TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


La palabra no deja dormir: poemas de Alfredo Luna



                                                            *De Testigo infiel (2015).

 

ardida luz sustituye a las palabras

 

como agua amniótica y desobediente

habí­as entrado al arco del amor

pare secar heridas

 

ahora te buscas en la huecura del espejo

pero las palabras arman la ceremonia del incendio

 

como una mariposa vieja y pálida

tu voz llama y mortifica la noche

 

no basta hundir el alma en el aire venenoso

 

dios me enrostra la muerte porque sabe

que nada puedo hacer.

 

                                                            a Sylvia Plath

 

 

 

 

toda latitud es propicia para desorientarnos

 

esta niña de plumas de porcelana y de rocí­o

esta niña de pétalos de escándalo

esta niña sabana de estrellas y crepúsculo

 

esta mujer brisa en los ojos

esta mujer arcoiris espeso de los dí­as

esta mujer caballo de música

 

esta niña

esta mujer

 

es la muerta.

 

                                                            a Delmira Agustini

 

 

 

 

IV

 

abre tus ojos

 

ábrelos para que no entre la ceguera

y que el verso sea un miedo nuevo

como la mariposa anfibia desvanecida

en la tersa lengua de septiembre

 

y recuerda

las palabras que no quiere el mar

cuí­date de ellas

 

cuí­dalas.

 

 

 

 

el territorio del silencio, tan sinuoso y brillante

 

en el sueño de los azahares

en las hojas que se arrastran cuando la brisa

en el ansia sangrienta de los dí­as

y su inexplicable levedad

 

como el niño que busca panes de sol

como un perro acechando

del revés y a contramano de los sonidos

 

en los pliegues del aire

en el goce del mar

y la lenta agoní­a de los algarrobales

te busqué Poesí­a

 

estoy suspendido en el abismo

para que me desgarres Poesí­a

siempre supe que la Belleza es ciega

 

y duele.

 

 

 

 

la palabra no deja dormir

 

Poesí­a

 

estoy listo

implacablemente listo

 

para arder.


Noticia Biográfica


Alfredo Luna nació en San Fernando del Valle de Catamarca (Argentina) en 1953. En 1972 obtuvo el Primer premio del Salón al Aire Libre de Poemas Ilustrados, en su ciudad natal. Algunos textos suyos fueron publicados en Canto de Apertura  (1977) y Los Nuevos (1980), antologí­as de la Sociedad Argentina de Escritores; otros, en revistas literarias, antologí­as de la Argentina y del extranjero y en la web. Es invitado a participar en Encuentros y Festivales Nacionales e Internacionales de Poesí­a.  Ha publicado siete libros de poesí­a.



Articulos relacionados