TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Cuatro poemas de Javier Zamudio



                                                            De Soñábamos con el amor (Caza de libros, 2015)

 

EL FRASCO con los hilos sigue conmigo, mamá,

hay uno aquí­ cerca de mi cama,

tiene hilos de varios colores y agujas como las que tú

guardas en casa.

 

Todaví­a es un objeto de esos que sólo existen muy de vez

en cuando.

A veces lo uso para guardar alguna grieta que amenaza

con abrirse,

una mentira hace rato disfrazada,

un recuerdo que hundió el olvido en el silencio.

 

Continúo como un niño dejando que las costuras se

suelten, mamá,

que los hilos se enreden entre las puertas de los buses,

en viejos portales, como esos donde la pelota se quedaba

atascada, sin rebote.

 

Un dí­a todo esto se irá. Lo sabes, ¿verdad?

El viento se llevará los hilos. El frasco recorrerá la calle.

 

¿Has visto el frasco de los hilos de la abuela, mamá?

Ya no le queda aliento.

Lento se ha ido esparciendo en la brisa,

va sobre las hojas de los árboles que caen al pavimento.

 

 

  

 

Nacimiento

                                                            A Miguel íngel

 

Cuando mi hijo nació

corrí­ por los pasillos para verlo,

el corazón me palpitaba en la yema de los dedos

y fui dejando el rastro de un padre primerizo

sobre los azulejos del hospital.

Me bastó la torpeza de mi instinto para encontrarlo.

Lo hallé envuelto en la desnudez del primer instante,

con la lluvia cayendo a cántaros de su boca,

un caudal de vida que me dejó estupefacto.

Ahora lo veo seguir mi voz con sus ojos,

abrir las manos, doblar sus pequeños dedos

hechos por un dios que no puede ser castigador,

ni déspota, un dios sin paraí­sos,

sin manzanas envenenadas.

Su rostro es mi reconciliación con la vida,

el atardecer florecido en la fotografí­a,

una noche estrellada de mi niñez, el amor en cada pétalo

                                                              cortado por la brisa.

 

 

 

 

Paz de Colombia

 

El silencio,

ese minúsculo animal

que grita

entre la bala y el llanto.

 

 

 

 

Viaje en bus

 

Viajábamos desde un punto X a un punto Y,

y yo no dejaba de pensar en cuánto beberí­a al dí­a

siguiente.

 

Yo bebí­a todos los dí­as seis botellas de vino.

Ese era mi promedio.

 

El chofer puso música.

Un tango que nos recordaba quiénes éramos,

dónde estábamos, cuánto costaba nuestro pasaje en bus,

dónde estarí­amos en los próximos años.

 

Muchos vení­an del trabajo,

no hablaban, apenas miraban la noche

que dejábamos atrás,

como si estuviesen muriendo

para nacer en la mañana y comenzar de nuevo

aquel ciclo de la vida que se renueva para ser la misma

cosa.

 

Entonces, lo vimos:

í‰l y sus tripas escurridas en el pavimento,

como una fruta a la que se le escapaba la pulpa.

 

Supimos que para él no habrí­a un despertar,

ni un viaje en bus, ni una ventanilla sucia para dejar

la noche a la deriva. La música continuaba sonando.

 

 

 

 

Vea también: poemas de Robert Max Steenkist.


Noticia Biográfica


Javier Zamudio (Cali 1983), escritor y traductor. Ha publicado los libros El infierno de los otros, (Universidad del Valle, 2008); Soí±ábamos con el amor, (Caza de Libros, 2015), Hemingway en Santa Marta, (Lugar Común, 2015). Ha colaborado en revistas como El Malpensante, Número, Odradek, Luvina, Hermano Cerdo, Rocinante, Literariedad, Latin American Voices. Algunos de sus cuentos han sido traducidos al inglés e italiano. Su libro de cuentos Espiar a los felices será publicado por el Fondo editorial Eafit durante el 2016.



Articulos relacionados