron correr las flores

sobre el agua

Cuando las flores

chocaban

con el filo de la katana

de Murasama

eran cortadas

suavemente

a la mitad

“Ese es mi filo”, dijo

Murasama, triste

al ver que las flores no sangran

“La tuya, Masamune, deja

que las flores se escapen.

Rozan su agudeza, y la esquivan”

Masamune sonrió

y en loto

observó el flujo del río

cristalino

reflejando

el metal de su espada

reflejándose

en el agua

“Mi espada no corta

las cosas bellas” dijo Masamune

y extrajo

del agua su katana

seca.

 

 

 

III

La espada acompaña

a la balanza

la balanza acompaña

a la materia

ésta se pesa

se mide

y es cortada

Donde prolifera lo inútil,

prolifera el mal,

porque el mal se esconde

en los pliegues

del decorado

Frente a la espada

nos medimos

en nuestra utilidad

y cuando llueve en nosotros

y nos olvidamos

convocados por la lluvia

de la palabra belleza

sin pensar

y somos la lluvia

contra las piedras

y contra el lago

y la tierra de la que brotan

los insectos y los sapos

y dejamos nuestro hogar

para buscar el hogar

del mundo

y somos el hogar

nosotros somos la espada

 

 

 

Devociones

(una secuencia)

 

I

 

Algo me alcanza

no puedo decir que eso es una certeza

porque certeza es la carne

el alma de los plebeyos

No aspiran a nada

han rescindido el contrato de propiedad

con Dios y su cuerpo

ahora descubre por fin

la claridad del sol dorándoles la piel

 

 

II

 

En este orden de las cosas,

la unidad se asoma con la potencia de un grito

invitando a una guerra

en la que serán necesarios

-por lo menos-

todos los hombres

 

 

III

 

Cuando el hombre se supere en el hombre

llegarán también las bestias

a dar la bienvenida

y la guerra será total

para conquistar así

la densidad del mundo

la sustancia:

esa cosa

que las palabras no tocan

 

 

IV

 

Polvo y ceniza

no son lo mismo

Ceniza es la memoria del fuego

polvo, la huella de un olvido

 

 

V

A los plebeyos

la memoria y el fuego

No hay infierno

Las cenizas no son

de azufre abismal

son de hueso

 

 

VI

 

Sobre ceniza se construye

la ceniza es fuerte

Nuestro sedimento será firme

de victoria

y el polvo de los enemigos

el barro húmedo

informe

 

 

VII

 

Palabras

para que la existencia

a los traidores

les resulte pesada

como un lastre

Palabras

con empuñadura

filo

embestida de catafracta

Palabras

que no sean necias

que interroguen a las cosas

hasta que vivir sea sólo

oficio de valientes

 

VIII

 

Los plebeyos sobreviven

hay en la cadena de sus ojos

un testimonio que se remonta al día

que un traidor dijo

“la tierra es mía”

 

 

IX

 

Lo Real me inunda

se abre paso a través

de las heridas que provocan

las cosas

cuando

habiendo dejado de velar

por el mundo

se acercan a tocarme

 

 

X

La guerra es

contra los aliados del tiempo

Romper:

por fuera

todo es eterno


Noticia Biográfica


Alan Ojeda (1991) Es Licenciado en Letras (UBA), Técnico superior en periodismo (TEA) y se encuentra cursando la maestría en Estudios Literarios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Tres de Febrero. Es docente de escuela media, periodista e investigador. Coordina los ciclos de poesía y música Noche Equis y miniMOOG, y conduce el programa de radio de cultura electrónica Área MOOG (https://web.facebook.com/area.moog); colabora con los portales Artezeta (www.artezeta.com.ar), Labrockenface (www.labrokenface.com), Danzería (www.danzería.com). Es editor y creador de los portales www.nocheequis.com y Código y Frontera (http://www.codigoyfrontera.space). Publicó los poemarios Ciudad Límite (Llantodemudo 2014), El señor de la guerra (Athanor 2016) y Devociones (Zindo&Gafuri 2017). Algunos de sus ensayos sobre música electrónica y tecnología pueden leerse en www.revistaluthor.com.ar. Actualmente se encuentra realizando investigaciones sobre literatura y esoterismo para su tesis de maestría.



Articulos relacionados