TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Jorge Cadavid: Los cuadernos del inmunólogo Miroslav Holub



Embalsamamiento

 

Ojos y boca bien abiertos

como cuando declamaba.

Las manos dobladas una encima de la otra

con precisión matemática.

El azul cardí­aco en los labios.

Lo afeito, le cierro los párpados.

La mirada en blanco de la dicha.

Casi nunca reúne el poeta

su cuerpo y su alma en una sola tumba.

 

 

 

 

Poética

 

No hay nada, ni incluso el dolor,

que no pueda adoptar

la forma de una palabra.

 

Cuando el pensamiento reposa,

las imágenes velan.

 

 

 

 

Alzheimer

 

Este tipo de pájaro vuela hacia atrás,

rompe el cristal

de la memoria.

Las ideas se quiebran en la mente.

El cuerpo es la metáfora

de una jaula ya sin pájaro.

 

 

 

 

í‰bola (ebolavirus)

 

De las masas movedizas

de la noche del Congo surgió el ébola

—entre murciélagos y monos–

licuando los órganos desde el mar interior.

Preguntas retóricas:

¿Quién halló el cuerpo muerto?

¿Estaba muerto el cuerpo cuando fue abandonado?

Tal como la enfermedad es la mayor

de las miserias, así­ la mayor miseria

de la enfermedad es la soledad.

Una mano en lo más profundo de la tierra

pide a la otra el pulso.

 

 

 

 

Historia del hielo

 

Muerte, por aquí­ no limpies lo que amas.

La boca bien cerrada como una fosa

para que no entren las palabras vací­as.

Por fin amar lo indefinido,

estudiar la historia del glaciar.

espiritualizar el frí­o.

—Yo también soy poeta— dice la Parca.

Escribo mi tratado sobre el hielo.

 

 

 

 

Visita al Dr. W. C. Williams en la morgue

 

El arrastre magno de los órganos

que no dicen pero son.

Las pequeñas uñas y pestañas

que son desmembradas.

La precisión cruel y materialista

—según algunos, honesta, del taxidermista—.

Su gusto por la escritura fí­sica,

por la metáfora corporal

—esa blanca estación desanimada—

done la palabra es palpable.

¿Y si la vida fuese apenas una condición terminal?

¿Y si el morir sea nuestra naturaleza,

no nuestro destino?

 

 

 

 

Pascal

 

El peso de la materia

es el peso de la muerte.

 

El hombre y su cuerpo

comparten un mismo destino.

 

La enfermedad escribe

un nocturno en las entrañas.

 

El lector en este punto

espera un cadáver, no un poema.

 

 

 

 

Los tres dones del poeta

 

I

(Dislexia)

Esos trazos son solo el movimiento

de la luz que deja huellas.

Cuando empiezas a pensar

dejas de comprender.

 

II

(Ceguera)

Los colores de los ciegos

son los gritos de la sombra.

La luz en sus manos

es un mar que se deshizo.

 

III

(Sordera)

Si tu nombre solo tiene una letra,

al rozar el tí­mpano

estás en el umbral de tu silencio.

La desolación es la nada:

el eco al que respondes.

 

 

 

 

Patologí­a del espacio

 

I

Donde hay dolor

hay un lugar sagrado

 

II

Cuando partió el pan

sintió gusto a sangre en la boca.

 

III

De tinta era la realidad,

la muerte, de papel.

 

 

 

 

Demiurgo

 

Del alma —sentencia Agustí­n—,

del cuerpo —infiere Tomás—.

Oh, las palabras del médico:

¿De dónde proviene la enfermedad?

¿Cómo que de dónde?

Del hombre, siempre del hombre.

 

 

 

 

Vea también:Ricardo Costa: una entrevista y poemas.


Noticia Biográfica


Jorge Cadavid (Pamplona, Colombia, 1962). Estudió Lingí¼í­stica y Literatura en la Universidad de su ciudad natal, se especializó en literatura en la Universidad Javeriana de Bogotá donde ha sido profesor durante varios aí±os y se doctoró en Filosofí­a en la Universidad de Sevilla, Espaí±a. Es autor de los volúmenes de poesí­a: La nada (Universida de Antioquia, 2000), Un leve mandamiento (Trilce, 2002), Diario del entomólogo (Eafit, 2003), El vuelo inmóvil (Premio Nacional de Poesí­a Eduardo Cote Lamus, Universidad Nacional , 2003),  El derviche y otros poemas (Común Presencia, 2006), Tratado de cielo para jóvenes poetas (Premio Nacional de Poesí­a Universida de Antioquia, 2008), Herbarium (Letralia, 2011), Los ojos deseados (Común Presencia, 2011) El Bosque desnudo. Diario oculto (Común presencia, 2013) y Pequeí±a historia de la fotografí­a (Común Presencia, 2015). Publicó dos antologí­as de su poesí­a: con sus poemas breves, Ultrantologí­a (Universida de Antioquia, 2003) y  Música callada (Universidad Externado de Colombia, 2009); además de los libros República del viento. Antologí­a de poetas colombianos nacidos en los 60 (Universidad de Antioquia, 2012); y Escribir en silencio. Ensayos sobre poesí­a y mí­stica sufí­ (Eafit, 2013).



Articulos relacionados