TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Julio Fabián Salvador, tres poemas



Stephen Hawking divaga desde

su estado cuasi-máquina

 

Un agujero negro no es tan negro

puedo decirlo con el movimiento

de mis corneas, puedo asegurarlo

con el aire, con esa voz robótica

a la que me sujeto dí­a y noche.

 

¿Pero a quién reclamar por mis angustias?

porque a mí­ ya no me preguntan nada

sólo me miran ya como una máquina.

El cálculo se ha hecho una rutina,

a veces dedicarme a otras cosas

añoro, caminar por las veredas,

abrir ventanas altas una a una

y también dedicarme a lo doméstico,

porque extraño lavar mis calzoncillos.

 

Un agujero negro no es tan negro,

no necesito más mover mi cuerpo,

realidad está presente aquí­

mientras el hombre mira lo espacial

y yo apenas, estático, deseo

tocar tierra, una diametral sonrisa,

porque tal vez me mueva por milagro

y si preguntan yo responderé:

nadie es feliz sino se burla de uno

mismo, y esto lo sabe el universo.

 

Un agujero negro no es tan negro,

sobre el big ban yo sé, no lo inventé

y si dudan pregúntenselo a Dios.

Porque a estas alturas de la vida

comprendo que no existen dimensiones,

ni inicio, ni final. En tanto creo

que sólo mi sombra es realidad,

que toda forma es sensatez, también

que ahora estoy muriéndome de risa.

 

 

 

 

Kirsten Dunst trata de escribir a la manera de Carl Sagan

 

 

Seguidamente me pregunto si estamos solos en el universo,

pienso en un contacto sensorial

con el hombre y hasta con la araña.

Solitario es un edificio,

solitaria es una maquina sin fotos.

En el cosmos siempre hay soledad y noche,

ponerse a pensar es correcto, dudar es correcto,

porque la noche atrae a los vampiros.

Es cierto, las mejores fiestas tragan a las noches.

A veces me dicen: ha llegado tu noche.

Tiemblo. Recuerdo a la chica pálida que saltaba

y miraba con urgencia.

A veces me susurran: Las mujeres hermosas no duran.

Y me quedo callada como si estuviera durmiendo

en una pelí­cula.

Me han dicho que mi conducta es afectada

por el movimiento de planetas,

entonces pregunto

si es Jupiter o Venus

el culpable de mis arranques emocionales,

entonces calculo

la fuerza para arrancar el brillo del metal más próximo,

tal vez el humo enredado en mis pulmones,

o la profundidad de la hierba.

Para mí­ el infinito es el borde de una hoja,

la carretera serpenteada de ciudades provincianas,

la distancia de mis ojos hacia Andrómeda,

el perí­metro de un claro peregrinaje a costas hundidas.

A veces, solo a veces, respondo tí­midamente:

estar sola en el universo es tanto

como la tristeza de uno mismo.

 

 

 

 

Hacienda en el paraí­so

 

Yo de niño soñaba con una princesa,

una princesa que  salí­a de los cañaverales,

una princesa tropical que bailaba con el viento.

Habí­a noches que no dormí­a

pensando que ella, al fin, vendrí­a desde el sol

y  me  guiarí­a a la iglesia entre el aguacero.

Yo soñaba con una hacienda en el Paraí­so y

con el amor corriendo sobre el rí­o.

Uno de niño piensa que el tiempo

es más que el infinito.

Aún sueño con ella, con su nombre fuerte,

escrito desde un valle,

Iniciando el alfabeto.

Yo de niño soñaba con una princesa

tomándome las manos,

limpiando mi alma, rescatándome de la tristeza.


Noticia Biográfica


Julio Fabián Salvador es magister en Escritura Creativa por la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado el libro de poesí­a “Eigen” en el aí±o 2000. En el 2005 publicó su segundo libro “Zumbante Nervio” y el 2007 salió publicado su tercer libro “El silencio de la máquina”. Ha obtenido diversas distinciones en creación Poética en el Perú. En octubre del 2008, obtuvo el segundo lugar del premio internacional de poesí­a Citta di Sassari, Italia.  En Junio de 2012 recibió el Premio Nacional de poesia FELIZH 2012, por su libro: DARKNESS. Ha Publicado, en coautorí­a con Carlos Germán Belli y Marco Martos, el libro: SEXTINAS, LA MATEMíTICA DE LA POESíA (julio del 2015). En Junio del 2015 se publicó su libro de poesí­a: PARED DEL SOL.

Asimismo ha publicado varios cuentos en revistas. Se ha desempeí±ado como profesor de la Maestrí­a en Escritura Creativa en la universidad Nacional Mayor de San Marcos.

También es Magister en Fí­sica, Profesor Asociado de la Facultad de Ciencias Fí­sicas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima e Investigador en Fí­sica aplicada al patrimonio cultural.



Articulos relacionados