TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Poesía rumana Matei Vișniec



*La siguiente traducción fue hecha por Karina Picó (Alicante, España, 1995). Estudiante de Traducción e Interpretación en la Universidad de Alicante. Traduce para alimentar el alma, y con un poco de suerte, algún dí­a, también el estómago. Desea compartir con el mundo hispanohablante sus pequeños hallazgos literarios, especialmente los que llegan de la desconocida Europa del Este. Aquí­ se puede leer una muestra de sus trabajos: https://rumaneando.wordpress.com/

 

 

 

 

La nave

 

La nave se hundí­a poco a poco decí­amos

y qué más da si se hunde la nave y decí­amos

toda nave se hunde un dí­a

y nos dábamos la mano

a modo de despedida

 

pero la nave se hundí­a tan lentamente

que tras diez dí­as, quienes nos habí­amos

dado la mano volví­amos a mirarnos

avergonzados y decí­amos no pasa nada

la nave se hundirá

tarde o temprano

 

pero la nave se hundí­a tan lentamente

que tras un año aún sentí­amos vergí¼enza

nosotros que nos dimos la mano

y cada dí­a salí­amos uno por uno

medí­amos el agua hmm no queda mucho

para que se hunda se hunde lenta

pero inexorablemente

pero la nave se hundí­a tan lentamente

que tras una vida entera

aún salí­amos uno por uno y mirábamos

al cielo y medí­amos el agua y apretábamos los dientes

y decí­amos esto no es una nave, no

es una…

es una…

 

***

 

Corabia

 

Corabia se scufunda í®ncet noi ziceam

şi ce dacă se scufundă corabia şi mai

ziceam orice corabie se scufundă

í®ntr-o zi ÅŸi ne strí®ngeam mí®inile

ne luam rămas bun

 

dar corabia se scufunda atí®t de í®ncet

í®ncí®t după zece zile noi cei care

ne-am dat mí®inile í®ncă ne priveam

ruşinaţi şi ziceam nu-i nimic asta-i

o corabie care se scufundă mai í®ncet

dar pí®nă la urmă se scufundă iat-o

 

dar corabia se scufunda atí®t de í®ncet

í®ncí®t după un an í®ncă ne era ruÅŸine

nouă celor care ne-am dat mí®inile ÅŸi

í®n fiecare dimineaţă ieÅŸeam unul cí®te unul

măsuram apa hm nu mai e mult se

scufundă í®ncet dar sigur

 

dar corabia se scufunda atí®t de í®ncet

í®ncí®t după o viaţă de om í®ncă

mai ieÅŸeam unul cí®te unul ÅŸi priveam

cerul ÅŸi măsuram apa ÅŸi scrí®ÅŸneam din dinÅ£i

ÅŸi spuneam asta nu e o corabie

asta e o…

asta e o…

 

 

 

 

Aún quedan cinco, seis segundos

 

Como ella se comió mis entrañas

yo también quise comerme las suyas

por eso le dije, quiero verte desnuda, ponte delante de mí­

los zapatos al suelo, el velo de novia al suelo

 

sin zapatos y sin velo ella se hizo

incandescente, mis ansias de venganza se disiparon

de golpe

en un segundo volví­ a ser yo mismo

cobarde, pequeño, impotente, camaleónico

 

olvidé de golpe todas las humillaciones del pasado

olvidé de golpe los veinte años de compromiso

todas sus maniobras de mojigata

nuestro refugio de amantes,

las ausencias dolorosas,

las cartas que nunca llegaron

 

venga, que no es para tanto, le dije

aún quedan cinco, seis segundos para que

acabe el poema

venga, dame un beso

 

***

 

Mai sunt cinci, șase secunde

 

AÅŸa cum í®mi mí¢ncase ea ficaÅ£ii,

aÅŸa voiam să-i măní¢nc ÅŸi eu ficaÅ£ii

de aceea i-am spus, vreau să te văd goală í®n faÅ£a mea

jos pantofii, jos voalul de mireasă

 

fără pantofi şi fără voal

ea deveni incandescentă,

dorinţa mea de răzbunare se topi

brusc

í®ntr-o secundă m-am simÅ£it redevenit eu í®nsumi

fricos, mic, neputincios, cameleon

 

am uitat brusc toate umilinţele trecutului

am uitat brusc cei douăzeci de ani de logodnă

toate manevrele ei de mironosiţă

başca amanţii, absenţele chinuitoare, scrisorile lipsă

 

hai că nu-i aşa grav, i-am spus

mai sunt cinci, ÅŸase secunde pí¢nă la sfí¢rÅŸitul poemului

hai sărută-mă

 

 

 

 

Conversaciones con el perro de la ciudad

 

Por las calles de la ciudad el perro de la ciudad

me ladra ligeramente

por qué me ladras, le pregunto

estoy solo, contesta

y me invade el miedo

 

vámonos de cervezas

le propongo

él se rí­e, ¿estás loco?

¿qué va a decir la ciudad si te vas de cervezas

con el perro de la ciudad?

 

encolerizado, estallo: me importa un bledo

para que te enteres, me importa un bledo tu ciudad

la detesto, la odio, por mí­ que explote

 

por qué me gritas, me pregunta

el perro de la ciudad, a punto de llorar

¿por qué me gritas de ese modo?

 

estoy solo, le digo

y me invade el miedo

 

***

 

Convorbiri cu cí¢inele oraÈ™ului

 

Pe străzile oraÅŸului cí®inele oraÅŸului

mă latră í®ncet,

de ce latri la mine, í®l í®ntreb

sí®nt singur, í®mi răspunde

şi mă cuprinde frica

 

să mergem să bem o bere

í®i răspund

el rí®de, í®mi spune, eÅŸti nebun?

ce-o să zică oraÅŸul cí®nd ai să bei bere

cu cí®inele oraÅŸului?

 

eu mă í®nfurii ÅŸi strig: nu-mi pasă,

aşa să ştii, nu-mi pasă de oraşul tău,

í®l detest, í®l urăsc, sí®nt gata să-l arunc

í®n aer

 

de ce strigi la mine, mă í®ntreabă

cí®inele oraÅŸului aproape plí®ngí®nd,

de ce strigi aÅŸa de urí®t la mine?

 

sí®nt singur, í®i răspund

şi mă cuprinde frica

 

 

 

 

Cada noche, ella

 

Cada noche, ella

tras verme feliz, consumido, rendido

dormido como un tronco en el séptimo cielo

huye a casa de sus amantes

 

feliz, consumido, rendido como estoy

dormido como un tronco en el séptimo cielo como estoy

noto cómo se desliza fuera de mi corazón

cómo retira con delicadeza

los dedos

de entre mis dedos entrelazados con sus dedos

cómo se va de mi lado dejándome como única ropa

de cama

sus alas protectoras

 

feliz, consumido, rendido

dormido como un tronco en el séptimo cielo como estoy

noto cómo flota por la habitación

noto cómo abre el armario cómo se pone

una falda corta para sus amantes, cómo se perfuma

con un perfume suave para sus amantes

 

al salir la puerta suspira

el umbral se encoge bajo sus pasos

desnudos

atravesar el jardí­n le toma una eternidad

porque a su paso

aparta la hierba

brizna por brizna

 

y así­ sale ella noche tras noche

y se dirige a casa de sus amantes

ni el gato maulla ni el perro ladra

 

sólo un búho abre los ojos una sola vez

lo entiende todo y se vuelve a dormir

 

***

 

íŽn fiecare noapte

 

íŽn fiecare noapte, ea

după ce mă vede fericit, topit, terminat

adormit buÅŸtean í®n al nouălea cer

fuge la amanţii ei

 

fericit, topit, terminat cum sunt

adormit buÅŸtean í®n al nouălea cer cum sunt

eu o simt cum se strecoară afară din inima mea

cum í®ÅŸi extrage cu delicateÅ£e

degetele

dintre degetele mele í®ncleÅŸtate peste degetele ei

cum se desprinde de mine lăsí¢ndu-mi doar ca aÅŸternut

aripa ei protectoare

 

fericit, topit, terminat cum sunt

adormit buÅŸtean í®n al nouălea cer cum sunt

eu o simt plutind prin í®ncăpere

o simt cum se duce la dulap cum í®ÅŸi pune

rochia decoltată pentru amanţi, cum se parfumează

cu parfumul suav pentru amanţi

cum í®ÅŸi pune cerceii, mărgelele de argint pentru amanÅ£i

 

cí¢nd iese uÅŸa suspină

pragul se chirceÅŸte sub pasul ei gol

traversarea grădinii í®i ia o eternitate

pentru că ea cí¢nd í®naintează prin spaÅ£iu dă la o parte

iarba fir cu fir

 

aÅŸa iese ea noapte de noapte

şi se duce la amanţii ei

nici pisica nu o miaună nici cí¢inele nu o mí¢rí¢ie

 

numai bufniţa deschide ochii o singură dată

íŽnÅ£elege totul ÅŸi se culcă la loc

 

 

 

 

Miré en mis bolsillos

 

Miré en mis bolsillos: nada

miré a mi alrededor, abrí­ bien las manos:

nada

pensé profundamente, me concentré

con los ojos cerrados: nada

 

corrí­ a casa y abrí­

los armarios y los cajones

rebusqué entre mis papeles y

abrí­ todos los libros por la misma

página: nada

 

golpeé con el puño la pared blanca

y una por una todas las paredes de la ciudad

se derrumbaron como las cartas de una baraja

pasé entre los cuerpos aplastados

los miré a los ojos:

nada

 

***

 

M-am uitat í®n buzunarele mele

 

M-am uitat í®n buzunarele mele: nimic

m-am uitat í®n jur am desfăcut larg palmele:

nimic

m-am gí¢ndit mai adí¢nc, m-am concentrat

cu ochii í®nchiÅŸi: nimic

 

am alergat acasă şi mi-am deschis

dulapurile ÅŸi sertarele

am răscolit prin hí¢rtiile mele ÅŸi

toate cărţile mi le-am deschis la aceeaşi

pagină: nimic

 

am izbit cu pumnul í®n peretele alb

ÅŸi rí¢nd pe rí¢nd toÅ£i pereÅ£ii oraÅŸului

s-au prăbuşit ca nişte cărţi de joc

am trecut preintre trupurile strivite

am privit í®n ochii lor:

nimic

 

 

 

 

Milagros en la estación de la ciudad

 

No hay nada más hermoso

que pasearse en otoño por una gran

estación

los viajantes esperan tranquilamente junto a sus maletas

el sabio, apenado, los observa con un catalejo

 

los hombres escondidos en las salas de espera

cuentan con calma los cigarrillos de su tabaquera

todos los trenes llegan y se marchan a la una

todos los relojes juntos pesan

30 kilogramos

 

me siento en una mesa del restaurante de la estación

y pido una manzana cortada en rodajas finas

en el altavoz del andén alguien recita

el último fragmento de Mahabharata

un viajante solitario me pide permiso

para sentarse conmigo a la mesa

lo miro un instante y digo con hastí­o

no

 

*** 

 

íŽntí¢mplări í®n gara oraÅŸului

 

Nimic nu e mai frumos

decí¢t să te plimbi toamna printr-o gară

í®naltă

călătorii stau liniştiţi pe valizele lor

í®nÅ£eleptul í®i priveÅŸte cu milă printr-un ochean

 

bărbaÅ£ii ascunÅŸi í®n sălile de aÅŸteptare

í®ÅŸi numără pe furiÅŸ Å£igările din tabachere

toate trenurile vin şi pleacă la ora unu

toate ceasurile cí¢ntăresc í®mpreună

30 de kilograme

 

eu mă aÅŸez la o masă í®n restaurantul gării

ÅŸi cer un măr tăiat í®n felii subÅ£iri

la difuzorul peronului cineva recită

ultima parte din Mahabharata

un călător singuratic í®mi cere permisiunea

de a se aÅŸeza la masa mea

eu í®l privesc o vreme ÅŸi spun plictisit

un


Noticia Biográfica


Matei ViÈ™niec Nació en RădăuÈ›i, Rumaní­a, 1956. Poeta, dramaturgo y periodista rumano nacionalizado francés. Estudia filosofí­a e historia en la Universidad de Bucarest bajo el régimen de Ceausescu y se convierte en miembro activo de la llamada generación de los ochenta, que cambiará radicalmente el paisaje poético y literario de la época. Cree en la resistencia cultural y en la capacidad de la literatura para demoler el totalitarismo. Ví­ctima de la censura en su paí­s, se exilia en Parí­s donde vive y escribe teatro desde 1987. Sus piezas han sido representadas en más de treinta paí­ses, tan diversos como los Estados Unidos, Japón, Polonia o Irán. Dentro del mundo hispano, se ha tenido acceso a su obra gracias a la traducción de El hermoso viaje de los osos panda, contado por un saxofonista que tení­a una amante en Frankfurt y La palabra progresa en boca de mi madre sonaba tremendamente falsa (2013). 



Articulos relacionados