Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños

Ángela Gentile: una entrevista y poemas
26 Diciembre, 2016
Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños. Parte II
10 Enero, 2017

Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños

Parte I

Presentamos la primera parte de la antología “Del Triángulo de la Bermudas a Lisboa: 18 poetas puertorriqueños” que ha preparado el poeta puertorriqueño Jonatán Reyes con la traducción al portugués de la poeta y traductora Sandra Santos y un prólogo de Pedro Arturo Estrada.

Puede consultar la segunda parte en el siguiente enlace.

* * *

 

Voces de la poesía puertorriqueña actual al portugués

En el panorama de la poesía hispanoamericana actual Puerto Rico sigue siendo referente vital para el lector atento, más acá de los nombres ya reconocidos, sobre todo en los últimos cincuenta años, desde Julia de Burgos hasta Angelamaría Dávila, pasando por voces como las de Néstor Barreto, Joserramón Meléndez, Yván Silén, o también, por poetas como Edgardo Nieves-Mieles, Alberto Martínez Márquez, Rosa Vanessa Otero, Jorge David Capiello, Nicole Cecilia Delgado, y Moisés Agosto Rosario entre otros.

Nunca como ahora la improbabilidad de fijar una imagen, un territorio poético, un panorama o un canon cualquiera de la poesía escrita en español se hace tan evidentemente imposible puesto que, desde la propia diversidad de tonos, registros, torsiones y ramificaciones de la lengua hablada y escrita hoy por hoy en toda Hispanoamérica, cualquier intento de homogeneidad de criterios, de miradas totalizantes, de interpretaciones unidimensionales tiende a fracasar. Sin embargo, todavía es posible un acercamiento más o menos coherente a esa diversidad y pluralidad de una escritura que, contra todo escepticismo y desesperanza, sigue abriéndose camino y decantándose entre nosotros. En tal sentido, esta muestra de la más reciente cosecha reunida en buena hora por el poeta Jonatán Reyes y en versión bilingüe, del español al portugués, realizada por la traductora Sandra Santos, es un valioso aporte, necesario y justo que señala nuevos caminos, miradas, horizontes posibles y tiende, desde luego, vínculos bellos con otras poéticas, otras lenguas como tal es el caso con la lengua, la cultura portuguesa.

“Del Triángulo de las Bermudas a Lisboa”, sugiere un encuentro intercultural tan significativo como bello: el Caribe nuestro dialoga, se abraza allende el Atlántico, al soñador y nostálgico Portugal, hermano mayor de navegaciones sin fin, en la geografía de un espíritu común, en la afinidad profunda que incluso desde la sangre se reconoce, y en la que es posible la recomposición de una poiesis original, un reencuentro de memorias, de almas, de raíces.

El gran torbellino magnético de la poesía quiere irradiar ahora sus ondas más allá del “Triángulo” caribeño, y celebramos que lo haga justo por medio de una palabra fresca, vital, irreverente, abierta a la experiencia y la experimentación, al riesgo y a la búsqueda de nuevos modos y formas del decir poético en las voces de una veintena de poetas puertorriqueños nacidos entre 1960 y la década del 90, con obra en proceso aunque en su mayoría ya publicada, donde puede apreciarse no sólo la fuerza expresiva connatural de la gente del Caribe sino también el tono sutil de una poética al tanto de los usos y procedimientos del lenguaje como centro, como vertiente renovadora y esencial en nuestros días.

Desde luego que en esta muestra sucinta de textos en su mayoría breves, no cabe buscar otra cosa que el acento esencial de una poética todavía en ascenso, asida a la experiencia directa de cada poeta y por ello mismo, también, muy próxima a la nuestra, cercana en sus ecos, en sus modulaciones a la intimidad del lector contemporáneo que, de cierta manera, regresa para escuchar lo que de humano y verdadero puede decirle aún la poesía, incluso como desgarramiento, como grito en el vasto y siempre abierto misterio del mundo:

(…) Cada noche me recuesto / sobre la yerba fresca / Me convierto en el aullido que escuchas // La vasta noche / es un regreso a lo abierto – E.S. Ortiz-González

No se encontrarán aquí tal vez las típicas “postales” líricas a las que en ocasiones alguien está acostumbrado cuando se habla de una Borinquén legendaria, la Isla del encanto, plena de fantasía, música, ritmos, piel al sol y frenesí vital. No obstante, sí es posible advertir en estos poemas un origen común, una hermandad entrañable con la tierra y la vida cotidiana, la atmósfera y la cultura caribe que, sin duda, es muy difícil soslayar incluso cuando el poeta busca deslindarse estéticamente de ese entorno. En poetas como Margarita Pintado (1981), Juan Carlos Quintero (1963), Irizelma Robles, Yarisa Colón, Johanny Vásquez Paz o Gabriel Francisco Ruiz Rivera (1991), por ejemplo, el poema busca desentrañar sutilmente esa memoria colectiva todavía dolorosa por momentos, expresada incluso a modo despectivo o irónica nostalgia:

Me tocó vivir en un puente de arena (…) Mi vida tiene la consistencia del miasma (…) – Juan Carlos Quintero

(…) Habían aprendido a rebuscar en gavetas ajenas (…) –habían des(a)aprendido– (…) que antes de tierra ser tierra y de agua ser agua / fueron bajo fuego y fuego, fango y fango (…) – Gabriel Francisco Ruiz Rivera

(…) Te coloco dentro de un cuadrado / Azul (…) Todo llega tarde y sereno (…) – Margarita Pintado.

O a veces a manera de secreta confesión, recuerdo o dolorida queja:

Cuando te duela el pecho, mi´ja / mete los dedos hasta el fondo / del pote de Vicks VapoRub (…) – Johanny Vásquez Paz

Hija del aire / eres la palabra que nos falta (…) – Irizelma Robles

Yo soy la sed…y tú el agua / También soy el muro de una catedral que silencia / un verso / que / se / derrumba (…) – Mayda Colón

(…) Porque del rojo soy hija del cuerpo sin orillas del encarnado / brillante que seduce y engendra la oscuridad con su candela (…) – Yarisa Colón

Varios de los poetas recogidos en esta muestra tienen o han tenido nexos no sólo con su propio país sino, por supuesto, con los demás países y culturas caribeñas y aún de toda América. Algunos residen, trabajan, luchan en el exilio, por ejemplo, tal como sucede con Jonatán Reyes (1984), cuya escritura rompe esquemas y propone a la vez sin desprenderse de su entorno, una palabra arriesgada, bella:

(…) entre los acuerdos rotos del viento / la ravenala palpitando / bombeando a machetazos la luz / y entre la hojarasca desafiando la forma precisa de la belleza / no hemos vuelto a saber de nosotros – Memorabilia.  

Otros, como Elidio La Torre Lagares, sabe concentrar en imágenes veloces su decir, en versos que nos toman al sesgo:

Ocurrimos en una esquina, al fuego / de tu pelo que ilumina la acera y el azar / como si el mundo fuese ademán sin tiempo / que quería decirte y que traía aplastadas / en el bolsillo de mi camisa blanca, a través / de la cual pudiese haber visto la sangre / brotar (…)

Como también lo hace Áurea María Sotomayor desde la elegante forma neobarrroca lezamiana, muy bien lograda, y que por supuesto expresa tanto de nosotros, de nuestra forma de ver, de sentir:

En vez de cuerpo, / sublime música. Envés del signo / el viento por detrás soplando recio, / ocaso empurpurado, nube caníbal. / Y de las alucinaciones, / lo que tienen de sed. (…)

O como desde su entraña íntima, Iris Mónica Vargas, en un tono que conmueve:

Llevo en el vientre / una casa solitaria / Su austeridad de madera, / su adolescencia en cemento; / la melancolía de un árbol / que lo resistió todo.

Asimismo, Amarilis Tavárez Vales, Rafael Acevedo (1960), Azhar Amara (1993), Nadya M. Echevarría, Gegman Lee (1990) y Raquel Salas-Rivera, terminan definiendo a la postre una intensa y renovadora visión poética que en su diversidad y riqueza expresivas alcanzan a darle al conjunto general de esta muestra no sólo carácter y solidez, sino vuelo y trascendencia más allá de lo geográfico, en versos que por supuesto el lector en español y en portugués sabrá apreciar y llevar a la memoria del corazón:

(…) 19. ¿matarás el que me quemó la espalda? / 20. ¿pedirás un injunction? / 21. ¿llamarás a mi padre? ¿te dirá que no? / ¿violarías la ley? / 22.            ¿tienes lámparas, pañuelos, alcohol? / 23.   ¿nos encontramos? ¿a qué hora? / 24. ¿llorarás por las mujerotas / asesinadas por no cumplir? / 25. ¿llorarás por mis hermanas con dedos, / longitudes, pelucas? / 26. ¿llorarás conmigo por puerto rico, por la deuda, / por nunca pagarla? (…) – Raquel Salas-Rivera

(…) yo necesito volver a mi pueblo chico / y morir allí sin grandes sucesos / en la precisa línea de lo maravilloso / porque esa es la más grande libertad / la desconocida (…) – Amarilis Tavárez Vales

(…) Cómo te explico que quiero intentar contigo / el silencio de los soles que se prenden / de prisa, cuando olvido que soy materia y tiempo // Caravana de humo // Cronología que se incendia / momento a momento – Nadya M. Echevarría

(…) Caminemos cabizbajos / ante el poniente que se asoma / en los instantes de observar las guerras pasadas (…) – Gegman Lee

(…) Me pregunto cómo será sentir dolor para la ostra / la amargura de la arena pisada tantas veces / gemir el ardor de la sal en su guerra con el agua (…) – Azhar Amara

(…) Dime esa fórmula de los umbrales / Y mira al horizonte. ¡Qué leche tiene el delirio! / Llega así de repente como si fuera la naturaleza / (Pero sé que hay una industria escondida que nos consume) – Rafael Acevedo.

 

* * *

 

Margarita Pintado

Un efecto de mar

Recorto la tarde.
Difumino opacidad.
Busco claridades, busco
Tramo de luz.

Te coloco dentro de un cuadrado
Azul.
Duermes. Agito los colores del cielo.
Teorizo: nubes, posibles truenos,
Aguacero.

Todo llega tarde y sereno…
Fondo blanco, rastro azul
A lo lejos se crea

Un efecto de mar.

* * *

Um efeito de mar

Recorto a tarde.
Dissipo a opacidade.
Procuro a clareza, procuro
O rastro de luz.

Coloco-te dentro de um quadrado
Azul.
Dormes. Agito as cores do céu.
Teorizo: nuvens, possíveis trovões,
Aguaceiro.

Tudo chega tarde e sereno…
Fundo branco, rastro azul
Ao longe se cria

Um efeito de mar.

Margarita Pintado (Puerto Rico, 1981). Es poeta y crítica literaria. Es autora de los poemarios Ficción de Venado (2012) y Una muchacha que se parece a mí (2016; Premio de Poesía del Instituto de Cultura Puertorriqueña).

 

 

Juan Carlos Quintero Herencia

Me tocó vivir

Me tocó vivir en un puente de arena,
mi vida es esta meseta tensada por una liana de mangle y
las manos de mi padre muerto.

Mi vida tiene la consistencia del miasma,
la misma duración,
el mismo descoyuntarse de la era,
los mismos proyectos
enrolados con la consistencia del ajonjolí
y el trombón de Barry Rogers.

Cuando el puente se eleva
lo impulsa un tendón traslúcido,
dardo en metamorfosis,
su condición granular
seca o húmeda
es la misma cosa blanda.

Quién lo duda
por doquier maestros, jefes de agencia,
trabajadores sociales, gestores culturales,
psiquiatras, alcaldesas
abogados, poetas, poEGOS,
neo-patriotas,
charlatanes
cínicos vulgares,
cínicos sofisticados,
cínicos desempleados,
desempleados sinceros,
desempleados cínicos,
cínicos de closet,
closet de cínicos,
profesores sin libros,
libros sin profesores,
perros satos,
perros falderos,
¡oh tiradores de droga
cuánto nos han ayudado!
un litoral asqueroso
entusiasmado con el olor de la brea
todo eso y más
tenemos.

Hay incluso un amanecer olvidado
para siempre por su propia belleza,
el escándalo de su silencio lleno de luz
asediado por el ruido de tantos feligreses,
el silencio vaporoso de las criaturas
que lo vegetan
cercado
por las guturaciones alargadas del sebo de los sexos.

Aletargado por las sombras que ya trepan
me subo a los órganos de mis días,
me toco el cuerpo,
un montículo de arena y espuma,
el regazo de mi madre
apenas.

En la noche pude enfocarme
gracias a los aparatos
a las pantallas
Nítidas, nitidísimas veloces
como un parpadeo,
las quise mucho.
El puente se sumerge conmigo,
en su forma mudo el carapacho.

29 de septiembre y 12 de octubre de 2009, 10 y 30 de marzo de 2014 y 28 de abril de 2015, Silver Spring.

* * *

Calhou-me viver

Calhou-me viver numa ponte de areia,
a minha vida é esta planície prolongada por uma liana de mangue e
as mãos do meu pai morto.

A minha vida tem a consistência dos miasmas,
a mesma duração,
a mesma desconjuntura da era,
os mesmos projectos
listados com a consistência do sésamo
e o trompete de Barry Rogers.

Quando a ponte se eleva
a impulsa um tendão translúcido,
dardo em metamorfose,
a sua condição granular
seca ou húmida
é a mesma coisa branda.

Quem duvida
por toda a parte, maestros, executivos,
assistentes sociais, gestores culturais,
psiquiatras, alcaidessas
advogados, poetas, poEGOS,
neo-patriotas,
charlatães
cínicos vulgares,
cínicos sofisticados,
cínicos desempregados,
desempregados sinceros,
desempregados cínicos,
cínicos de closet,
closet de cínicos,
professores sem livros,
livros sem professores,
rafeiros,
cães vadios,
oh traficantes de droga
quanto nos ajudaram!
um litoral asqueroso
entusiasmado com o cheiro do breu
temos tudo isso
e muito mais.

Há inclusivamente um amanhecer esquecido
para sempre pela sua própria beleza,
o escândalo do seu silêncio pleno de luz
assediado pelo ruído de tantos fiéis,
o silêncio vaporoso das criaturas
que o nutrem
cercado
pelas guturalizações largadas do sebo dos sexos.

Aletargado pelas sombras que trepam
ascendo aos órgãos dos meus dias,
apalpo o corpo,
um monte de areia e espuma,
o regaço do meu pai
apenas.

Na noite pude enforcar-me
graças aos aparatos
às persianas
Nítidas, nitidíssimas velozes
como um pestanejo,
as desejei muito.

A ponte submerge comigo,
na sua forma muda a carapaça.

Juan Carlos Quintero Herencia (Santurce, 1963.). Poeta, ensayista, crítico literario y profesor. Miembro fundador y co-editor de la revista de poesía Filo de juego (1983-1986.  Ganador del premio de poesía del Pen Club de Puerto Rico. Es autor del poemario La caja negra (Editorial Isla Negra 1996) Libro del sigiloso (Terranova Editores, 2012) y El cuerpo del milagro (Bokeh, 2016).

 

 

Irizelma Robles

La semilla es el rito ancestral
de tu cuerpo en movimiento
y tu cuerpo es la suma
de todos los rituales
Regresas del mundo de los dioses
con tu danza muda
Hija del aire
eres la palabra que nos falta
la noche germinal de tu rostro
en el silencio

De Alumbre (inédito)

* * *

A semente é o rito ancestral
do teu corpo em movimento
e o teu corpo é a soma
de todos os rituais
Regressas do mundo dos deuses
com a tua dança muda
Filha do ar
és a palavra que nos falta
a noite germinal do teu rosto
no silêncio

Irizelma Robles (Hato Rey, Puerto Rico, 1973). Ha publicado los poemarios De pez ida (Isla Negra, 2003), Isla Mujeres (Fragmento Imán, 2008), y Agave azul (Folium, 2015) Ha participado en diversos recitales, festivales de poesía y congresos de antropología en Puerto Rico, México y República Dominicana.

 

 

Gaddiel Francisco Ruiz Rivera

Elefantasía

…no después de los siglos
habían aprendido a rebuscar en gavetas ajenas
un columpio de papel hacía saltar elefantes
un elefante Azul daba saltos por un nuevo color
una fila de aves daba al nido el lustro
del desahucio
habían aprendido de husmear gavetas
desprendiendo prendas del déspota cercano
aprendiendo el himno al revés de los cristianos
-habían des(a)prendido-
tenían las plumas de las aletas llenas de garras
llenas de tierra y de agua
que antes de tierra ser tierra y de agua ser agua
fueron bajo fuego y fuego, fango y fango…

* * *

Elefantasia

… não após os séculos
tinham aprendido a remexer nas gavetas alheias
um baloiço de papel fazia saltar elefantes
um elefante Azul dava saltos por uma nova cor
uma fileira de aves passava ao ninho o lustro
do despejo
tinham aprendido a revirar gavetas
desapertando as roupas do déspota próximo
aprendendo o hino ao contrário dos cristãos
-tinham des(a)prendido-
tinham as penas das asas cheias de garras
cheias de terra e de água
porque antes da terra ser terra e da água ser água
foram raso fogo e fogo, lama e lama…

Gaddiel Francisco Ruiz Rivera (Puerto Rico, 1991) Ha publicado los libros Via crucis de la otredad (2012), Reptura de agua enchufada en una isla (2015) y Remedios crónicos para enfermedades caseras (2016).

 

 

Johanny Vázquez Paz

Consejos de mi madre: extremaunción

Cuando te duela el pecho, mi’ja,
mete los dedos hasta el fondo
del pote de Vicks VapoRub,
y embadúrnate el cuello, la garganta, los senos
en la cuevita detrás de las orejas,
y en la punta de la nariz, ponte un chin chin.
Pintarrajéate toda con esta crema milagrosa
hasta que estés bien protegida y guarecida
y no haya germen, ni mal de ojo ni mal de amores
que debilite tu fuerza y enmudezca tu voz.

Úntate Vicks donde el ramalazo te castigue,
donde la amargura te tuerza la sonrisa
y el disgusto te arrugue la frente.
Cuando la tos interrumpa tus palabras
y la fiebre dibuje espejismos en tus ojos.

Úntate Vicks en los golpes bajos de los falsos amigos,
en las manchas permanentes de las lágrimas
y las cicatrices que las despedidas dejan en la piel.
Cuando tambalees por los pies hinchados
y el estómago se te retuerza de verdades dolorosas.

Siente la energía de tu mano santa.
Huele el aroma del eucalipto entrando por la nariz,
el alcanfor y la menta perfumando el aire.
Sube la cabeza, engorda el pecho,
inhala fuerte y decidida,
descongestiona el camino obstruido,
desinfecta los pensamientos mordaces
y respira hondo y profundo,
hasta que olvides el dolor y la pena
igual que yo hago todos los días.

* * *

Conselhos da minha mãe: extrema-unção

Quando te doa o peito, minha filha,
mete os dedos até ao fundo
do frasco de Vicks VapoRub,
e unta o pescoço, a garganta, os orifícios,
na cova atrás das orelhas,
e na ponta do nariz, coloca um poucochinho.
Besunta-te toda com este creme milagroso
até que estejas bem protegida e sarada
e não haja gérmen, nem mau-olhado nem mal de amores
que debilite a tua força e emudeça a tua voz.

Unta-te com Vicks onde a dor te castigue,
onde a amargura te torça o sorriso
e o desgosto te enrugue o rosto.
Quando a tosse interrompa as tuas palavras
e a febre desenhe miragens nos teus olhos.

Unta-te com Vicks nos golpes baixos dos falsos amigos,
nas manchas permanentes das lágrimas
e nas cicatrizes que as despedidas deixam na pele.
Quando cambaleies por conta dos pés inchados
e o estômago se retorça de verdades dolorosas.

Sente a energia da tua mão santa.
Cheira o aroma de eucalipto entrando pelo nariz,
a cânfora e a menta perfumando o ar.
Ergue a cabeça, incha o peito,
inala forte e decidida,
descongestiona o caminho obstruído,
desinfecta os pensamentos mordazes
e respira fundo e profundo,
até que esqueças a dor e a pena
tal como eu faço todos os dias.

Johanny Vázquez Paz (San Juan, Puerto Rico).  Entre sus libros se encuentran Sagrada familia (ganador del 2015 International Latino Book Award), Querido voyeur (Ediciones Torremozas, 2012) y Poemas callejeros/Streetwise Poems (Mayapple Press, 2007).  Recibió el primer premio en poesía en el Concurso de Cuento y Poesía Consenso 2012 de la Universidad Northeastern Illinois.

 

 

Jonatán Reyes

Memorabilia

No me gusta la rima ni la melodía; no sé bailar
nací muy cansado como para salir bailando de la nada
pero puedo maniobrar mi caída al suelo
para disimular un ataque de nervios, de vida y de sol
un ataque de océano agravando la marea en mi sangre
(mientras en la lejanía) un mambo
dando tumbos a tropezones se le salen las frutas
y no soy nada, soy danza

Torpe me arrimo a esa calle rota
donde nacimos espuma, diáfanos
jugando a las escondidas y al exilio
donde las brujas invierten su magia para prender inciensos
y un jazz suena ebrio de madrugada hasta perder los colores
donde un perro Gran danés desordena todas sus manchas
con cadencia y rabia, y los relojes babean leche de sombra
y simulábamos ser felices
a media cuadra el mar agitando todos sus hechizos
llegando un otoño hallowinesco, de postal, disléxico
derramando la piel de las hojas
alborotando la diáspora de los atardeceres
alterando la alquimia del salitre y la nostalgia

La cena maldita del alba, donde están servidas las escenas
las azucenas decoradas de polvo
los fantasmas bebiendo del llanto amorfo de las piedras
cómplices de todo júbilo y de todo crimen
mientras organizan mi primer colapso
entre los acuerdos rotos del viento
la ravenala palpitando
(bombeando a machetazos la luz)
y entre la hojarasca desafiando la forma precisa de la belleza
no hemos vuelto a saber de nosotros

* * *

Memorabilia

Não gosto da rima nem da melodia; não sei dançar
nasci muito cansado para surgir dançando do nada
mas posso obrar a minha queda no chão
para dissimular um ataque de nervos, de vida e de sol
um ataque de oceano aumentando o fluxo no meu sangue
(enquanto na lonjura) um mambo
que aos tombos e tropeços faz derrubar as frutas
e não sou nada, sou dança

Inábil me apoio nessa rua triste
onde nascemos espuma, diáfanos
jogando às escondidas e ao exílio
onde as bruxas invertem a sua magia para atar incensos
e um jazz ecoa ébrio de madrugada até perder a cor
onde um dogue alemão mistura todas as suas manchas
com cadência e raiva, e os relógios expelem leite de sombra
e simulávamos ser felizes
a meia quadra o mar agitando todos os seus feitiços
chegando um outono hallowinesco, de postal, disléxico
derramando a pele das folhas
perturbando a diáspora dos entardeceres
alterando a alquimia do salitre e a nostalgia

A ceia maldita da alvorada, onde estão servidas as cenas
as açucenas decoradas de pó
os fantasmas bebendo do choro amorfo das pedras
cúmplices de todo o júbilo e de todo o crime
enquanto organizam o meu primeiro colapso
entre os acordos quebrados do vento
a ravenala palpitando
(bombeando a golpes a luz)
e entre a folhagem desafiando a forma precisa da beleza
não voltamos a saber de nós

Jonatán Reyes (San Juan, Puerto Rico, 1984). Poeta y editor.  Ha publicado los libros Actias Luna (2013), Aduana (2014), y Sunny Sonata (2014).  Fue finalista del III Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”.  Su poesía ha sido traducida al italiano y al griego.

 

 

Yarisa Colón

recojo rojo

De todas de las hojas anchas y pequeñas de las recién
nacidas y las secas extraigo el color que alimenta el bastón de
las viejas

de toda la gráfica entintada y esparcida por la tierra de las
venas que corren hacia la fiesta de los latidos fibras y frutas
frescas saco el líquido oloroso que me monta alza eleva
enterrándome en las letras que no canjean agua por sed

de todas las vasijas elegidas por las cuevas de los códices del
alcohol y la madera de las carnes y del chorro entre las piernas
recojo rojo y me pinto los talones para subir la cuesta

porque del rojo soy hija del cuerpo sin orillas del encarnado
brillante que seduce y engendra la oscuridad con su candela.

* * *

reúno rubor

De todas as folhas grandes e pequenas das recém
nascidas e das secas extraio a cor que alimenta a bengala
das velhas

de toda a tipografia tingida e dispersa pela terra das
veias que correm para a festa dos latidos fibras e frutas
frescas retiro o líquido cheiroso que me sobe aumenta eleva
enterrando-me nas letras que não trocam a água pela sede

de todas as vasilhas eleitas pelas covas dos códices do
álcool e a madeira das carnes e do jacto entre as pernas
reúno rubor e pinto os calcanhares para subir a encosta

porque do rubor sou filha do corpo sem limites do encarnado
brilhante que seduz e engendra a escuridão com a sua candeia.

Yarisa Colón Torres (Puerto Rico). Poeta y amante del arte. Ha publicado los libros: Silencios, serie de libros acordeón (2011), Enredadera y colmillo (2010), Caja de voces (junto a Waleska Rivera, 2007), ¿Entrelínea o secuestro? y Sin cabeza para Atarraya Cartonera. Su trabajo ha sido presentado en Estados Unidos, Puerto Rico y Francia.

 

 

E.S. Ortiz-González

Weltlos

Con el animal soy uno en desnudez.
Mas he construido
un aposento. Cerrado al afuera,
quedo preso en el tiempo.
De ahí que extrañe al bosque,
el sopor de una maleza sin límite.
La ruina la repito en el jardín.
Cada noche me recuesto
sobre la yerba fresca.
Me convierto en el aullido
que escuchas.

La vasta noche es un regreso
a lo abierto.

* * *

WELTLOS

Com o animal sou uno na nudez.
Mas construí
um abrigo. Apartado do exterior,
fico preso no tempo.
Daí que sinta falta do bosque,
o torpor de uma daninheza sem limite.
Repito a ruína no jardim.
Cada noite me recosto
sobre a erva fresca.
Converto-me no bramido
que escutas.

A vasta noite é um regresso
ao aberto.

E.S. Ortiz-González (Santurce, Puerto Rico, 1969). Padre de Eduardo Gabriel. En el 2000 publicò su primer grupo de poemas bajo el título pasajes/dizos. Próximamente publicará su segundo libro, estrategias de combate. En estos momentos organiza material para un tercer libro titulado misivas.

 

 

Áurea María Sotomayor

Lezama

Y toda siembra que nos hace temblar se hace en el espacio sin respuesta, que al fin es una respuesta.
José Lezama Lima

I

En vez del cuerpo,
sublime música. Envés del signo
el viento por detrás soplando recio,
ocaso empurpurado, nube caníbal.
Y de las alucinaciones,
lo que tienen de sed.
Me acojo al silencio de esta bóveda
con su millar de estrellas.
Sonrisa etrusca, bizantina, viajera,
fastos quemados del fervor.
Noche estrellada,
místico acorde roto sobre intenso azul
en un fragmento de la Sainte Chapelle.
Ardor suspenso genuflexo.
¡Ah, que no escape!

II

Se acumula la tinta en esta sima
que se prolapsa con el desbordamiento.
Sufre la sorpresa el abrillantamiento de la nuez
hecha almíbar en la boca juguetona de una nave a la deriva.

Eleva su lengua hasta tocar el cielo de la boca
chasquea la sílaba entintada
echa al mar. Regocijada en la marea nocturna
de esta ínsula, el protocolo de su carnalidad gravita hacia la imagen.
Tensa su ronda de destellos
sujeta a la morada perpetua de la gracia.

III

Ausente de los hechos fluye el vértigo,
pasan las aguas tibias en que la nada
alardea de signos impalpables:
sepultos sones siempre volátiles,
ala de tinta.

* * *

Lezama

E todo o cultivo que nos faz vibrar acontece no espaço sem resposta, que no fundo é uma resposta.
José Lezama Lima

I

Em vez do corpo,
sublime música. Ao invés do signo
o vento por detrás soprando forte,
ocaso purpurado, nuvem canibal.
E das alucinações,
o que sentem de sede.
Recolho-me no silêncio desta abóbada
com o seu milhar de estrelas.
Sorriso etrusco, bizantino, viandante,
fastos queimados do fervor.
Noite estrelada,
místico acorde quebrado sobre o intenso azul
num fragmento da Sainte Chapelle.
Ardor suspenso arqueado.
Ah, que não escape!

II

Acumula-se a tinta neste abismo
que se desloca com o aluvião.
Sofre a surpresa a fulgência da noz
feita calda na boca buliçosa de um barco à deriva.

Eleva a sua língua até tocar o céu da boca
estala a sílaba tingida
lançada ao mar. Regozijada na maré nocturna
desta insularidade, o protocolo da sua luxúria gravita em torno da imagem.
Tensa a ronda de clarões
sujeita à morada perpétua da graça.

III

Ausente dos factos flui a vertigem,
passam as águas tíbias em que o nada
ostenta de signos impalpáveis:
sepultados sons sempre voláteis,
asa de tinta.

De Diseño del ala (Ediciones Callejón, 2005)

Áurea María Sotomayor (Puerto Rico). Poeta, crítica, ensayista y antóloga. Entre sus libros, Sitios de la memoria (1983), La gula de la tinta (1994), Rizoma (1998), Diseño del ala (2005), Cuerpo nuestro (2013), Artes poéticas (2014).  Es ganadora de varios premios nacionales de poesía, incluída en múltiples antologías nacionales y latinoamericanas. Fundadora de las revistas culturales Posdata, Nómada y Hotel Abismo.

Vea también: Charlas breves de Anne Carson.

 

Logo transparente
FacebookTwitter