TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Las setenta estrellas de agua: Horacio Benavides



Las setenta estrellas de agua

 

Por Horacio Benavides

 

Valencia, la capital del Valle de las papas, está a 3.000 metros de altura; la cumbre desde donde nos proponemos mirar algunas de las 70 estrellas de agua, a 4.300. Se sube por un sendero de piedras que poco a poco se va empinando; en el pie de monte hay potreros y bosques, árboles grandes. Después de trepar los primeros 500 metros el corazón se agita; Awka Yarimajha, nuestro guía indio, pone en mi mano un puñado de hojas de coca y mambe; empiezo a masticar las hojas, poco a poco el corazón se va tranquilizando y las fuerzas se renuevan.

 

Les oigo hablar, a los que avanzan con Awka, de los osos perezosos; me acerco y les manifiesto mi extrañeza, el por qué a estos animales, siendo tan lentos, se les conoce también con el nombre de pericos ligeros. Después de un silencio, habla Awka: “Les dicen así porque estos osos son muy veloces, se lanzan desde los árboles, se trepan en una nube y vuelan; en muy poco tiempo van de aquí al Amazonas”.

 

En el camino damos con una piedra grande en la que están grabados algunos símbolos de las culturas indígenas, entre otros la cruz, la tawa, que en el pensamiento indio tiene un significado diferente al cristiano. Awka nos explica: “En la cruz están los cuatro puntos cardinales, el abajo y el arriba, lo horizontal y lo vertical, lo estelar y lo terrestre; y en el cruce de sus líneas, el centro, el ombligo del universo”.

 

Un poco arriba de los 3.500 metros empieza el bosque de frailejones, sus hojas grandes y alargadas, de un color blanco amarillento, e infinidad de otros árboles enanos, algunos de un centímetro, miniaturas con flores muy bellas. Estamos en verano, qué de flores habrá en invierno. El terreno parece ser fértil, no crecen porque en la altura el oxígeno es menor. Caminamos por el lomo de la montaña, abajo los bosques andinos, la selva, arriba el cielo y unas pocas nubes. He visto muchos lugares hermosos, en Colombia y fuera, ninguno como este, su esplendor es misterioso, llama al recogimiento.

 

Caminando y mambeando por el interminable camino de piedras, le digo a Awka que caminar en noches oscuras por este sendero me parece imposible. Me contesta: “Cuando la noche aparece oscura, es la mente la que está oscura”.

 

He visto el río Magdalena, de un gris oscuro, confundirse con el mar; desde la altura donde estamos, veo abajo la laguna de la Magdalena donde el niño río nace; los que bajaron hasta la orilla dicen que el río aquí es un hilo de agua pura. Estamos en la estrella fluvial, aquí nacen varios de los grandes ríos de Colombia, ríos que corren hacia distintas partes de la geografía del país: el Caquetá que va hacia el Amazonas; el Magdalena y el Cauca que van hacia el Atlántico, el Patía que corre hacia el Pacífico.

 

En un alto, nos sentamos en rededor de Awka que, esta vez, quiere contar: “Cuentan”, dice, “que un joven de estos lugares caminaba a las fiestas de Santiago; desde un filo, vio abajo el pueblo y mucha gente enfiestada en las calles; se extrañó al ver a un míster (hombre de fuera) montado en un macho grandísimo, caminando entre el gentío. Siguió el joven su camino, pensando en la fiesta, cuando de pronto, en un recodo, se encontró con el míster, y este le preguntó que hacia dónde iba. ‘Voy a las fiestas de Santiago’, le contestó el joven. ‘Esas fiestas están muy malas, se bebe poco y casi no se baila; lo invito a unas fiestas mejores, donde en verdad se baila y se come’. El joven se quedó pensando. ‘Si usted quiere súbase en mi macho y yo lo llevo’, continuó. El joven se montó en ancas y se encaminaron en dirección contraria a Santiago. El macho volaba corriendo, se oía silbar el viento. Habían caminado bastante y el míster se bajó a mear, el chorro era tan grande que empezó a bajar represado, formando el río Yunguilla (nombre quechua que significa resplandecer de la luna llena). Al fin, llegaron al pueblo, la gente bailaba y bebía, era una gran fiesta. El míster lo invitó a su casa donde también se comía y bailaba, y qué carne había y qué licores; el joven bailó y bebió hasta hartarse. En la madrugada el míster le dijo: ‘Vaya por el macho al potrero y me lo trae’. El joven le trajo el macho, y el hombre le dijo: ‘Es hora de que se vuelva, lo llevaré en el macho, pero antes le voy a regalar una guayunga de maíz’; le regaló el maíz. El míster le dijo que se trepara en ancas y deshicieron el camino; al llegar al sitio donde lo había recogido, se despidieron. El joven regresó a su casa. Los familiares le preguntaron por las fiestas de Santiago, y él les dijo que se había ido para otra fiesta; les contó cómo lo habían atendido y les mostró la guayunga de maíz. Los parientes se pusieron a mirar el maíz y se dieron cuenta que las mazorcas eran de oro y les brillaron los ojos”.

 

La más grande de las lagunas que ahora vemos, abajo a unos 400 metros, es la de Santiago; el viento riza el agua de un azul casi negro; cerca a ella, dos de menor tamaño. A 20 minutos, subiendo a otro mirador, está La Suramérica, la Laguna seca y otra cuyo nombre no recuerdo. El día anterior habíamos divisado, desde una cumbre menor, la laguna Kusiyaco. Kusiyaco es una palabra quechua, compuesta: kusi significa conejo, y yaco: agua; vendría a ser: conejo de agua o laguna del conejo; y en verdad la laguna tiene la forma de un conejo. Algunas de estas lagunas tienen nombres indios, la de Santiago, se llama Sukugún: que significa rincón de los espíritus; la de la Magdalena, Yumamuy: laguna de la nube. Awka nos dice que los nombres indios perdidos, están tratando de recuperarlos por medio de ritos; entre otros, el del ayuno; ayunan en las alturas durante nueve días, en ese tiempo sólo mambean; sentados al aire libre, esperan sin esperar, hasta que las lagunas hablan.

 

  

Vea también:Horacio Benavides: 14 poemas


Noticia Biográfica


Horacio Benavides Nació en Bolí­var, Cauca, 1949.

Libros de poemas publicados:

Orí­genes, Las cosas perdidas, Agua de la orilla, Sombra de agua,

La aldea desvelada, Sin razón florecer (Premio Nacional de Poesí­a Instituto Distrital de Cultura de Bogotá, 2001)

Todo lugar para el desencuentro (Premio nacional de Poesí­a Eduardo Cote Lamus, 2005)

De una a otra montaí±a  (Poesí­a reunida, Universidad Nacional de Colombia, 2008)

La serena hierba, antologí­a, Monte ívila, 2011; Sí­laba editores, 2013

Como acabados de salir del diluvio, antologí­a, Universidad Externado de Colombia, 2013

Conversación a oscuras, Frailejón editores, 2014

Bajo la hierba o el cielo, Fundación Arte es Colombia, 2014

Tapiz al revés ¿Dime quién es? Adivinanzas, Sí­laba editores, 2014

íbrete grano pequeí±o, adivinanzas, Imprenta nacional de Colombia, 2015

Su libro La serena hierba recibió el Premio nacional de Poesí­a 2013, del Ministerio de Cultura de Colombia.

Sus poemas han sido traducidos parcialmente al inglés, portugués, italiano y francés.



Articulos relacionados