TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


El olvido es lluvia a la noche. Cuatro poemas de Hart Crane



*La traducción fue hecha por Yanina Audisio (Río Cuarto, Córdoba, Argentina, 1983). Licenciada en Psicología y Magíster en Salud Pública. Escribe poesía y narrativa. Recientemente publicó el poemario La noche en los perros (Expreso Nova Ediciones, Buenos Aires, 2013). Realiza traducciones de poesía en lengua inglesa y corrige textos literarios. Colabora con diversas páginas y blogs de literatura. Coordina el grupo Las Puntas del Clavo en Buenos Aires. Su poemario La boca y su testigo (Buenos Aires, 2014), ha sido premiado en el 7mo Concurso de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”, organizado por la Municipalidad de Las Flores, Provincia de Buenos Aires. Actualmente reside en la ciudad de Buenos Aires.

 

 

 

 

Extracto del jardín

 

La manzana en su tallo es el deseo de ella,

suspensión brillante, mímica del sol.

El tallo ha capturado el aliento de ella, y su voz,

silenciosamente articulada en la inclinación y la subida

de rama en rama hacia arriba, enturbia sus ojos.

Está presa del árbol y de sus dedos verdes.

 

Y entonces ella viene a soñar que es el árbol,

el viento poseyéndola, trenzando sus nervaduras jóvenes,

alzándola hasta el cielo y su azul vivo,

sumergiendo la fiebre de sus manos en la luz del sol.

No tiene memoria ni miedo ni esperanza

más allá de la hierba y las sombras a sus pies.

 

***

 

Garden Abstract

 

The apple on its bough is her desire,—

Shining suspension, mimic of the sun.

The bough has caught her breath up, and her voice,

Dumbly articulate in the slant and rise

Of branch on branch above her, blurs her eyes.

She is prisoner of the tree and its green fingers.

 

And so she comes to dream herself the tree,

The wind possessing her, weaving her young veins,

Holding her to the sky and its quick blue,

Drowning the fever of her hands in sunlight.

She has no memory, nor fear, nor hope

Beyond the grass and shadows at her feet.

 

 

 

 

En la tumba de Melville

 

A menudo bajo la ola, lejos de esta cornisa,

los dados de los huesos de los ahogados que él vio legan

una embajada. Sus números, mientras miraba,

golpearon la costa polvorienta y se oscurecieron.

 

Y las ruinas del naufragio pasaron sin sonido de campanas,

el cáliz de la muerte generosa devolviendo

un fragmento disperso, jeroglífico lívido,

agravio portentoso en un corredor de caracolas.

 

Entonces en la corriente calma de una vasta espiral,

sus amarras hechizadas y conciliada la malicia,

ojos congelados había que levantaron altares;

y las respuestas silenciosas se deslizaron entre las estrellas.

 

La brújula, el cuadrante y el sextante no conciben

mareas más lejanas… Alto en las pendientes azules,

el canto no debe despertar al marinero.

Esta sombra fabulosa solo el mar la guarda.

 

***

 

At Melville’s Tomb

 

Often beneath the wave, wide from this ledge

The dice of drowned men’s bones he saw bequeath

An embassy. Their numbers as he watched,

Beat on the dusty shore and were obscured.

 

And wrecks passed without sound of bells,

The calyx of death’s bounty giving back

A scattered chapter, livid hieroglyph,

The portent wound in corridors of shells.

 

Then in the circuit calm of one vast coil,

Its lashings charmed and malice reconciled,

Frosted eyes there were that lifted altars;

And silent answers crept across the stars.

 

Compass, quadrant and sextant contrive

No farther tides . . . High in the azure steeps

Monody shall not wake the mariner.

This fabulous shadow only the sea keeps.

 

 

 

 

Olvido

 

El olvido es como una canción

que, liberada del ritmo y el compás, deambula.

El olvido es como un pájaro cuyas alas se resignan,

desplegadas e inmóviles,

un pájaro que planea en el viento incansablemente.

 

El olvido es lluvia a la noche,

o una casa vieja en el bosque, o un niño.

El olvido es blanco, blanco como un árbol maldito,

y puede aturdir a la sibila en la profecía

o enterrar a los Dioses.

 

Puedo recordar mucho olvido.

 

***

 

Forgetfulness

 

Forgetfulness is like a song

That, freed from beat and measure, wanders.

Forgetfulness is like a bird whose wings are reconciled,

Outspread and motionless, —

A bird that coasts the wind unwearyingly.

 

Forgetfulness is rain at night,

Or an old house in a forest, — or a child.

Forgetfulness is white, — white as a blasted tree,

And it may stun the sybil into prophecy,

Or bury the Gods.

 

I can remember much forgetfulness.

 

 

 

 

Un nombre para todo

 

Mariposa y langosta que huyen de nuestra página

y aún aletean, no empañadas por el nombre

que sujetamos a sus cuerpos para aplacar

nuestra envidia de su libertad -̶ debemos mutilar

 

porque somos usurpadores afligidos-̶ ,

tomamos el ala y la marcamos sobre la mano.

Nombres que tenemos, incluso, para aplaudir en el viento;

pero debemos morir, como ustedes, para entender.

 

Soñé que todos los hombres abandonaban sus nombres y cantaban

como solo pueden alabar quienes construyen sus días

con aleta y pezuña, con ala y colmillo endulzado

descubiertos, libres y sagrados, en un solo Nombre siempre.

 

***

 

A Name For All

 

Moonmoth and grasshopper that flee our page

And still wing on, untarnished of the name

We pinion to your bodies to assuage

Our envy of your freedom—we must maim

 

Because we are usurpers, and chagrined—

And take the wing and scar it in the hand.

Names we have, even, to clap on the wind;

But we must die, as you, to understand.

 

I dreamed that all men dropped their names, and sang

As only they can praise, who build their days

With fin and hoof, with wing and sweetened fang

Struck free and holy in one Name always.


Noticia Biográfica


Hart Crane (1899 - 1932) fue un poeta estadounidense cuya obra fue revalorada en los años 70 y 80 por académicos cercanos a la teoría queer. Por mucho tiempo se consideró que su poesía era difícil y que privilegiaba más el sonido que el sentido. No obstante, estos académicos han leído sus metáforas opacas como reflejos de las difíciles condiciones de la vida queer. Crane es reconocido por su ambicioso poema "The Bridge" que buscaba retratar lo que él llamaba la "experiencia americana". Este poema ha sido comparado con el famoso poema "The Waste Land" de T. S. Eliot del que se diferencia por plantear una visión más optimista de la modernidad norteamericana. Se suicidó el 27 de abril de 1932 mientras viajaba en barco hacia la Ciudad de México.



Articulos relacionados