TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


La poesía se burla del escritor de oficio – Robinson Quintero Ossa



En cada envío de La poesía se burla, el poeta colombiano Robinson Quintero Ossa nos muestra un poema —acompañado de una breve reflexión— que alude satíricamente a alguna realidad. En esta ocasión, el poeta se burla del escritor de oficio.

 

                              Nada

 

                              El que escribe para comer,

                              ni come ni escribe.

 

                              Leo toda la prensa. Todavía

                              no he dado con el tema. Ni siquiera

                              una perlita en el filón de afuera,

                              ni una vulgar cuestión de policía.

 

                               Y sin pensarlo –tonta tontería–

                              me dedico a formar una ringlera

                              de letras sin sentido, a la manera

                              de una lección de mecanografía…

 

                              Porque el día, señores, que ha pasado

                              ha sido melancólico y pesado

                              como un día de lluvia en el destierro.

 

                               Y yo he estado vacío y aburrido

                              con ese aburrimiento indefinido

                              del hombre que regresa de un entierro.

 

                                                            Aquiles Nazoa

                                                            (Venezuela 1920 – 1976)

 

 

En las mismas ando yo, finado Aquiles Nazoa, sin tema y sin ganas, escribiendo en esta bruma de domingo eterno una hilada de signos sin sentido y rogando, como rogaba Ezra Pound, oh Dios, oh Venus, oh Mercurio, un oficio “que no sea esta maldita profesión de escribir, donde uno necesita su cerebro todo el tiempo”, y en el que, para más, escasea la inspiración como el papel moneda. En las mismas ando yo, risueño Aquiles Nazoa, escribiendo para comer y nada; de milagro embucho y escribo, sin aire en los bolsillos, dándome de barrigas y sin voluntad para robar el aire del otro. Y para completar, escurriendo culebras, traspapelando recibos y postergando entregas, pues cuesta y recuesta el aire, el agua, el sol, el paisaje, el viento. Solo me falta, para agravar mis afanes y cerrar cuentas en rojo, encontrarme en la calle, en vez de un alma piadosa, en vez de un mecenas contante y sonante –colmo de los colmos, favor de los desfavores–, un colega de letras.


Noticia Biográfica


Robinson Quintero Ossa es poeta, ensayista y periodista literario. Licenciado en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad Externado de Colombia. Libros de poemas: De viaje (1994), Hay que cantar (1998) y La poesí­a es un viaje (2004). Ediciones Catapulta publicó en 2006 su breve antologí­a de oficios El poeta es quien más tiene que hacer al levantarse, y La Universidad Externado de Colombia, en 2013, en su colección “Un libro por centavos”, la selección de poemas Los dí­as son dioses. Ha publicado libros de investigación literaria y de periodismo literario. Sus obras de ensayo son: “Un panorama de las tres últimas décadas” para el libro Historia de la poesí­a colombiana (2009), junto a Luis Germán Sierra, y Libro de los enemigos (2013) –Beca de Creación en Ensayo, Alcaldí­a de Medellí­n 2012–. Como director de talleres literarios, ha trabajado para la Casa de Poesí­a Silva, las bibliotecas públicas de Comfenalco-Antioquia, el Taller de Letras de la Fundación Jordi e Serra. En la actualidad orienta los talleres de creación literaria La máquina de cantar y compone, junto a Fernando Linero, el grupo musical El poeta canta dos veces.



Articulos relacionados