TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


El halo redondo de la muerte: dos poemas de Ana Blandiana



*A continuación presentamos dos poemas de la autora traducidos al español por Karina Picó Català (Alicante, España, 1995). Estudiante de Traducción e Interpretación en la Universidad de Alicante. Traduce para alimentar el alma, y con un poco de suerte, algún día, también el estómago. Desea compartir con el mundo hispanohablante sus pequeños hallazgos literarios, especialmente los que llegan de la desconocida Europa del Este. Aquí se puede leer una muestra de sus trabajos: https://rumaneando.wordpress.com/

 

 

 

 

Si nos matásemos el uno al otro

 

Si nos matásemos el uno al otro

Mirándonos a los ojos,

Los ojos rodeados de pestañas

Como de una corona de espinas

Que culmina definitivamente

Cada mirada,

Si nos matásemos tras habernos mirado

A los ojos con un amor sin límites,

Conociéndote, te diría:

Muérete,

Muérete, mi amor,

Será maravilloso,

Te tendré a mi lado,

Tú, nacido de la palabra,

Conocerás el sabor de la tierra,

Y descubrirás la belleza de las raíces

Entrelazándose con tus manos,

Con la incomprensible felicidad

De no existir para siempre…

Y acariciándome, me dirías:

Muérete, vida mía,

Mi amada con frente de octubre

Atrapada como en un icono

Por el halo redondo de la muerte

Muérete

Deja tus colores en las flores

Tu larga melena en la senda

Y tus ojos de luz arrójalos al mar

Así sabrás

Dónde buscarlos

Cuando vuelvas…

Si de repente muriésemos juntos

Cada uno asesino y víctima

Salvador y salvado,

Mirándonos infinitamente a los ojos,

Mucho después

de haber perdido la vista…

 

***

 

Dacă ne-am ucide unul pe altul

 

Dacă ne-am ucide unul pe altul

Privindu-ne în ochi,

În ochii noştri în jurul cărora

Genele stau ca o coroană de spini

Care-ncunună definitiv

Orice privire,

Dacă ne-am ucide, după ce ne-am privit

Cu dragoste fără de ţărm în ochi,

Şi, cunoscându-te, ţi-aş spune:

Mori,

Mori, dragul meu,

Va fi atât de bine,

Vei rămâne numai cu mine,

Tu, cel născut din cuvânt,

Vei cunoaşte gust de pământ,

Vei simţi ce frumoase sunt rădăcinile

Împletindu-ţi prin ele mâinile,

Cu nenţeleasa bucurie

De-a nu mai fi pentru vecie…

Şi, mângâindu-mă, mi-ai spune:

Mori, draga mea,

Iubita mea cu frunte de octombrie

Cuprinsă ca-n icoane

De nimb rotund de moarte,

Mori,

Lasă-ţi culorile în flori,

Pletele lungi cărărilor

Şi ochii luciu mărilor,

Să ştii

De unde să le iei,

Când vei veni…

Dac-am muri deodată împreună

Ucigaş fiecare şi victimă,

Salvator şi salvat,

Privindu-ne fără-ncetare-n ochi,

Mult după ce nu vom vedea…

 

 

 

 

Quién de los dos

 

Cuando te vas,

No sé quién de los dos se ha ido,

Cuando extiendo la mano

No sé si me estoy buscando a mí misma,

Cuando te digo  “te quiero”,

No sé si me lo estoy diciendo a mí misma,

Y me da vergüenza.

Tiempo atrás

Te reconocía fácilmente

Eras

Tan esbelto, tan distinguido,

Sabía dónde empezabas tú

Y  dónde terminaba yo,

Encontraba sin esfuerzo

Tus labios, tu cuello,

Tu dulce clavícula,

Tu hombro infantil

Y es que una vez, lo recuerdo bien,

Fuimos dos,

recuerdo cómo nos tomábamos de la mano…

¿Quién de los dos fue derrotado?

¿Quién quedó en pie?

Este cuerpo, ¿es el tuyo

O el mío?

Y a quién…

¿A quién añoro tanto?

Sólo callada,

Con los ojos cerrados y los dientes apretados,

A duras penas

Puedo arrancarte

De mi ser

 

***

 

Cine dintre noi

 

Cînd pleci

Nu ştiu care dintre noi doi a plecat,

Cînd întind mîna

Nu ştiu dacă nu mă caut

Pe mine,

Cand îţi spun: te iubesc,

Nu ştiu dacă nu mie imi spun

Şi mi se face ruşine.

Odinioară

Ştiam cum arăţi,

Erai

Nespus de înalt şi de subţire,

Ştiam de unde-ncepi

Şi unde mă sfîrsesc,

Îţi găseam uşor

Buzele, gîtul,

Clavicula dulce,

Umărul copilăresc.

De mult, îmi amintesc,

Eram doi,

ţin minte cum ne ţineam de mînă…

Cine-a fost înfrînt dintre noi?

Cine-a putut să ramînă?

Singurul trup este al tău

Sau al meu?

Şi mi-e atît de dor

De cine?

Numai tăcînd,

Cu ochii-nchişi, cu dinţii strînşi,

Mai pot să te distrug

Cu greu

În mine.

 

 

 

 

Vea también: Poemas de Ramón Cote.


Noticia Biográfica


Ana Blandiana (pseudónimo de Otilia Valeria Coman; Timisoara, 1942) es probablemente la poetisa más importante de la literatura rumana contemporánea. Con sólo dieciocho años aparece en una revista su primer poema, pero tachado de subversivo, es denunciada a las autoridades. Se le prohibe oficialmente que vuelva a publicar en Rumanía y pierde el derecho a estudiar en la universidad. En 1964 aparece su primer libro de poemas, Persoana întâi plural (Primera persona del plural), que da comienzo a una fértil carrera literaria que llega hasta nuestros días. Destacada opositora al régimen de Ceausescu, concibe al escritor como testigo de su tiempo y a la literatura como forma de resistencia moral. Es autora de catorce libros de poesía, dos volúmenes de relatos fantásticos, nueve ensayos y una novela. Su obra se ha traducido a 24 idiomas; en lengua española encontramos Cosecha de ángeles, Proyectos de pasado y Las cuatro estaciones.



Articulos relacionados