TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Xavier Oquendo: fragmentos de Manual para el que espera



                                                            De Manual para el que espera (2015)

 

                                                            Son tristes los ojos del hombre que espera

                                                            Luis Eduardo Aute

 

 

2

 

Soy la espera

que se asienta en el campo,

en el viento que no se mueve,

en las calles sonoras que no fluyen.

 

 

 

 

4

 

Soy la espera del agua

que no llega al mar sino evaporada.

Una lluvia lejana

que nadie ve,

que nadie siente

             ni el pez que espera

la migrante caminata salada

con su astucia de sofisticada ola.

 

 

 

 

6

 

Estuve rondando una cuantas cuadras de casas.

Estuve podando algunos corazones,

algunas habitaciones repletas de algas azules

donde crecen los insomnios color hormiga.

 

 

 

 

7

 

Soy la espera del árbol

que no recuerda el tiempo de semilla

ni de raí­z

ni de madera

ni de gusano de madera.

Ni ese piso de vieja casona que croa

                          que cruje

                                       que llora.

Ni esa rama que cae

con el fruto pesado.

Ni esa ausencia de árbol podado

ni esta angustia de árbol poblado

ni esta ansiedad de árbol doblado

                                de árbol quemado

de fuego heraclitiano

de fuego robado al fuego primigenio

que espera al pensamiento

para que pueda verse luminoso.

 

 

 

 

13

 

La espera me hace sudar el tiempo

                                                     y los momentos

como un dios

tras la transformación de la nada

o como Luzbel

tras el faro de su destierro.

Así­ es el tiempo que uno tiene:

entre la velocidad de la luz

y su concepto.

 

 

 

 

15

 

Estoy tras la sombra de la espera.

 

Estoy en el camino azul de los gorriones

manchando lo que no se ha movido,

lo que no ha sido intervenido,

lo que no ha mutado,

lo que está en natural estado.

 

 

 

 

16

 

En el desierto

espera la cobija eterna de la arena,

el viento bullicioso que crea la duna

y que deja en estado de espera

a cualquier piedra

que tenga forma de roca.

 

 

 

 

20

 

Soy la espera del reloj parado,

aquel al que se le cayó la cuerda

y se ahorcó con ella

cuando la soga del tiempo

no habí­a caí­do en cuenta

que la espera estaba condenada

a ser solo dolor

             solo amor

                          soledad.

 

 

 

 

21

 

Solo el mar que espera las manos infinitas.

Solo el sabor audible de la tierra,

cuando ingresa un temblor

llega puntual.

 

 

 

 

 26

 

Soy la arena ansiosa

que espera a la ola deformada

para que se resuma en la espuma.

 

 

 

 

27

 

Soy la flor que se cayó en otoño

de tanto esperar una primavera puntual.

 

 

 

 

28

 

Soy ese pétalo rugoso y destartalado

que no ha podido desprenderse

de la espera de su corola.

 

 

 

 

 29

 

Soy el rí­o que desespera

porque su cauce se cansó de ser

                                                     de estar

y de ver su finitud

                          su soledad seca

                                       su dolor de piedra.

 

 

 

 

35

 

Soy aquella otra persona

que ama esperar

y no disipa su deseo.

 

Todo llega en plan de punto.

Todo está allí­

para que suba su mano

hacia el manzano

que tiene colgando su fruto

como una esperanza.

Y si no quiere manzanas

querrá el corazón de una sandí­a

o el olor de una guayaba

o el sabor de una mandarina

que se expande en amarillo.

 

 

 

 

36

 

La espera no espera esperar

porque la roca donde edificarán su pirámide

está allí­ desde años.

Desde que alguien

-en algún salón nupcial-

le regaló sin desesperación

la voluta de su corazón

para que el amor explote

para que el volcán explote anticipadamente.

                                                                 Sin esperar.

 

 

 

 

39

 

Ya no te espero luna ciega.

Ya estás descubierta,

                          pisoteada por la historia.

 

 

 

 

40

 

Ya no te espero

cuerpo de sol ni noche de cuerpo.

 

 

 

 

41

 

Ya no te espero

                          nada.

                                      Puerto roto

                                                    nave olvidada

                                                                 alfombra picada.

 

 

 

 

42

 

Ya no te espero          cosa que hablas

                                      cosa que eres palabra

                                      cosa que eres planta

                                      cosa animal

                                      vegetal de cosa

                                      resina de cosa

                                      cosa azul

                                      ruptura de cosa.

 

 

 

 

43

 

Ya no te espero          alunado momento

                                      enredadera podada en seco

                                      manta de virgen olvidada.

 

 

 

 

44

 

Ya no te alcanzo a ver            espuela de caballo clavada en jinete

                                      rueda de sombra sobre la pared

                                      alcancí­a romana

                                      camino griego

                                      isla desierta.

 

 

 

 

45

 

Ya no te veo               por la cerradura de la puerta

                                     por el hueco del voyerista

                                     por la voz movida

                                     por el mundo.

 

 

 

 

48

 

¿En dónde me romperé el cuerpo

de tanto esperar conocer los huesos?

 

 

 

 

49

 

Ya espero       cosa espesa

                         sendero de cosa que se escapa

 

Ya espero       camino de la rosa para ser flor con aroma

                                                  y marchitarse hasta el mal olor.

 

Ya espero       marinadas e ilesas aguas de mar

                         que me da la ola y no el tsunami que no es predecible.

 

 

 

 

50

 

Ya te espero               rana albina

                                                  Roma moderna

                                                              remo salado

                                                                          risa sagrada.

 

Ya te espero               sueño molido

                                                  zona dolida

                                                               cima virginal.

 

 

 

 

51

 

Ya no sé dónde se rompen el muro y el mar

al mismo tiempo.

 

 

 

 

53

 

Ah espera. Ya no, por favor,

             hipotenusa

             ángulo rectángulo

             algebra de abecedario

             fí­sica cuántica herida.

Ya no, Espera.

Ni a tu sangre esperada la espero.

Ni a la cruz,

ni a la herida de látigo la espero.

Ni al lavamanos de Pilatos,

ni a la fiesta de Herodes la espero.

 

 

 

 

54

 

Ya espero       esa palabra de perro

                         esa palabra de alcoba

                         esa palabra de plaga   ya espero.

Ya espero       la ciudad que te viene

                         la ciudad que te va

                         la ciudad que te mata  ya espero.

 

 

 

 

Vea también:Poemas memorables “olvidados” por Arango


Noticia Biográfica


Xavier Oquendo Troncoso (Ambato-Ecuador, 1972). Periodista y Doctor en Letras y Literatura. Ha publicado los libros de poesí­a: Guionizando poematográficamente (1993); Detrás de la vereda de los autos (1994); Calendariamente poesí­a (1995); El (An)verso de las esquinas (1996); Después de la caza (1998); La Conquista del Agua (2001), Esto fuimos en la felicidad (2009), Solos (2011), Lo que aire es (Colombia, Buenos Aires, Granada, 2014) y Manual para el que espera (2015) y los libros recopilatorios de su obra poética: Salvados del naufragio (poesí­a 1990-2005), Alforja de caza (México, 2012), Piel de náufrago (Bogota, 2012), Mar inconcluso (México, 2014), íšltimos cuadernos (Guadalajara, 2015) y El fuego azul de los inviernos (Italia, 2016); un libro de cuentos: Desterrado de palabra (2000); una novela infantil: El mar se llama Julia (2002), así­ como las antologí­as: Ciudad en Verso (Antologí­a de nuevos poetas ecuatorianos, Quito, 2002); Antologí­a de la poesí­a ecuatoriana contemporánea –De César Dávila Andrade a nuestros dí­as- (México, 2011), Poetas ecuatorianos -20 del XX- (México, 2012). Su libro Solos fue í­ntegramente traducido al italiano por Alessio Brandolini (Roma, 2015). Fue seleccionado entre los 40 poetas más influyentes de la lengua castellana en “El canon abierto”, antologí­a publicada por Editorial Visor, en Espaí±a (40 poetas en espaí±ol -1965-1980-). Organizador del Encuentro internacional de poetas “Poesí­a en paralelo cero”. Es director y editor de la firma editorial ELANGEL Editor. Parte de su poesí­a ha sido traducida al italiano, francés, inglés y portugués.



Articulos relacionados