TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Dos poemas de Omar Ortega, escritor mexicano



Planta de piña

 

En la época en que la hojarasca tiende

su reino de silencio y contrapeso a ras de piso,

la piña frota el pedernal de sus adentros,

incendia el pétreo corazón de una maraña

y corona la paciencia de los glúcidos.

¿Quién dijo que el fuego no es dulce,

que nunca fue tierno?

Mi infancia retuvo el acidulado recuerdo

de su anzuelo en mi lengua.

 

Hace calor.

La sed rasga el inflamable gusto.

Combato fuego con fuego

sirviéndome de frescas ascuas.

 

 

 

 

Instantes

 

1.

 

Tal parece

que la muerte

es para toda la vida.

 

2.

 

Curioso el caso

de algunas personas:

agregan cinco minutos al reloj, 

para dejar la sensación de ave alcanzada por la piedra, 

mas vuelan con el atraso a cuestas.


Noticia Biográfica


Omar Ortega Lozada nació en Apan, Hidalgo, 1978. Fue director de la revista literaria Sonarte; publicación que resultó beneficiada, en dos periodos, con el estí­mulo Edmundo Valadés para revistas independientes por el FONCA. Autor de los cuadernos de poesí­a Matices de la piedra y Donde la noche se hace llama. Ha sido incluido en las antologí­as En la puerta del cielo, ílbum de familia, Del silencio hacia la luz: mapa poético de México,  Aquí­ y ahora, Cuatro conjuros, VI Juegos Florales de Isla Mujeres y Juegos Florales de isla Mujeres 2014; por mencionar algunas. En 1992 obtuvo mención honorí­fica en los VI Juegos Florales de Isla Mujeres, mención honorí­fica en el Certamen Regional de Poesí­a de Bacalar, Quintana Roo (1995) y mención honorí­fica en los Juegos Florales de Isla Mujeres 2014.



Articulos relacionados