TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


La poesía se burla de las narices – Robinson Quintero Ossa



En cada envío de La poesía se burla, el poeta colombiano Robinson Quintero Ossa nos muestra poemas —acompañados de una breve reflexión— que aluden satíricamente a alguna realidad. En esta ocasión, el poeta se burla de las narices.

 

                              1.

 

                              La nariz de Menipo

 

                               Es la nariz de Menipo

                              la que cercana ya advierto:

                              Menipo mismo no debe

                              estar por lo tanto lejos.

                              Ya llegará, todo es

                              que con calma lo esperemos

                              porque calculo estará

                              cinco estadios, más bien menos,

                              distante de aquí. Desde un cerro

                              algo empinado,

                              tal vez al mismo Menipo

                              tras su nariz distinguiéramos.

 

 

                                                            Nicareo

                                                            (Traducción de Ángel Lasso de la Vega)

 

 

No cito este poema de Nicareo ­–quien parece que corto fue de ñatas–, para aludir a mentirosos que –como sucedía con Pinocho–, cada vez que mienten, parece crecerles la nariz: estadísticos que inflan las cifras de elecciones, funcionarios que falsean los índices de empleo, magos que adulteran los picos de inflación. No. Tampoco lo cito para guiñar a falsos testigos, jueces comprados, abogados pancistas, fiscales corruptos, curas fuleros: narigones de marca mayor. No. Tampoco lo cito para infamar a periódicos propagandistas, apoderados de empresa, políticos de balcón, gorrones de la cultura, poetas escaladores: aguileños de miedo. No. Cito este poema para mostrar a los lectores cuán prominente era la nariz de Menipo que –como decía Polo de Medina de la nariguda de Beatriz– primero que él salía de su casa, y tan delante pasaba, que ya pasaba de nariz.

 

 

                              2.

 

                              A una nariz larga

 

                              Aún más que la vista, larga

                              su nariz Lícidas tiene.

                              En vano sonarse Lícidas puede;

                              para llegar hasta ella

                              su brazo es corto, y si viénenle

                              ganas de algún estornudo,

                              es tan lejano y tan tenue

                              para su oído el estruendo

                              que produce, has de creerme,

                              que su oído ni aun lo llega

                              a percibir, y sucede

                              que nadie a decirle acude:

                              ¡Buena nariz! ¡Que aproveche!

 

                                                            Damieno

 

 

¡Cómo así, Damieno, que en vano Lícidas su nariz podía sonarse, pues corto era de brazo para llegar hasta ella! ¡De dónde sacas, zumbón, que si soltaba un estornudo, su oído apenas el estruendo percibía! ¡Y qué es eso de que más larga que la vista, Lícidas, su nariz tenía! Corto de figuras literarias te sabrías, Damieno, si vivieras para ver la narizota que anuncia, mucho antes de que él asome, la llegada de Noreña. Tres narices de Lícidas, Noreña, sostiene en una sola. ¡Y tal vez más! — ¡Buena nariz! ¡Que aproveche!

 

Vea también: La poesía se burla del escritor de oficio – Robinson Quintero Ossa


Noticia Biográfica


Robinson Quintero Ossa es poeta, ensayista y periodista literario. Licenciado en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad Externado de Colombia. Libros de poemas: De viaje (1994), Hay que cantar (1998) y La poesí­a es un viaje (2004). Ediciones Catapulta publicó en 2006 su breve antologí­a de oficios El poeta es quien más tiene que hacer al levantarse, y La Universidad Externado de Colombia, en 2013, en su colección “Un libro por centavos”, la selección de poemas Los dí­as son dioses. Ha publicado libros de investigación literaria y de periodismo literario. Sus obras de ensayo son: “Un panorama de las tres últimas décadas” para el libro Historia de la poesí­a colombiana (2009), junto a Luis Germán Sierra, y Libro de los enemigos (2013) –Beca de Creación en Ensayo, Alcaldí­a de Medellí­n 2012–. Como director de talleres literarios, ha trabajado para la Casa de Poesí­a Silva, las bibliotecas públicas de Comfenalco-Antioquia, el Taller de Letras de la Fundación Jordi e Serra. En la actualidad orienta los talleres de creación literaria La máquina de cantar y compone, junto a Fernando Linero, el grupo musical El poeta canta dos veces.



Articulos relacionados