TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Ví­ctor Rodrí­guez Núñez, poeta cubano



Zhuozheng Yuan

 

la gota en el estanque

al caer al reunirse

                                con sus predecesoras

hace un ruido pequeño

 

es la única forma con sentido

sin embargo detrás de la amplia seda

y las dos sillas de remos abiertos

junto al armario rojo

 

                                     canta el gallo

y en la casa de enfrente amuelan un puñal

la forma irrepetible

 

                                   el alba como un haz

ante el estruendo de la luz que cruza

en la porcelana se inquieta el té

 

 

 

 

Bangor

 

hay un árbol sin nombre en la ventana

un mar que no es el mismo

                                                 y se pierde de vista

para dejar su memoria rocosa

 

donde termina el campo razonado

las ovejas plantadas en delirio

hay una hambrienta luz

                                          que se entromete en todo

 

pero no pide nada cuando cruza el cristal

quebrado por un pájaro que sacude el sueño

consonante el reloj

 

picotea los extrañados frutos

el horizonte se apuntala con

                                                   la visión redimida

 

 

 

 

Tahití­

 

yo vi un árbol azul y lo pinté

también una indí­gena con las caderas rojas

y un celaje amarillo cayéndose en pedazos

la realidad como leche de coco

 

bebida en una noche sin estrellas

son colores primarios

                                        no hay nada que temer

menos falsos que el oro

 

y todo lo colgado en la estación de Orsay

mi tumba es de verdad

                                         laja enmohecida

 

entre vanidades resplandecientes

en mi estilete la oreja de Van Gogh

en mi alma la sí­filis

 

 

 

 

Estambul

 

como estela en el Bósforo

donde lo pierden todo las gaviotas

como té de granada

que no se bebe a golpes sino apenas

 

en este vértice del infinito

la oración huele a pies

oras porque sabes lo que te aguarda

sin la fiel odalisca

 

los rayos del muecí­n y ella rompe a llorar

su mirada encrespada por el viento

es la única imagen

 

al demonio los gatos amaestrados

el arte de vender azafrán iraní­

la rima como puente

 

 

 

 

Caellobryth

 

crecida de la savia

que no angustia a los árboles

anega el costado

                              amusga el aliento

 

el verano descuelga su nivel

se pone a hilar calizas

                                       en la alta noche pájaros

y gorjeos en la alta madrugada

 

el campo sus tercetos

                                       una playa en la gloria

donde titilan x

 

esa algodonada incomodidad

esta calma polí­tica

el silencio ya empieza a enronquecer

 

 

 

 

Soria

 

la luz baja la voz

en el cielo de Soria la cigí¼eña

poda del viejo olmo

unas pocas palabras retoñadas

 

pero una niña baila un son cubano

sobre la vieja tumba de otra niña

y nadie ha contradicho a los gladiolos

en las bancas en y

 

el extranjero se corta las uñas

hasta merma la tos del jubilado

y se desborda el plato de la fuente

 

donde beben tres querubes nalgones

aprovecha la sombra

y se pone a gritar

 

 

 

 

Monasterio de San Naum

 

el sol se hunde

                           el monje no lo puede creer

porque se ilumina con la escritura

reflejada en la roca

 

¿quién podrí­a borrar este paisaje?

no se comparte el sol

                                       la experiencia de dios

inscribe el policí­a

 

abstraí­do en la caza de mosquitos

la fuente del rí­o negro

                                        fósiles y turistas

 

con un olor a monje

paisaje que los muertos no se pierden

mi amor está donde se pone el sol

 

 

 

 

Anglesey

                                                            para Alan Holmes

 

imposible no ser

                              la oveja trasquilada

que se estremece al sol

los paneles de cristal enmarcado

 

donde una abeja lucha

reconoce la cera de otro tiempo

los caminos del mar

que los granjeros han ido cerrando

 

con sus flores de azufre

la belleza odorante

                                  a celeste boñiga

 

la montaña y la nube

enmarañadas en este alambrón

y sus catorce púas oxidadas

 

 

 

 

Bucaramanga

 

una casa enhebrada en la pobreza

costurero de zinc

la calle peatonal

                              con sus cadáveres

 

el amor por el piso

las únicas camisas colgando en la pared

don Luis blande un revolver

                                                  su inocencia

 

después del baño atónito

la sopa de tendones

                                    el chocolate amargo

 

que se tuesta al trino de la calandria

una vida que no discurre por

la aguja de tus ojos

 

 

 

 

Vilnius

 

en la sala de espera

                                   sin salida

aeropuerto decanato hospital

todo llegará nunca

 

como jutí­a en un pinar del báltico

royendo el alma de un melocotón

como puntista del Central FNTA

en una estrella de ámbar

 

descartada la muerte derechista

y su doble la gloria

una vida perdida en optimismo

 

la espera de la espera

                                       la esperanza

o la ilusión de estar en todas partes


Noticia Biográfica


Ví­ctor Rodrí­guez Núí±ez (La Habana, Cuba, 1955) es poeta, periodista, crí­tico y catedrático. Ha publicado trece libros de poemas, casi todos premiados, siendo los más recientes deshielos (2012) y desde un granero rojo (2013). Se han editado varias antologí­as de su obra en siete paí­ses de lengua espaí±ola, así­ como en alemán, francés, inglés, italiano, macedonio, serbio y sueco. Durante la década de 1980 fue jefe de redacción de la revista cultural cubana, El Caimán Barbudo. Una selección de sus entrevistas con poetas hispanos se encuentra en La poesí­a sirve para todo (2008). Compiló tres antologí­as que definieron a su generación, y recientemente, La poesí­a del siglo XX en Cuba (2011). Ha traducido poesí­a tanto del inglés al espaí±ol (Strand, Kinsella) como del espaí±ol al inglés (Gelman, Pacheco). Doctor en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Texas en Austin, es catedrático de esa especialidad en Kenyon College, Estados Unidos.



Articulos relacionados