TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Dos poemas de Ana del Corral Londoño



El orden

 

¡Cuántas cosas he enderezado

innecesariamente en mi vida!

El pocillo, la carpeta

la flecha en el corazón.

Mi espalda, mi cubrecama, mi vestido y mi sofá.

Todos tan derechos y a lo mejor

deseando prosperar —o escapar—

en la libertad de su entropí­a.

Nadie endereza las olas ni ordena las conchas del mar.

¿y qué ganarí­amos con organizarle al árbol sus hojas

     de mayor a menor?

¡Que se tuerza todo lo recto!

y se extienda recta solo la mano

que suelta mariposas al viento

¡y se tiemple solo la cuerda

que libera la cometa en el cielo!

 

 

 

 

Estatuas y fantasmas

 

Fueron quinientos,

los mataron anoche.

Murieron a la vera del dí­a,

bajo el umbral del silencio,

ocultos por este cielo mudo,

cielo que cubre

las estatuas que somos.

Todos dejaron historias de sangre truncada

(héroes y enemigos, antihéroes y amigos).

Empero, amanece.

Cantan los loros y las calles están limpias.

Cada estatua corre en busca de su nicho.

“¿Aló? ¿Eres tú, mi amor?

A mí­ también me mataron anoche:

Fuimos quinientos uno”.


Noticia Biográfica


Ana del Corral Londoí±o (Bogotá, 1960) se formó como periodista en la Universidad de Kansas y se especializó allí­ mismo en literatura hispanoamericana. En el diario El Tiempo, en Bogotá, trabajó como periodista y editora de las secciones Metropolitana y Vida de hoy y tuvo a su cargo la creación del primer manual de estilo para el periódico. Se desempeí±ó como editora de la división de literatura de Editorial Norma. En los íºltimos aí±os ha trabajado como periodista, editora y traductora independiente para distintas revistas y editoriales, entre ellas Harper Collins, Editorial Norma, Editorial Panamericana y la Universidad de los Andes.



Articulos relacionados