TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Selección de poemas del III Festival Internacional de Poesí­a, Bolivia



El III Festival Internacional de Poesía, Bolivia 2016, se realizó del 25 al 30 de abril de 2016 en las ciudades de La Paz y Oruro, en memoria del poeta y crítico Rubén Vargas. Los poetas invitados fueron: Hugo Francisco Rivella (Argentina), Álvaro Diez Astete (Bolivia), Mónica Velásquez Guzmán (Bolivia), Rery Maldonado (Bolivia), Milenka Torrico (Bolivia), Erik Varas (Chile) y Leticia Herrera (México). Para esta edición, Otro páramo comparte una selección de poemas de los autores participantes e invita a los lectores a estar atentos de las próximas ediciones del festival.

 

*Selección de Benjamí­n Chávez

 

 

Hugo Francisco Rivella

 

Nació en Rosario de la Frontera, Salta, Argentina en 1948. Su obra poética ha merecido premios a nivel nacional e internacional. Primer Premio Poesía, Tercer Certamen Literario Universidad Nacional de Córdoba, año 1977. Primer Premio Poesía II Concurso Nacional literario Club Jóvenes UNESCO 1984, Cap Fed. Buenos Aires. Primer Premio Poesía en el Tercer Certamen Hispanoamericano, Juegos Florales Centroamericanos y de Panamá, Quetzaltenango, Guatemala, año 1985. Segundo Premio Fondo Nacional de las Artes, Concurso Nacional de Literatura, Fomento a la Producción Literaria, año 2001, Capital Federal- Buenos Aires. Primer Premio Concurso Nacional de la Zamba, Cultura de la Provincia de Salta, 2005. Primer Premio Fondo Nacional de las Artes, Concurso de Canciones de Raíz Folklóricas, Cap Fed, Buenos Aires, año 2004. Primer Premio Poesía Concurso Jorge Barón Biza, poema ilustrado, Córdoba. Primer Premio Poesía para Autores editados, Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta, 2006. Primer Premio Concurso Provincial de La Copla, Secretaría de Cultura, Salta 2008. Primer Premio Poesía Concurso Bianual de Poetas editados, Secretaría de Cultura, Salta 2008. Primer Premio Poesía IV Certamen Internacional de Poesía, Verso Digital, Jaén, Andalucía, España, 2009. Primer Premio Poesía VIII Concurso Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma y Alba , Nava , España, 2010. Primer Premio Poesía Certamen Internacional Gilberto Owen Estrada, México, 2011, Primer Premio Poesía Certamen Internacional Poesía en Paralelo Cero 2015, Ecuador y el Premio Provincia de Córdoba 2015 por su libro Poemas en la lengua del sonámbulo.

 

Ha editado los poemarios: Caballos en la Lluvia (Alción, 2001), Zona de Otros Días (Cultura, Salta, 2006), Yo, el Toro (Alción, 2008), Centro de Tormentas (Salta, 2010), PUTAS (la cacería del ángel) (Alción, 2011), Ojo astillado, (Alción, 2013), Piedra del Ángel, (UNAMex, México 2012), Espinas en los ojos, (el Ángel editor, Ecuador 2014), Antología personal. México (editorial Norte Sur, 2014).

 

Ha compuesto canciones con: Carmen Guzmán, Ica Novo, Mario Dí­az, Chato Dí­az, Alberto Oviedo, Rubén Cruz, Ernesto Romero y otros. Programa y coordina el Encuentro Nacional de Poetas con la Gente, Cosquí­n, Córdoba, Argentina.

 

*** 

 

El desahuciado

 

Desnudé mis ojos,

me saqué los zapatos,

el verso contrahecho.

Luego me vi extinguirme como un chispazo,

como una gota de papel picado en el ojo del niño que no he sido.

No hay nada aquí­. Sólo el vuelo del cuervo rondando tanta muerte,

los huesos,

la flor desvanecida sobre un hierro candente,

la carta al lado de mi sombra.

 

Me despedí­ de dios como pude.

 

 

 

 

Vuelve

 

Desnudo,

sin nada encima,

ni corbata, ni espuelas, ni saco, ni piloto,

sólo la luz de un fósforo quemándole la frente

y el poeta yaciendo

como una beata en un prostí­bulo.

 

En las uñas,

un tigre pregunta por su nombre.

Inyectados los ojos de sangre y de zarpazos

pregunta por la mujer que desnucó sus sueños,

que le entró con los dientes por la yugular

 

y lo escupió despacio en un rincón del cuarto.

 

 

 

 

Álvaro Diez Astete

 

Nació en La Paz, Bolivia el 18 de noviembre de 1949. Poeta, escritor y antropólogo (en esta especialidad tiene ocho libros publicados). En poesí­a: Viejo vino, cielo errante (1981); Devoración (novela poemática) (1983), Abismo (1988), Cuerpo presente (Ante Jaime Sáenz muerto (1989), Púrpura profunda (1993), Homo Demens (2001), Escritura poética elemental (antologí­a propia) (2003), Sonetos impuros, (2013).

 

***

 

En la selva sin fin

 

En la selva sin fin desciende el cielo

encarnado su borde, amarilla su sima

los rí­os se detienen, un pez grita

y emigran los hacheros hacia el centro

 

y una fogata se enciende en la caverna

do fornican los seres elegidos

para poblar las islas d’estos mares

de un verde llenos, un verde, verde, verde

 

el rabillo del ojo de la hembra

ilumina las tablas estadí­sticas

de la sexualidad, risueñamente

 

los pájaros gorjean implicados

en tanto unos millones de mosquitos

devoran al primer hijo del tótem.

 

 

 

 

Figuras del rincón

 

Las figuras de la alfombra se mueven

no por delirio ni por simple inercia

sino en sí­ mismas, zafias, liberadas,

gozando el escándalo del jaleo

 

que ellas cobijan, contienen y prohijan

para el lento desarrollo del placer

sexual, el más entero, el feliz goce

de dos locuras en lucidez enhiestas

 

esas figuras en el rincón ahí­

las que claman espectrales por entrar

en el juego profundamente turbio

 

exudan ansias locas de ser todo

de los graves embates de lo extremo

en imágenes lascivas de tú y yo.

 

 

 

 

Mónica Velásquez Guzmán

 

Nació en La Paz, Bolivia en 1972. Es doctora en literatura hispanoamericana por El Colegio de México. Ha publicado Tres nombres para un lugar (1995); Fronteras de doble filo (1998); El viento de los náufragos (2005); Hija de Medea (2008 Premio Nacional de Poesí­a Yolanda Bedregal) y La sed donde bebes (2011). Es editora de la Antologí­a de poesí­a boliviana del siglo XX: Ordenar la danza (LOM Chile, 2004). Actualmente es docente de la Carrera de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés y de la Universidad Católica Boliviana.

 

***

 

Siete maneras de decir el dolor

 

Posibilidad 1

 

Hoy quisiera, Mónica, enfermarte larga, mortalmente,

sacarte lejos del mundo, convaleciente:

distanciar del cuerpo su llanto, su sudor solitario

de manera que todo quede, ahora sí­, bien vací­o

y ser un desierto rencoroso resuelto a envenenarse de sed.

Quiero hoy quebrarte un hueso imprescindible

esparcir las astillas de la estructura fundamental

que implores ayuda y extiendas anchas las manos

y no tengas pasos ni pies para darlos.

Quiero una úlcera que cuente de tu furia

músculos torpes pidiendo a gritos

abrazos que no han de venir

epilepsias que transparenten tu confusión

tu dificultad para contenerte

insomnio eterno para salvarte de los sueños

que anuncian cuando alguien va a morir.

Ningún consuelo, eso quiero darte,

para hacer visible tu necesidad de otro

para que te vean dolerte, partirte en pedazos y se sepa

y te sepulten, te lloren, te perdonen

aunque a nadie salve tu muerte,

el viento aleje tu nombre, todo sea casi igual.

Hay demasiado peso en tu sombra

y yo quiero curarte, lenta, con mi saliva…

Quiero restablecerte la balanza aún sin par

murmurarte que no hace falta,

que no hace falta morir así­.

 

 

 

 

25.

 

Y tú, madre,

allá en la asoleada culpa

no esperes de mí­ sino lo que diste

la misma permanente insatisfacción

la misma falta de piedad

 

 

 

 

Rery Maldonado

 

Nació en Tarija, Bolivia en 1976. Vivió en Berlí­n desde 1997 hasta 2013, donde trabajó como traductora, autora y desarrollando proyectos culturales. Ha publicado Los superdemokraticos, einepolitischeliterarischeTheorie (VerbrecherVerlag, 2011) junto a Nikola Richter, La república en el espejo-fragmento- (La propia cartonera, Montevideo, 2011) y Andar por casa (Eloí­sa Cartonera, Buenos Aires, 2007 y Yerba Mala Cartonera, La Paz, 2009).

 

Junto a Los Superdemokraticos, realizó una gira de lecturas por algunos paí­ses de América Latina (Goethe Institut) y Hungrí­a (Universidad de Debrezen) en 2011.

 

Ha participado del “PoesiefestivalBerlin 2011”, “Latinale, festival de poesía latinoamericana de Berlín” (2008, 2009, 2010 y 2013) y del “Der ekartöverhavet” en Malmö, Suecia en 2010. También de la representación oficial de Alemania, como país invitado en la Feria del Libro de Guadalajara, en 2011. Sus textos han sido publicados en distintas antologías y revistas de Latinoamérica y Europa, así como traducidos al alemán, portugués y sueco.

 

En 2013 Limache250 publico una breve antología con sus traducciones del poeta alemán JörgFauser, bajo el título Bandera roja, en Buenos Aíres, Argentina. Actualmente es editora regional de la revista América Economía para Bolivia y Paraguay.

 

***

 

Chaos- Forschung

                                                            Para la promo 94

 

Las aguafuertes de Bernard Schultze

en el 68 se ven como los dibujos

que hací­an los changos en el

colegio de curas el 90

en el verde, en el rojo y en el azul

de las lapiceras pylot

compradas por sus viejos con otros fines,

se despereza un mundo

de minotauros, cibors, migofs

que alertan las pupilas

aun escondidas

y afilan los colmillos

 

los músculos adquieren

la masa de los sueños en un

colash de deseos simbólicos

y pesadillas

formando sobre el cuerpo

el mapamundi de los pelos

recién inaugurados.

 

Basta mirar con atención para

entender en un rincón una vagina

y en el conjunto la utopí­a

de un mundo libre,

ajeno a la mirada estricta del controlador

del Gran Hermano.

 

 

 

 

PotsdamerPlatz

 

Si es verdad que los cocodrilos

y los cacui nunca dejan de llorar

con más razón ahora

que se han convertido

en zapatos de señora,

con suelas de goma

de clase dudosa

o con clase,

de la clase: zapatillas

a juego con un bolso,

paseando por la vida

sin tener ni puta idea.

 

Un caimán da pasos sordos

en PotsdamerPlatz

muy lejos de la ribera.

 

 

 

 

Milenka Torrico

 

Nació en Cochabamba, Bolivia en 1987. Estudió Derecho. Publicó Preview (Yerba Mala Cartonera, La Paz, 2009 y Literal, México, 2015). Ganó el Premio de Poesía Blanca Wiethüchter (2010). Participó de festivales en Bolivia, Chile, Perú, Argentina y Colombia. Actualmente cursa la carrera de Literatura en la Universidad Mayor de San Andrés. Forma parte del equipo de trabajo de la colección de ensayos “La crítica y el poeta” y prepara Mirar el árbol como una piedra.

 

***

 

Outside

 

En la casa de mis padres

hay gritos (de mi madre)

hay platos rotos y niños muertos.

 

En la casa de mis padres

hay una adolescente reprimida, una compulsiva

y otra anoréxica.

 

En la casa de mi padres

hay yogurt natural

hay tv cable y se asilan huérfanos.

 

En la casa de mis padres

hay una neurótica

hay una bailarina, una modelo

y también un desertor.

 

En la casa de mis padres

hay pájaros mutilados

hay divorcios, hay amantes

y asesinatos con pastillas y con gas.

 

En mi casa

Hay barbies pelonas

y una muñeca con queloides en el rostro.

 

En mi casa

hay una niña con nombre de puta,

complejos de puta

y comportamiento suicida.

 

En mi casa

hay una colección de ex-amigas

de sus test de embarazo

y de sus hijos en formol.

 

En mi casa

hay un álbum de auto-fotos

hay anfetaminas, diarios escritos al revés

y un muñequito roto.

 

En mi casa

hay seis perros locos y

hay una hora entre las doce y las tres

en la que salen a perturbar la ciudad.

 

 

 

 

Oscilación

 

Mi mamá no me ama

 

se sienta frente al televisor

para llorar por otros

para dolerse de otros

 

si la culpa la alcanza

me da dinero

 

si la furia la alcanza

me abofetea

 

si la ansiedad la alcanza

se enamora de mi padre

 

si la lucidez la alcanza

se arrastra por la casa

buscando un lugar para colgarse.

 

Mi mamá no me ama

yo amo la lucidez de mi mamá.

 

 

 

 

Erik Varas

 

Nació en Chillán, Chile, en 1978. Poeta, Gestor Cultural, Animador a la Lectura y diplomado en Fomento a la Lectura y Literatura Infantil y Juvenil (PUC). Es parte del equipo de producción de la Feria Internacional del Libro del Biobío. Ha publicado los poemarios De Contrabando (Ediciones Lar, 2013) y Perdidos en Traklpoy (Editorial 3600, 2016). Es Director- Editor de “La Mosquita Muerta Ediciones”, primera editorial infantil del Biobío. El 2013 obtuvo el primer lugar en el concurso Historias de Nuestra Tierra, del Ministerio de Agricultura de Chile y recibe el Premio Ceres a las artes regionales del Biobío en la categoría de poesía.

 

***

 

Perdidos en Traklpoy

 

Para entonces no tení­amos más de veinte años

Y lejos de la familia, lejos de esa irrealidad,

Soñar era una experiencia posible para no perdernos

Mientras buscábamos la salida de emergencia.

Comenzamos con visitas diarias a fuentes de soda por Orompello,

Y todo establecimiento sospechoso por Los Carrera,

A cines estrafalarios de galerí­as antiguas

O esas largas caminatas sin sentido para engañar el hambre y la sed.

Toda porfí­a a lo habitual era nuestro hogar,

Hogar, templo y tumba.

Nuestro error no fue la fe que pusimos en ello

Sino el sentido de ruina en la búsqueda:

Doctrina habitaba en la vergüenza

También, pánico voluptuoso

Y la poesí­a era una lejana vibración adentrándose

Una hendidura,

La irreversibilidad de un sueño recurrente

Siempre en la misma dirección:

Palomas devoradas por cuervos blancos.

 

 

 

 

Claudia

 

La abandoné en el Paseo Bulnes:

sentada, no esperaba nada del mundo

y vomitaba juventud a los 30.

Era chilena con un fatal pasado europeo

que no mencionaba por el pudor de los demás,

en ocasiones, cuando se emborrachaba

o tirábamos por varias horas

me decí­a con dulce agoní­a

que ella estaba muerta en Bruselas.

Era loca lectora de poesí­a francesa

encantaba ese vicio suyo por los libros.

Frenéticamente leí­a a Foucault

pero refulgí­a como la muerte

entre polvo y polvo

al leer “La casa del incesto” de Anaïs Nin.

Me trasvasijaba hacia ella

cada gemido poema palabra.

Era un manojo atrevido de nervios

que odiaba este paí­s de mierda,

en realidad odiaba todo

en pequeños intervalos de ternura.

 

 

 

 

Leticia Herrera

 

Nació en Monterrey, México en 1960. Poeta y Socióloga por la UANL. Estudia el doctorado en investigación educativa en el Instituto de Investigaciones Sociales y Humanas de Oaxaca. Obra publicada: Pago por ver (1984), Canto del águila (1985), Poemas para llorar (1993), Caracol de tierra (1996), Vivir es imposible (2000), Hace falta que llueva (2002), Poemas incompletos. 1984-2006 (2006), Sólo digan que fui (2011), Celebración del vértigo (aforismos, 2011). Poemas suyos han sido incluidos en antologí­as a nivel nacional e internacional. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, alemán y búlgaro y árabe, y otros han sido musicalizados. En 2011 la Universidad Autónoma de Nuevo León le otorgó el Premio a las Artes por su trayectoria literaria. Actualmente dirige Ediciones Caletita, editorial independiente que tiene como propósito la promoción de la lectura.

 

***

 

Tres mujeres

 

mi mamá es mi mamá siempre

aunque a veces es mi abuela

y a veces yo quisiera ser su madre

o su hermana mayor y reñirla

por terca y obcecada

 

mi hija es mi hija siempre

aunque casi siempre es mi mamá

y se enoja porque tiro la ropa

porque desordeno el cajón

y así­ lo dejo

a veces somos hermanas

y pendejeamos y nos reí­mos

vemos pelí­culas y nos gustan

los mismos hombres

luego es mi hija y la sermoneo

le pongo diques a su carácter

le doy dinero

la quiero

 

mi mamá me mima y mi hija

que es su hija se enoja

y rivalizamos y peleamos

mi mamá nos regaña a las dos

pero más a mí­

que soy su hija

 

mi hija es la mamá de mi mamá

y sólo ella la puede regañar

y que se deje

 

las relaciones filiales

ah caray   qué bonitas

pero qué complicadas

 

 

 

 

No soy una mujer barbuda

 

no soy una mujer barbuda pero

natura me proveyó de vellos protectores

que con precisa terquedad sonsaco a mi piel

para ir por el mundo entre los otros

 

a los señores les preocupan esas cosas

los pelos   las barbas   los bigotes

(prohibido el vello en las mujeres)

mientras con gesto doctoral

registran los centí­metros de cadera

y que los senos rebasen el cuenco de sus manos

 

y allá va una de idiota a depilarse a

cincelarse las cejas   a pelear toda la vida

con los vellos   pero aparte conciliar

con los dones de hetaira prudente y sumisa

las heredades con hilo y aguja

y estrambóticas modas pasajeras

de jaez culinario y hogareño

 

si me resisto o no dirán que es cosa mí­a

pero a qué mujer en sus edades le acontecerí­an

el gozo y la lujuria de la carne si no

claudica con elegancia a la erradicación

de la pelambre?

 

mientras descifro mis angustias

rutinariamente me avengo   y según

los cánones de cultura me depilo

las cejas   susirios   los bigotes

las piernas y de una vez las lágrimas

achaques y risas explosivas

que tampoco son populares

 

oh dios cuánta exigencia

 

 

 

 

Vea también:Muestra de poemas del 24 Festival Internacional de Poesí­a de Bogotá


Noticia Biográfica


Varios autores



Articulos relacionados