TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


W. H. Auden (Primera entrega)



Otro páramo se complace en presentarles una muestra de los poemas más representativos de W. H. Auden. Esta es la primera parte.

 

                                                            *La traducción es de Juan Afanador y Santiago Ospina.

 

 

 

 

Cuando caminaba una tarde

 

Cuando caminaba una tarde,

caminando por la Calle Bristol,

las masas sobre el pavimento

eran campos de cosechas de trigo.

 

Y junto al río

a un amante cantar oí

bajo un arco del ferrocarril:

“El amor no tiene fin.

 

Te amaré, querida, te amaré

hasta que China y África se vean

y el río salte sobre la montaña

y el salmón cante sobre la acera,

 

te amaré hasta que doblen el océano

y lo tiendan para deshumedecerlo

y las sietes estrellas den graznidos

como gansos por el cielo.

 

Los años han de correr como conejos,

pues mis brazos ya sujetan

la Flor de las Edades

y el primer amor del planeta.”

 

Pero todos los relojes en la ciudad

empezaron a zumbar y repicar:

“Oh, no te dejes engañar por el Tiempo,

al tiempo no lo puedes conquistar.

 

En las madrigueras de la Pesadilla

donde la Justicia desnuda está

el tiempo vigila desde la sombra

y tose cuando un beso vas a dar.

 

En jaquecas y congojas

la vida, vagamente, se te escapa

y el Tiempo tendrá su capricho

o bien hoy o bien mañana.

 

Dentro de un gran verde valle

se amontona la nieve espeluznante;

el Tiempo quiebra las danzas enhebradas

y del buzo la reverencia brillante.

 

Oh, sepulta tus manos en agua,

hasta las muñecas sepúltalas;

mira, mira el cuenco

y las cosas que has perdido pregúntalas.

 

El glaciar golpea en el armario,

el desierto suspira en el lecho,

y la grieta en la taza de té abre

un carril a la tierra de los muertos.

 

Donde los mendigos rifan billetes de banco

y el Gigante a Jack* encanta

y el Niño Blanco-lirio** es un Gritón

y Jill descansa en su espalda.

 

Oh, mira, mira en el espejo,

Oh, mira en tu afligir:

la vida aún es una bendición

aunque tú no puedas bendecir.

 

Oh, párate, párate junto a la ventana

mientras que las lágrimas comienzan y llega su dolor;

haz de amar a tu vecino torcido

con tu torcido corazón.”

 

Ya era tarde, tarde en el crepúsculo,

los amantes, ellos ya se había ido;

los relojes habían cesado su repique

y corriendo siguió el río.

 

***

 

As I Walked Out One Evening

 

As I walked out one evening,

Walking down Bristol Street,

The crowds upon the pavement

Were fields of harvest wheat.

 

And down by the brimming river

I heard a lover sing

Under an arch of the railway:

‘Love has no ending.

 

‘I’ll love you, dear, I’ll love you

Till China and Africa meet,

And the river jumps over the mountain

And the salmon sing in the street,

 

‘I’ll love you till the ocean

Is folded and hung up to dry

And the seven stars go squawking

Like geese about the sky.

 

‘The years shall run like rabbits,

For in my arms I hold

The Flower of the Ages,

And the first love of the world.

 

But all the clocks in the city

Began to whirr and chime:

‘O let not Time deceive you,

You cannot conquer Time.

 

‘In the burrows of the Nightmare

Where Justice naked is,

Time watches from the shadow

And coughs when you would kiss.

 

‘In headaches and in worry

Vaguely life leaks away,

And Time will have his fancy

To-morrow or to-day.

 

‘Into many a green valley

Drifts the appalling snow;

Time breaks the threaded dances

And the diver’s brilliant bow.

 

‘O plunge your hands in water,

Plunge them in up to the wrist;

Stare, stare in the basin

And wonder what you’ve missed.

 

‘The glacier knocks in the cupboard,

The desert sighs in the bed,

And the crack in the tea-cup opens

A lane to the land of the dead.

 

‘Where the beggars raffle the banknotes

And the Giant is enchanting to Jack,

And the Lily-white Boy is a Roarer,

And Jill goes down on her back.

 

‘O look, look in the mirror,

O look in your distress:

Life remains a blessing

Although you cannot bless.

 

‘O stand, stand at the window

As the tears scald and start;

You shall love your crooked neighbour

With your crooked heart.’

 

It was late, late in the evening,

The lovers they were gone;

The clocks had ceased their chiming,

And the deep river ran on.

 

 

 

 

Agosto 1968

 

Lo que los ogros pueden el Ogro lo hace,

hazañas para el hombre inalcanzables,

pero un premio está más allá de su alcance,

el Ogro no puede dominar el Lenguaje:

sobre una planicie subyugada,

entre sus personas desesperadas y asesinadas,

el Ogro acecha con las manos en las caderas

mientras que de sus labios brotan torpezas.

 

***

 

August 1968

 

The Ogre does what ogres can,

Deeds quite impossible for Man,

But one prize is beyond his reach,

The Ogre cannot master Speech:

About a subjugated plain,

Among its desperate and slain,

The Ogre stalks with hands on hips,

While drivel gushes from his lips.

 

 

 

 

El ciudadano desconocido

 

                                                                  (Para JS/07 M 378

                                                                  Este monumento de mármol

                                                                  lo erige el Estado)

 

Él fue, la Oficina de Estadística logró descubrir,

alguien contra el cual queja oficial no hubo

y todos los reportes de su conducta pueden decir

que fue un santo, en el sentido moderno de un anticuado mundo,

pues sirvió a la Gran Comunidad en todo lo que pudo hacer.

A excepción de la Guerra y hasta el día que se retiró

trabajo en una fábrica y nadie lo despidió,

pero a sus empleadores, Fudge Motor Inc., los pudo satisfacer.

Mas no era un rompehuelgas o de opiniones extrañas,

pues su Sindicato reporta que sus cuentas pagaba,

(nuestro reporte sobre su Sindicato muestra que estaba bien fundado)

y nuestros empleados de Psicología Social mostraron

que era popular entre sus colegas y se tomaba unos tragos.

La Prensa está convencida de que compraba un periódico diariamente

y que sus reacciones frente a los anuncios eran en todo sentido corrientes.

Las pólizas hechas a su nombre prueban que contra todo estaba asegurado

y su carné de salud muestra que fue una vez al hospital y salió de allí curado.

Tanto Producers Research como High-End Living sostuvieron

que era completamente consciente d las ventajas de los planes de financiamiento

y tenía todo lo necesario del Hombre Moderno,

un fonógrafo, una radio, una frigidire*** y un carro.

Nuestros investigadores de la Opinión Pública están complacidos

con que tuviera las opiniones adecuadas para el momento del año;

cuando había paz, él iba por la paz; cuando había guerra, a ella hubo asistido

Estaba casado y añadió cinco niños a la población,

lo que nuestro Eugenista dice que era el número correcto para un padre de esa generación.

Y nuestros maestros reportan que nunca interfirió con su educación.

¿Era libre? ¿Era feliz? Esa pregunta es irracional:

ciertamente lo hubiéramos escuchado si algo hubiera ido mal.

 

***

 

The Unknown Citizen

 

                                                                  (To JS/07 M 378

                                                                  This Marble Monument

                                                                  Is Erected by the State)

 

He was found by the Bureau of Statistics to be

One against whom there was no official complaint,

And all the reports on his conduct agree

That, in the modern sense of an old-fashioned word, he was a saint,

For in everything he did he served the Greater Community.

Except for the War till the day he retired

He worked in a factory and never got fired,

But satisfied his employers, Fudge Motors Inc.

Yet he wasn’t a scab or odd in his views,

For his Union reports that he paid his dues,

(Our report on his Union shows it was sound)

And our Social Psychology workers found

That he was popular with his mates and liked a drink.

The Press are convinced that he bought a paper every day

And that his reactions to advertisements were normal in every way.

Policies taken out in his name prove that he was fully insured,

And his Health-card shows he was once in hospital but left it cured.

Both Producers Research and High-Grade Living declare

He was fully sensible to the advantages of the Instalment Plan

And had everything necessary to the Modern Man,

A phonograph, a radio, a car and a frigidaire.

Our researchers into Public Opinion are content

That he held the proper opinions for the time of year;

When there was peace, he was for peace: when there was war, he went.

He was married and added five children to the population,

Which our Eugenist says was the right number for a parent of his generation.

And our teachers report that he never interfered with their education.

Was he free? Was he happy? The question is absurd:

Had anything been wrong, we should certainly have heard.

 

 

 

*Jack and Jill es una tradicional canción de guardería. Su letra cuenta la historia de cuando Jack se cayó y se hizo una herida en la cabeza. Jill se burló de su hermano y la madre la reprendió.

 

** Green Grow the Rushes, O es una canción popular del mundo angloparlante. Como generalmente se canta a manera de villancico, el verso “Two, two, the lily-white boys” de la canción tiene connotaciones religiosas. Unos piensan que se trata de Elías y Moisés y otros que se trata de Adán y Eva.

 

*** Es una marca de refrigeradores eléctricos.


Noticia Biográfica


W. H. Auden (21 de febrero de 1907, York, Inglaterra) es considerado por algunos como el mayor poeta inglés del siglo XX. Otros, como Joseph Brodsky (ganador del premio Nobel de literatura en 1987), lo consideran “la mente más grande del siglo XX”. Como testigo de dos guerras mundiales, revoluciones y otras catástrofes, la poesía de Auden está cargada de un profundo sentimiento político, ético, social y psicológico. Publicó su primer libro de poemas en 1930 con la ayuda de T. S. Eliot y ganó el premio Pulitzer en 1948 por The Age of Anxiety. Estilísticamente Auden es conocido por ser un poeta muy versátil: usa tanto versos cortos como versos largos; toma prestado el conocimiento científico; incorpora el habla popular a su escritura y recibe influencias del marxismo (en su etapa de juventud) y de la religión (en su etapa de madurez). Auden murió en Vienna en 1973.



Articulos relacionados