TEXTOS

Anterior
Volver al inicio
Siguiente


Nueve poemas de Emily Dickinson



Presentamos una traducción original que Juan Afanador y Santiago Ospina Celis hacen de nueve poemas de Emily Dickinson. Nacida en 1830, la poeta de Amherst vivió durante una época de contrastes sociales: por un lado, fue educada (al igual que muchos de sus compatriotas) según estrictos preceptos calvinistas dentro de una sociedad religiosa regida por un puritanismo conservador; por otro lado, el mundo estaba sufriendo una serie de eventos que cuestionaban esa misma fe cristiana: la revolución científica propiciada por el evolucionismo de Darwin, el impacto devastador de la Guerra Civil norteamericana y el trascendentalismo de Emerson, entre otros. Los críticos concuerdan en que Emily Dickinson no fue ajena a esos eventos, por lo que su fe religiosa, expresada a lo largo de sus poemas, tiende a caracterizar ese cuestionamiento de una subjetividad ubicada entre la religión y la incertidumbre. Los poemas que se muestran a continuación reúnen unas profundas inquietudes por el misterio de la muerte y los signos divinos que hay ocultos en la naturaleza.

 

 

 

308

 

Envío Dos Atardeceres –

El Día y yo – hicimos una competencia:

yo terminé Dos – y varias Estrellas –

mientras que Él hizo Uno.

El suyo era más amplio – pero

como yo le decía a un amiga –

el mío – es el más conveniente

de Llevar en la Mano –

 

***

 

I send Two Sunsets –

Day and I – in competition ran –

I finished Two – and several Stars –

While He – was making One –

His own was ampler – but as I

Was saying to a friend –

Mine – is the more convenient

To Carry in the Hand –

 

 

 

335

No es que Morir nos duela tanto –

es que Vivir – nos duele más.

Pero morir – es otra forma:

una Especie de algo tras la Puerta –

 

La Costumbre Sureña – del Ave –

quien antes de que lleguen las Heladas

acoge una mejor Latitud –

Somos las Aves que se quedan.

 

Las Trémulas rodeamos las puertas de los Granjeros –

cuya Migaja reluctante –

solicitamos – hasta que piadosas Nieves

persuaden nuestras Plumas de ir a Casa.

 

***

 

‘Tis not that Dying hurts us so –

‘Tis Living – hurts us more –

But Dying – is a different way –

A Kind behind the Door –

 

The Southern Custom – of the Bird –

That ere the Frosts are due –

Accepts a better Latitude –

We – are the Birds – that stay.

 

The Shriverers round Farmers’ doors –

For whose reluctant Crumb –

We stipulate – till pitying Snows

Persuade our Feathers Home.

 

 

1302

 

Creo que la Raíz del Viento es el Agua –

no sonaría tan profundo

de ser una Obra del Firmamento –

Los Aires no guardan Océanos –

sino entonaciones mediterráneas –

para el Oído de una Corriente

hay una convicción marítima

en la Atmósfera –

 

***

 

I think that the Root of the Wind is Water –

It would not sound so deep

Were it a Firmamental Product –

Airs no Oceans keep –

Mediterranean intonations –

To a Current’s Ear –

There is a maritime conviction

In the Atmosphere –

 

 

 

1173

 

El Relámpago es un Tenedor amarillo

de Mesas en el cielo

tumbado por dedos desatentos.

Los horrendos Cubiertos

 

de mansiones no del todo develadas

y no del todo ocultas

el Mecanismo de la Oscuridad

a la ignorancia revelaron.

 

***

 

The Lightning is a yellow Fork

From Tables in the sky

By inadvertent fingers dropt

The awful Cutlery

 

Of mansions never quite disclosed

And never quite concealed

The Apparatus of the Dark

To ignorance revealed.

 

 

 

1127

 

Suave como la masacre de los Soles

asesinados por los Sables de la Tarde.

 

***

 

Soft as the massacre of Suns

By Evening’s Sabres slain

 

 

 

976

 

La Muerte es un Diálogo entre

el Espíritu y el Polvo.

“Disuélvete” dice la Muerte – El Espíritu: “Señor,

tengo otro Encargo” –

 

La muerte lo duda – Alega desde el Suelo –

El Espíritu se aleja

dejando únicamente como evidencia

un Abrigo de Arcilla.

 

***

 

Death is a Dialogue between

The Spirit and the Dust.

“Dissolve” says Death – The Spirit “Sir

I have another Trust” –

 

Death doubts it – Argues from the Ground –

The Spirit turns away

Just laying off for evidence

An Overcoat of Clay.

 

 

 

650

 

El dolor tiene un Elemento de Vacío:

no puede recordar

cuándo empezó – o si había

un tiempo en el que no existió –

 

No tiene Futuro – salvo sí mismo –

Su ámbito Infinito contiene

su Pasado – iluminado para percibir

nuevos Períodos – de Dolor.

 

***

 

Pain – has an Element of Blank –

It cannot recollect

When it begun – or if there were

A time when it was not –

 

It has no Future – but itself –

Its Infinite realms contain

Its Past – enlightened to perceive

New Periods – of Pain.

 

 

 

816

 

Un golpe Mortal es un golpe de Vida para Algunos

que no estuvieron vivos sino hasta morir,

que de haber vivido hubieran muerto

pero que al morir, Vivieron.

 

***

 

A Death blow is a Life blow to Some

Who till they died, did not alive become –

Who had they lived, had died but when

They died, Vitality begun.

 

 

 

695

 

Como si el Mar se abriera

y mostrara otro Mar –

y ese –otro más– y los Tres

solo fueran una conjetura –

 

de Períodos de Mares

no visitados por costa alguna –

Ellos mismos el Borde de otros Mares por venir –

La eternidad – es todos Ellos.

 

***

 

As if the Sea should part

And show a further Sea –

And that – a further – and the Three

But a presumption be –

 

Of Periods of Seas –

Unvisited of Shores –

Themselves the Verge of Seas to be –

Eternity – is Those –


Noticia Biográfica


Nacida en 1830, la poeta de Amherst vivió durante una época de contrastes sociales: por un lado, fue educada (al igual que muchos de sus compatriotas) según estrictos preceptos calvinistas dentro de una sociedad religiosa regida por un puritanismo conservador; por otro lado, el mundo estaba sufriendo una serie de eventos que cuestionaban esa misma fe cristiana: la revolución científica propiciada por el evolucionismo de Darwin, el impacto devastador de la Guerra Civil norteamericana y el trascendentalismo de Emerson, entre otros. Los críticos concuerdan en que Emily Dickinson no fue ajena a esos eventos, por lo que su fe religiosa, expresada a lo largo de sus poemas, tiende a caracterizar ese cuestionamiento de una subjetividad ubicada entre la religión y la incertidumbre. Los poemas que se muestran a continuación reúnen unas profundas inquietudes por el misterio de la muerte y los signos divinos que hay ocultos en la naturaleza.



Articulos relacionados