Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños. Parte II

La Cabra Ediciones: Antología de la poesía ecuatoriana. De César Dávila Andrade a nuestros días
27 diciembre, 2016
Almácigo. Poemas inéditos de Gabriela Mistral. Publicados por Ediciones UC
24 enero, 2017

Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños. Parte II

Parte II

Presentamos la segunda parte de la antología “Del Triángulo de la Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños” que ha preparado el poeta puertorriqueño Jonatán Reyes con la traducción al portugués de la poeta y traductora Sandra Santos y un prólogo de Pedro Arturo Estrada.

Puede consultar la primera parte en el siguiente enlace.

* * *

Voces de la poesía puertorriqueña actual al portugués

En el panorama de la poesía hispanoamericana actual Puerto Rico sigue siendo referente vital para el lector atento, más acá de los nombres ya reconocidos, sobre todo en los últimos cincuenta años, desde Julia de Burgos hasta Angelamaría Dávila, pasando por voces como las de Néstor Barreto, Joserramón Meléndez, Yván Silén, o también, por poetas como Edgardo Nieves-Mieles, Alberto Martínez Márquez, Rosa Vanessa Otero, Jorge David Capiello, Nicole Cecilia Delgado, y Moisés Agosto Rosario entre otros.

Nunca como ahora la improbabilidad de fijar una imagen, un territorio poético, un panorama o un canon cualquiera de la poesía escrita en español se hace tan evidentemente imposible puesto que, desde la propia diversidad de tonos, registros, torsiones y ramificaciones de la lengua hablada y escrita hoy por hoy en toda Hispanoamérica, cualquier intento de homogeneidad de criterios, de miradas totalizantes, de interpretaciones unidimensionales tiende a fracasar. Sin embargo, todavía es posible un acercamiento más o menos coherente a esa diversidad y pluralidad de una escritura que, contra todo escepticismo y desesperanza, sigue abriéndose camino y decantándose entre nosotros. En tal sentido, esta muestra de la más reciente cosecha reunida en buena hora por el poeta Jonatán Reyes y en versión bilingüe, del español al portugués, realizada por la traductora Sandra Santos, es un valioso aporte, necesario y justo que señala nuevos caminos, miradas, horizontes posibles y tiende, desde luego, vínculos bellos con otras poéticas, otras lenguas como tal es el caso con la lengua, la cultura portuguesa.

“Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa”, sugiere un encuentro intercultural tan significativo como bello: el Caribe nuestro dialoga, se abraza allende el Atlántico, al soñador y nostálgico Portugal, hermano mayor de navegaciones sin fin, en la geografía de un espíritu común, en la afinidad profunda que incluso desde la sangre se reconoce, y en la que es posible la recomposición de una poiesis original, un reencuentro de memorias, de almas, de raíces.

El gran torbellino magnético de la poesía quiere irradiar ahora sus ondas más allá del “Triángulo” caribeño, y celebramos que lo haga justo por medio de una palabra fresca, vital, irreverente, abierta a la experiencia y la experimentación, al riesgo y a la búsqueda de nuevos modos y formas del decir poético en las voces de una veintena de poetas puertorriqueños nacidos entre 1960 y la década del 90, con obra en proceso aunque en su mayoría ya publicada, donde puede apreciarse no sólo la fuerza expresiva connatural de la gente del Caribe sino también el tono sutil de una poética al tanto de los usos y procedimientos del lenguaje como centro, como vertiente renovadora y esencial en nuestros días.

Desde luego que en esta muestra sucinta de textos en su mayoría breves, no cabe buscar otra cosa que el acento esencial de una poética todavía en ascenso, asida a la experiencia directa de cada poeta y por ello mismo, también, muy próxima a la nuestra, cercana en sus ecos, en sus modulaciones a la intimidad del lector contemporáneo que, de cierta manera, regresa para escuchar lo que de humano y verdadero puede decirle aún la poesía, incluso como desgarramiento, como grito en el vasto y siempre abierto misterio del mundo:

(…) Cada noche me recuesto / sobre la yerba fresca / Me convierto en el aullido que escuchas // La vasta noche / es un regreso a lo abierto – E.S. Ortiz-González

No se encontrarán aquí tal vez las típicas “postales” líricas a las que en ocasiones alguien está acostumbrado cuando se habla de una Borinquén legendaria, la Isla del encanto, plena de fantasía, música, ritmos, piel al sol y frenesí vital. No obstante, sí es posible advertir en estos poemas un origen común, una hermandad entrañable con la tierra y la vida cotidiana, la atmósfera y la cultura caribe que, sin duda, es muy difícil soslayar incluso cuando el poeta busca deslindarse estéticamente de ese entorno. En poetas como Margarita Pintado (1981), Juan Carlos Quintero (1963), Irizelma Robles, Yarisa Colón, Johanny Vásquez Paz o Gabriel Francisco Ruiz Rivera (1991), por ejemplo, el poema busca desentrañar sutilmente esa memoria colectiva todavía dolorosa por momentos, expresada incluso a modo despectivo o irónica nostalgia:

Me tocó vivir en un puente de arena (…) Mi vida tiene la consistencia del miasma (…) – Juan Carlos Quintero

(…) Habían aprendido a rebuscar en gavetas ajenas (…) –habían des(a)aprendido– (…) que antes de tierra ser tierra y de agua ser agua / fueron bajo fuego y fuego, fango y fango (…) – Gabriel Francisco Ruiz Rivera

(…) Te coloco dentro de un cuadrado / Azul (…) Todo llega tarde y sereno (…) – Margarita Pintado.

O a veces a manera de secreta confesión, recuerdo o dolorida queja:

Cuando te duela el pecho, mi´ja / mete los dedos hasta el fondo / del pote de Vicks VapoRub (…) – Johanny Vásquez Paz

Hija del aire / eres la palabra que nos falta (…) – Irizelma Robles

Yo soy la sed…y tú el agua / También soy el muro de una catedral que silencia / un verso / que / se / derrumba (…) – Mayda Colón

(…) Porque del rojo soy hija del cuerpo sin orillas del encarnado / brillante que seduce y engendra la oscuridad con su candela (…) – Yarisa Colón

Varios de los poetas recogidos en esta muestra tienen o han tenido nexos no sólo con su propio país sino, por supuesto, con los demás países y culturas caribeñas y aún de toda América. Algunos residen, trabajan, luchan en el exilio, por ejemplo, tal como sucede con Jonatán Reyes (1984), cuya escritura rompe esquemas y propone a la vez sin desprenderse de su entorno, una palabra arriesgada, bella:

(…) entre los acuerdos rotos del viento / la ravenala palpitando / bombeando a machetazos la luz / y entre la hojarasca desafiando la forma precisa de la belleza / no hemos vuelto a saber de nosotros – Memorabilia.  

Otros, como Elidio La Torre Lagares, sabe concentrar en imágenes veloces su decir, en versos que nos toman al sesgo:

Ocurrimos en una esquina, al fuego / de tu pelo que ilumina la acera y el azar / como si el mundo fuese ademán sin tiempo / que quería decirte y que traía aplastadas / en el bolsillo de mi camisa blanca, a través / de la cual pudiese haber visto la sangre / brotar (…)

Como también lo hace Áurea María Sotomayor desde la elegante forma neobarrroca lezamiana, muy bien lograda, y que por supuesto expresa tanto de nosotros, de nuestra forma de ver, de sentir:

En vez de cuerpo, / sublime música. Envés del signo / el viento por detrás soplando recio, / ocaso empurpurado, nube caníbal. / Y de las alucinaciones, / lo que tienen de sed. (…)

O como desde su entraña íntima, Iris Mónica Vargas, en un tono que conmueve:

Llevo en el vientre / una casa solitaria / Su austeridad de madera, / su adolescencia en cemento; / la melancolía de un árbol / que lo resistió todo.

Asimismo, Amarilis Tavárez Vales, Rafael Acevedo (1960), Azhar Amara (1993), Nadya M. Echevarría, Gegman Lee (1990) y Raquel Salas-Rivera, terminan definiendo a la postre una intensa y renovadora visión poética que en su diversidad y riqueza expresivas alcanzan a darle al conjunto general de esta muestra no sólo carácter y solidez, sino vuelo y trascendencia más allá de lo geográfico, en versos que por supuesto el lector en español y en portugués sabrá apreciar y llevar a la memoria del corazón:

(…) 19. ¿matarás el que me quemó la espalda? / 20. ¿pedirás un injunction? / 21. ¿llamarás a mi padre? ¿te dirá que no? / ¿violarías la ley? / 22.            ¿tienes lámparas, pañuelos, alcohol? / 23.   ¿nos encontramos? ¿a qué hora? / 24. ¿llorarás por las mujerotas / asesinadas por no cumplir? / 25. ¿llorarás por mis hermanas con dedos, / longitudes, pelucas? / 26. ¿llorarás conmigo por puerto rico, por la deuda, / por nunca pagarla? (…) – Raquel Salas-Rivera

(…) yo necesito volver a mi pueblo chico / y morir allí sin grandes sucesos / en la precisa línea de lo maravilloso / porque esa es la más grande libertad / la desconocida (…) – Amarilis Tavárez Vales

(…) Cómo te explico que quiero intentar contigo / el silencio de los soles que se prenden / de prisa, cuando olvido que soy materia y tiempo // Caravana de humo // Cronología que se incendia / momento a momento – Nadya M. Echevarría

(…) Caminemos cabizbajos / ante el poniente que se asoma / en los instantes de observar las guerras pasadas (…) – Gegman Lee

(…) Me pregunto cómo será sentir dolor para la ostra / la amargura de la arena pisada tantas veces / gemir el ardor de la sal en su guerra con el agua (…) – Azhar Amara

(…) Dime esa fórmula de los umbrales / Y mira al horizonte. ¡Qué leche tiene el delirio! / Llega así de repente como si fuera la naturaleza / (Pero sé que hay una industria escondida que nos consume) – Rafael Acevedo.

* * *

 
 
Elidio La Torre Lagares

Post de amor

ocurrimos en una esquina, al fuego
de tu pelo que iluminaba la acera y el azar
por caer a mitad de consecuencia
o un café de distancia, como si el mundo
fuese ademán sin tiempo para las diez cosas
que quería decirte y que traía aplastadas
en el bolsillo de mi camisa blanca, a través
de la cual pudieses haber visto la sangre
brotar en plumas mientras tú me sonreías
la luna y tu sombra caracoleaba con alevosía
feliz pared abajo, sobre el grafiti aquel que cantaba
el fin del mundo y el comienzo de nosotros
dos, cuerpos al aire bajo la meliflua luz
afarolada como testigo de un comienzo
en flor, nuestra historia lenta sobre páginas
amaranto, el ruido de un beso anunciándose
entre las nubes, tu voz pintando mandarinas
en el árbol de la lluvia que nos alcanzaba,
mi olfato corriendo tras tu perfume, bala
perdida en el viento, la demora de la despedida
provocada por un presagio oportuno, de esos
que llegan y, sin importar, uno no cede
al indeterminismo sino al hambre de mañana,
esa que solo la hogaza de tus verbos
ha sabido saciar, y ya ves, hoy te sigo
encontrando en aquel día que ocurrimos
de pasada, y cada vez me muero menos

* * *

Post de amor

acorremos a uma esquina, ao fogo
do teu cabelo que iluminava o passeio e a sorte
em chegar por meio da consequência
a um café de distância, como se o mundo
fosse intenção sem tempo para as dez coisas
que queria dizer-te e que trazia amachucadas
no bolso da minha camisa branca, através
da qual pudesses ter visto o sangue
brotar em penas enquanto tu me sorrias
a lua e a tua sombra encaracolava com perfídia
feliz parede abaixo, sobre o graffiti que cantava
o fim do mundo e o começo de nós
dois, corpos expostos ao ar sob a doce luz
exaltada como testemunho de um começo
em flor, a nossa história lenta sobre as páginas
de amaranto, o ruído de um beijo anunciando-se
entre as nuvens, a tua voz lembrando tangerinas
na árvore da chuva que nos alcançava,
o meu olfacto correndo atrás do teu perfume, bala
perdida no vento, a demora da despedida
provocada por um presságio oportuno, desses
que chegam e que, sem se importar, a gente não cede
ao indeterminismo, mas sim à fome de amanhã,
essa que só a fogaça dos teus verbos
soube saciar, e como vês, hoje continuo-te
a encontrar naquele dia em que acorremos
de passagem, e cada vez morro menos
 
 
Elidio La Torre Lagares (Adjuntas, Puerto Rico, 1965). Es ensayista, narrador, y poeta.  Ha publicado varios libros de poesía y cuento. Es premiado por el Pen Club de Puerto Rico. Su poemario, Vicios de construcción (Terranova, 2008), ha atraído la atención comercial y crítica del país, colocándole a la vanguardia de los escritores de su generación.
 
 
 

Raquel Salas Rivera

 Mi amor
  1. ¿te aseguraste de cerrar los libros?
  2. ¿y la cotorra verde, voló ayer?
  3. ¿con quién dejaste el poema?
  4. ¿y el carro dónde está diluido?
  5. ¿llegaste a tiempo al jardín de corales?
  6. ¿tienes cambio suficiente?
  7. ¿tienes suficiente cambio?
  8. ¿por quién desumirás tu carne?
  9. ¿dónde pasarás tu decepción?
  10. ¿recibiste mis palabras?
  11. ¿llamaste a tus lagartitos? ¿entraron finalmente?
  12. ¿las ventanas, las abriste por si llueve?
  13. ¿recuerdas tu tía que murió asesinada?
  14. ¿recuerdas tu tío que la murió, asesino?
  15. ¿vendrás al recital de changos?
  16. ¿tendrás tiempo para venirme?
  17. ¿con quién dejarás las concesiones?
  18. ¿me prestarás el cuarto? ¿la cama?
    ¿las balas? ¿la soga?
  1. ¿matarás el que me quemó la espalda?
  2. ¿pedirás un injunction?
  3. ¿llamarás a mi padre? ¿te dirá que no?
    ¿violarías la ley?
  1. ¿tienes lámparas, pañuelos, alcohol?
  2. ¿nos encontramos? ¿a qué hora?
  3. ¿llorarás por las mujerotas
    asesinadas por no cumplir?
  1. ¿llorarás por mis hermanas con dedos,
    longitudes, pelucas?
  1. ¿llorarás conmigo por puerto rico, por la deuda,
    por nunca pagarla?
  1. ¿pagarás mis deudas con las tuyas, mi amor,
    mi amor blanca, mi amada,
    te irás conmigo a mi único hogar a nunca pagar?
  1. ¿me amarás entera, invisible, boricua?
  2. ¿leerás mis libros, mi capital del cuento,
    mis historietas sin peso?¿flotas de flor de maga(zine)?
  1. ¿aprenderás mi idioma?
    ¿te sentirás fuera de lugar?
  1. ¿aprenderás el desdominio?
  2. ¿comerás conmigo, beberás jugo de parcha,
    pisarás erizos?
  1. ¿pisarás jardines de corales rojos?
  2. ¿velarás los libros para que no se caigan?
  3. ¿perderás conmigo la luminiscencia de la bahía?
  4. ¿te quedarás en san juan cuando
    el gran éxodo nos ofrezca el otoño?
  1. ¿darías por mí lo que he dado por ti?
  2. ¿tendrás tiempo, esta noche, para colgar
    chiringas en las cortinas?¿para quedarte dormida sin el mar?
  1. ¿me darás estás navidades, un caracol de nieve?
  2. ¿me darás las próximas un caracol de mar?

* * *

 Meu amor
  1. certificaste-te de fechar os livros?
  2. e o periquito verde, voou ontem?
  3. com quem deixaste o poema?
  4. e a carruagem onde está desfeita?
  5. chegaste a tempo ao jardim de corais?
  6. tens troco suficiente?
  7. tens suficiente troco?
  8. por quem extrairás a tua carne?
  9. até que ponto levarás a tua decepção?
  10. recebeste as minhas palavras?
  11. chamaste os teus lagartinhos? entraram finalmente?
  12. as janelas, abriste-as em caso de chover?
  13. lembras-te da tua tia que morreu assassinada?
  14. lembras-te do teu tio que a torturou, assassino?
  15. virás ao recital dos corvos?
  16. terás tempo para aparecer-me?
  17. com quem deixarás as concessões?
  18. emprestar-me-ás o quarto? a cama?
    as balas? a corda?
  1. matarás aquele que me incendiou a coluna?
  2. pedirás um mandato?
  3. contactarás o meu pai? dir-te-á que não?
    violarias a lei?
  1. tens lanternas, lenços, álcool?
  2. encontramo-nos? a que horas?
  3. chorarás pelas prostitutas assassinadas que não satisfizerem?
  4. chorarás pelas minhas irmãs com dedos,
    longitudes, perucas?
  1. chorarás comigo por porto rico, pela dívida,
    por nunca pagá-la?
  1. pagarás as minhas dívidas com as tuas, meu amor,
    meu amor branca, minha amada,irás comigo para o meu único lar sem nunca pagar?
  1. amar-me-ás inteira, invisível, boricua?
  2. lerás os meus livros, a minha capital do conto,
    as minhas historietas sem valor?frotas de flor de maga(zine)?
  1. aprenderás o meu idioma?
    sentir-te-ás fora do lugar?
  1. aprenderás o desgoverno?
  2. comerás comigo, beberás sumo de maracujá,
    pisarás ouriços?
  1. pisarás jardins de corais rubros?
  2. velarás os livros para que não caiam?
  3. perderás comigo a luminescência da baía?
  4. ficarás em san juan quando
    o grande êxodo nos ofereça o outono?
  1. farias por mim o que fiz por ti?
  2. terás tempo, esta noite, para pendurar
    papagaios de papel nas cortinas?para ficares adormecida sem mar?
  1. dar-me-ás este natal uma concha de neve?
  2. dar-me-ás no próximo uma concha de mar?

 
Raquel Salas-Rivera (Puerto Rico). Ha publicado poemas y ensayos en numerosas revistas y antologías. Ha publicado los libros Caneca de anhelos turbios, oropel/tinsel, y huequitos/holies. Actualmente es editorx contribuyente para The Wanderer. Si para Roque Dalton no existe revolución sin poesía, para Raquel no existe poesía sin Puerto Rico.
 
 
 

Nadya M. Echevarría

Matutina

Antes de hablarte me siento
entre mi mirada y la respuesta de tu cuerpo
a contarme primero cómo sueñas
con tu sed de páginas abiertas

Ahora que me despierto
y te miro mientras me hablas
atrapo tu alma que se despide en tu habla
y soy concierto de nubes densas
que se avecinan y por eso

Cómo te explico que quiero intentar contigo
el silencio de los soles que se prenden
de prisa, cuando olvido que soy materia y tiempo

Caravana de humo

Cronología que se incendia
momento a momento.

* * *

Matutina

Antes de falar-te sinto-me
entre o meu olhar e a resposta do teu corpo
contando-me primeiro como sonhas
com a tua sede de páginas abertas

Agora que acordo
e te observo enquanto falas
agarro a tua alma que se despede na tua fala
e sou um concerto de nuvens densas
que se avizinham e por isso

Como te explico que quero tentar contigo
o silêncio dos sóis que se detêm
depressa, quando esqueço que sou matéria e tempo

Caravana de fumo

Cronologia que se incendia
de momento em momento.

Nadya Melissa Echevarría Quiñones (Peñuelas, Puerto Rico). Actualmente vive en San Juan, donde es editora en Gato Malo Editores, maestra de lengua española y poeta. Muchos de sus poemas han sido publicados en las revistas Letras Salvajes y El Vestíbulo. Su primer libro, Curas Insurrectas, será próximamente publicado por Gato Mato Editores.

 
 
 
Gegman Lee

Guardemos nuestras faltas.
Hagámoslas papel en los archivos
que no se ven hasta no llegar
aquel que se dispone a sacar cadáveres.

Caminemos cabizbajos
ante el poniente que se asoma
en los instantes de observar las guerras pasadas
y guardarlas entre los pasajes
cuando se apuesta el regreso a la nostalgia.

Pero tal vez por cortesía
andamos conformes con nuestros bolsillos
con una sonrisa acostumbrada
que solo dicta un momento sosegado.

Sirve de clave para guardar la pena
el no poder llorar libremente.

* * *

Guardemos as nossas faltas.
Façamos delas papel nos arquivos
que não se notam até chegar
aquele que se dispõe a tirar os cadáveres.

Caminhemos cabisbaixos
ante o poente que se impõe
nos momentos de observar as guerras passadas
e guardá-las entre as paisagens
quando se aposta o regresso à nostalgia.

Mas talvez por cortesia
andamos conforme os nossos bolsos
com um sorriso habituado
que só dita um momento sossegado.

Serve de chave para guardar a pena
de não poder chorar livremente.

Gegman Lee-Carolina (1990). Poeta y editor. Cursó estudios en comunicaciones e historia en la Universidad de Puerto Rico. Es ganador de múltiples premios y sus textos han sido publicados en diversos medios digitales en impresos. Ha publicado Nostos (2014) y El asomo (2016). Dirige la editorial independiente Alayubia.
 
 
 

Azhar Amara

La ostra

tengo un rosario de perlas para contar las vidas que nos faltan
mis dedos se vuelven avenidas sin fondo
el tiempo se hiere las rodillas corriendo tras de ti
vas dejando una hilera de rosas muertas
como un niño en una boda que no entiende que es amar hasta la muerte
no sabe que la muerte se viste de blanco
déjame limpiar tus cielos grises
aceitar las viejas puertas que se quejan del sonido de tu risa
sé que tu almohada es razón para darlo todo
para soñarte dentro de mi vientre
como un pájaro sin alas
una criatura sin lengua
tu voz es la que invento
conspiro por ti
vas sintiendo cómo naces de nuevo
respiras el agua de mi placenta violeta
amarrado al hilo de mi ombligo
los ojos cerrados
yo solo miro lo que quieres ver del mundo
y me detengo por horas a mirar la luna vestida de negro
que no te haga nunca falta la lumbre cuando solo te tengas a ti
aunque me bebas a diario para sentirte vivo
vuelvo a contar mi rosario de perlas
se han ido los años como las horas
enroscada en las cenizas de ese último abril
me pregunto cómo será sentir dolor para la ostra
la amargura de la arena pisada tantas veces
gemir el ardor de la sal en su guerra con el agua
comerse el musgo de todos los amores muertos
y llorar, llorar y llorar
y yo sin saber que el collar de perlas que viste mi pecho
era el poema que agonizaba la ostra

* * *

A ostra

tenho um rosário de pérolas para contar as vidas que nos faltam
os meus dedos se convertem em estradas sem saída
o tempo fere os joelhos correndo atrás de ti
vais deixando uma fileira de rosas mortas
como uma criança numa boda que não entende o que é amar até à morte
não sabe que a morte se veste de branco
deixa-me limpar as tuas nuvens pesadas
aceitar as velhas portas que se queixam do som do teu riso
sei que a tua almofada é a razão para dar tudo
para sonhar dentro do meu ventre
como um pássaro sem asas
uma criatura sem língua
a tua voz é aquela que invento
conspiro por ti
vais sentindo como nasces de novo
respiras a água da minha placenta violeta
amarrado ao fio do meu umbigo
os olhos fechados
eu só vejo o que queres ver do mundo
e detenho-me horas e horas a contemplar a lua vestida de negro
que nunca te falte o lume quando apenas estejas entregue a ti
ainda que me bebas diariamente para sentir-te vivo
volto a contar o meu rosário de pérolas
passaram os anos como horas
enroscada nas cinzas desse abril último
pergunto-me como será para a ostra sentir dor
a amargura da areia pisada tantas vezes
gemer o ardor do sal na sua guerra com a água
comer o musgo de todos os amores mortos
e chorar, chorar e chorar
e eu sem saber que o colar de pérolas que orna o meu peito
era o poema que afligia a ostra
 

Azhar Amara (San Juan, Puerto Rico,1993).  Poeta y declamadora. Estudia Historia de Puerto Rico en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.  Actualmente trabaja en un poemario inédito para publicar próximamente. Ha publicado en revistas de poesía nacionales e internacionales.
 
 
 

Rafael Acevedo

Industria

Yo no me opongo a ti como el capital
al trabajo. Lo cierto
es que no tengo ningún misterio.
Nada me pertenece.
Perverso quizás, un poco, como el mundo.
Ah, pero todo es un proceso, mira
esa desnudez tuya en el espejo.
La miro como a los panes que en otro momento
hablamos.
Dime esa fórmula de los umbrales
y mira al horizonte. ¡Qué leche tiene el delirio!
Llega así de repente como si fuera la naturaleza
(pero sé que hay una industria escondida
que nos consume).

* * *

Indústria

Eu não me oponho a ti como o capital
ao trabalho. É certo
que não tenho nenhum mistério.
Nada me pertence.
Perverso talvez, um pouco, como o mundo.
Ah, mas tudo é um processo, olha
essa nudez tua no espelho.
Olho-a como aos pães de que antes falámos.
Traduz-me essa fórmula dos umbrais
e observa o horizonte. Que leite tem o delírio!
Chega assim de repente como se fosse a natureza
(mas sei que há uma indústria oculta
que nos consome).
 

Rafael Acevedo (Santurce, Puerto Rico,1960).  Ha publicado diversos libros de poemas y varias obras de teatro. Es profesor de literatura en la Universidad de Puerto Rico; hace periodismo cultural en el semanario Claridad. Exquisito cadáver, su primera novela, obtuvo una Primera mención en el Premio Casa de las Américas de 2001
 
 
 

Mayda Colón

Te recuerdo así

en un intento de deletrear tu mirada sobre el cemento.

La ciudad duerme
tu recuerdo despierta si cierro los ojos
y apago el día para soñarte
y golpeo la distancia contra mis versos.

Te hago el amor de esta manera
fundo la llovizna con el mar
abro los poros para que penetres entre las grietas
como hace el agua.

Yo soy la sed… y tú el agua.
También soy el muro de una catedral que silencia
un
        verso
                     que
                                 se
                                          d e r r u m b a
cuando no encuentra la piel de esa ciudad que eres
y que me habita.

* * *

Recordo-te assim

numa tentativa de soletrar o teu olhar sobre o cimento.

A cidade dorme
a tua lembrança desperta se fecho os olhos
e apago o dia para sonhar-te
e golpeio a distância contra os meus versos.

Crio o amor desta forma
fundo a bátega com o mar
abro os poros para que penetres por entre as fissuras
como faz a água.

Eu sou a sede… e tu a água.
Também sou o muro de uma catedral que silencia
um
        verso
                     que
                                 se
                                          d e s m o r o n a
quando não encontra a pele dessa cidade que és
e que me habita.

 

Mayda I. Colón Pagán (San Juan, Puerto Rico, 1975). Ha participado en innumerables congresos y lecturas de poesía en la Isla, en la República Dominicana, Perú, México y Estados Unidos. Sus poemas están publicados en diversas revistas impresas y revistas virtuales. Fue parte del comité organizador. Sus publicaciones incluyen varias antologías y los libros Dosis y Prosac.
 
 
 

Amarilis Tavárez Vales

Volver

observo turistas que fotografían todo
ojos ajenos que hacen un mapa forastero
de una ciudad que se nos cae.

yo necesito volver a mi pueblo pequeño
ese rincón escondido que aún no se tuerce ante el progreso mortal
ese pueblo sin ficción ni realidad
sin centros comerciales ni fábulas descontroladas.

los turistas tienen una historia maravillosa que contar
de estas murallas agrietadas.
nosotros tenemos otra.

yo necesito volver a mi pueblo chico
y morir allí sin grandes sucesos
en la precisa línea de lo maravilloso
porque esa es la más grande libertad
la desconocida
la que no necesita ojos ajenos
sólo pájaros arboles mar
y tierra.

* * *

Voltar

observo turistas que fotografam tudo
olhos alheios que desenham um mapa forasteiro
duma cidade que se desmorona.

eu preciso de voltar à minha pequena aldeia
esse refúgio escondido que ainda não cedeu ao progresso mortal
essa aldeia sem ficção nem realidade
sem centros comerciais nem fábulas descontroladas.

os turistas têm uma história maravilhosa para contar
destas muralhas agrilhoadas.
nós temos outra.

eu preciso de voltar à minha aldeia pequena
e morrer ali sem grandes feitos
na precisa linha do maravilhoso
porque essa é a liberdade maior
a ignota
a que não precisa de olhos alheios
apenas pássaros árvores mar
e terra.

 
Amarilis Tavárez Vales (Camuy, Puerto Rico, 1974).  Ha publicado en Guasábara (1997), El sótano 00931 (2001), Letras salvajes (2006), Prometeo digital (2005), Taller literario (2006) y en la antología Los rostros de la Hiedra (en prensa).   También forma parte de la antología (Per) versiones desde el paraíso, poesía puertorriqueña de entresiglos, publicada en España por la Revista Aullido.
 
 
 

Iris Mónica Vargas

La casa deshabitada

Llevo en el vientre
una casa solitaria,
su austeridad de madera,
su adolescencia en cemento;
la melancolía de un árbol
que lo resistió todo.

En la memoria cargo,
precisos, los olores
de cada esquina profunda,
y cada danza espontánea
que bailo en algún centímetro.

Oscilan imperturbables
los ecos de cada risa;
desabatidas las voces
que habitaron mis tímpanos
cuando cruzaba el portal.

Y las luces,

con sus trazos de memoria,
las mismas sombras
dibujan en el salón.
Las cotorras han cambiado alrededor.

Unas han muerto;
Otras se han ido;
Algunas han parido
—pequeñas cotorras
que ya repiten lo mismo.

Las paredes
no han mudado la tristeza
de aquel verso que escribí
sobre su rostro,

ni aquel insecto aplastado.

El árbol que yace al frente
—mi gemelo— gruñe;
se arroja al aire
viejo y desalentado.

Es un embarazo largo.
Ha durado ya tres años.

* * *

A casa desabitada

Levo no ventre
uma casa solitária,
a sua austeridade de madeira,
a sua adolescência em cimento;
a melancolia de uma árvore
que resistiu a tudo.

Na memória carrego,
exactos, os aromas
de cada esquina profunda,
e cada dança espontânea
que bailo em algum centímetro.

Oscilam imperturbáveis
os ecos de cada gargalhada;
enfraquecidas as vozes
que habitaram os meus tímpanos
quando atravessava o portal.

E as luzes,

com os seus traços de memória,
as mesmas sombras
desenham na sala.
Os periquitos transformaram-se à volta.

Uns morreram;
Outros voaram;
Alguns pariram
—pequenos periquitos
que já repetem o mesmo.

As paredes
não transformaram a tristeza
daquele verso que escrevi
sobre o seu rosto,

nem aquele insecto esmagado.

A árvore que jaz em frente
—minha gémea— grunhe;
projecta-se no ar
velha e desalentada.
É uma gravidez longa.
Durou já três anos.

Iris Mónica Vargas (Caguas, Puerto Rico). Ha escrito para diversas revistas y periódicos. Tiene cuatro libros inéditos, dos de poesíay dos de relatos cortos. En septiembre de 2013 publico su libro La ultima caricia (de Terranova Editores, en Puerto Rico) el cual ha permanecido en la lista de los más vendidos de la librería Amazon.
 
 
 

 

Logo transparente
Noticia biográfica

Sandra Santos (Portugal, 1994). Estudiante, poeta, escritora y traductora. Licenciada en Lenguas y Relaciones Internacionales (Universidad de Oporto), En el presente, está adquiriendo el máster en Estudios Editoriales (Universidad de Aveiro). Participa en diversos proyectos culturales, artísticos y literarios. Traduce del portugués e inglés al español y del español e inglés al portugués. Sus traducciones están publicadas en Portugal, España y América Latina, en los blogs y revistas “Cuaderno Ático”, “Buenos Aires Poetry”, “escamandro”, “Círculo de Poesía”, “Poesia vim buscar-te” y “Otro Páramo”. Comparte su labor poética y artística en su blog: http://sandrasantos-ss.blogspot.pt/.

Jonatán Reyes (San Juan, Puerto Rico, 1984). Poeta y editor.  Ha publicado, como Jonatan Medusa, Hologramas Exiliados (plaquette, 2012) y los libros Actias Luna (2013), Aduana (2014), y Sunny Sonata (2014).  Ha sido publicado en diferentes revistas internacionales, entre ellas: Círculo de Poesía (México), Letralia (Venezuela), Revista Almiar (España), Perco Poesía (Italia), Otro Páramo (Colombia), Literariedad (Colombia), ViceVersa (New York) Thraka (Grecia), Crear en Salamanca (España), El coloquio de los Perros (España), Analecta Literaria (Argentina). Ha sido publicado en varias antologías internacionales, como Antología de Poetas Latinoamericanos (Imaginante Editorial, Argentina, 2015) y Voces de América Latina (Mediaisla Editores, New York, 2016).  Lo han invitado a  diversos festivales de poesía, entre ellos, los recientes “I encuentro latinoamericano de poetas del Itsmo”, al II Festival Internacional de lectura “Agua Dulce Caracola” (México, 2015), al IX Festival Internacional de Poesía del Caribe (PoeMaRío)” en Barranquilla, Colombia, y al V Festival Latinoamericano de Poesía Ciudad de Nueva York.  Fue finalista del prestigioso Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”. Su poesía ha sido traducida al italiano, griego y portugués.